Políticas de la Memoria http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM <p>Anuario de investigación del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda - CeDInCI. Publica artículos arbitrados, reflexiones críticas, entrevistas, encuestas y reseñas que contribuyan a los estudios y reflexión de los debates actuales sobre historia intelectual de las izquierdas y los movimientos sociales y políticos en la Argentina, en América Latina y en el mundo, así como al desarrollo contemporáneo de las teorías críticas y emancipatorias, y de las políticas de archivo, preservación y representación de la memoria colectiva, desde diversas tradiciones disciplinares.</p> <p><strong>Políticas de la Memoria </strong>representa un esfuerzo por responder a los estándares internacionales de validación, indexación e indización, sin renunciar a una voluntad de intervención intelectual que fue el sello de las revistas más siginificativas del siglo XX.</p> <p><strong><span style="font-family: Baskerville;"><span style="font-size: medium;"><span lang="es-AR">ISSN 1668-4885 / ISSNe 2683-7234</span></span></span></strong></p> <p>Actualmente, <strong>Políticas de la memoria </strong>integra Latindex (catálogo), LatinRev y MIAR.</p> Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda (CeDInCI) es-ES Políticas de la Memoria 1668-4885 Políticas de la Memoria n° 18 http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/4 <p>Número completo</p> <p><strong>Políticas de la memoria n° 18 </strong></p> <p>- diciembre 2018 -</p> <p>Anuario de investigación del CeDInCI. Publica artículos arbitrados, reflexiones críticas, entrevistas, encuestas y reseñas criticas que contribuyan al estudio y reflexión de los debates actuales sobre historia intelectual, las izquierdas y los movimientos sociales en la Argentina, en América Latina y en el mundo, las teorías críticas y emancipatorias y las políticas de archivo, preservación y representación de lamemoria colectiva, desde diversas tradiciones disciplinares.</p> Colectivo Editor Derechos de autor 2019 Políticas de la Memoria 2019-05-01 2019-05-01 Las ilustraciones de este número: “Los mil rostros de Marx. Del daguerrotipo y el grabado al collage y los memes” http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/108 <div class="elementor-element elementor-element-2zbdk08 elementor-widget elementor-widget-heading" data-id="2zbdk08" data-element_type="heading.default"> <div class="elementor-widget-container"> <h2 class="elementor-heading-title elementor-size-default">Las ilustraciones de este número</h2> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-95qonkn elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="95qonkn" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p>“Los mil rostros de Marx.&nbsp;Del daguerrotipo y el grabado al <em>collage</em> y los memes”.<br>Una muestra del CeDInCI</p> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-8lkjqq7 elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="8lkjqq7" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p class="p1">A fines de 1871 los novísimos magazines ilustrados de Europa daban a conocer, por primera vez, el rostro de Karl Marx. Su nombre había circulado por los diarios de todo el globo después de la experiencia de la Comuna de París, presentándolo como un temible Prometeo del Proletariado que había robado el saber de las élites ilustradas para ofrecérselo a los trabajadores.<br><br><strong>L’Illustration</strong> y <strong>El Correo de Ultramar</strong> se afanaron en revelar a sus lectores la poderosa imagen del barbado profeta de Tréveris publicando un grabado que a tal efecto realizó Charles-Jules-Robert. Un año después, el editor Maurice Lachâtre lanzaba una edición francesa de <strong>El Capital</strong> en fascículos que se abría con un nuevo grabado de Karl Marx.<br><br>Estos artistas habían realizado sus obras sobre la base de unos pocos daguerrotipos que Marx, su esposa Jenny y sus hijas se habían tomado en diversos estudios de Londres y de Hannover. Pero estos daguerrotipos sólo alcanzaron difusión pública a partir de 1875, cuando Marx y Engels encargaron 1200 copias de uno de ellos al estudio de John Mayall de Londres para distribuirlas entre el movimiento socialista que ya se expandía por todo el globo. En la década de 1890 los libreros ambulantes socialistas ofrecían en venta, junto con la folletería doctrinaria, la foto de Karl Marx, cuya imagen comenzaba a presidir las asambleas obreras en todo el planeta. Apenas se conservan 14 imágenes de Marx fijadas en daguerrotipos. Sin embargo, los grabadores, los fotoperiodistas, los artistas plásticos, los diseñadores gráficos, las han transformado desde entonces de mil maneras. Desde aquellas imágenes que Louis Daguerre logró fijar en un papel fotosensible hasta los memes de estos últimos años, ha transcurrido un siglo y medio durante el cual el rostro barbado de Marx ha sufrido (o ha disfrutado) múltiples metamorfosis.<br><br>Con motivo de los 200 años del nacimiento de Karl Marx, el CeDInCI ha querido exhibir su colección de fotografías, dibujos, pinturas, afiches, tapas de libros, almanaques, estampillas, billetes y medallas, una multiplicidad de imágenes y de soportes que nos devuelven los mil rostros con que el mundo contemporáneo ha querido imaginarlo y representarlo, en tiempos muy diversos y en las más remotas geografías. <em>Los mil rostros de Karl Marx</em> es también un modo de aludir a la actualidad de una obra que permanece abierta a las miradas más disímiles.<br><br>Inaugurada el 1° de noviembre de 2018, la muestra podrá visitarse hasta el 29 de marzo de 2019, en la Sala Clement Moreau de nuestra histórica sede, Fray Luis Beltran 125, barrio porteño de Flores, de 9 a 19 hs.</p> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-c4nmrx9 elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="c4nmrx9" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p>Ilustración de tapa: Collage de la Muestra <em>Los mil rostros de Marx</em></p> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-4h08606 elementor-widget elementor-widget-spacer" data-id="4h08606" data-element_type="spacer.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-spacer"> <div class="elementor-spacer-inner">&nbsp;</div> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-sijn77d elementor-widget elementor-widget-image-gallery" data-id="sijn77d" data-element_type="image-gallery.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-image-gallery"> <div id="gallery-1" class="gallery galleryid-1373 gallery-columns-4 gallery-size-full"> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/01.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/01.jpg" sizes="(max-width: 470px) 100vw, 470px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/01.jpg 470w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/01-214x300.jpg 214w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/01-107x150.jpg 107w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1170" height="659" width="470"></a></dt> <dd id="gallery-1-1170" class="wp-caption-text gallery-caption">Autor desconocido, “Karl Marx. 1883/1983”, Bonn, Inter Nationes, 1983 (afiche).</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"></dt> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2.jpg" sizes="(max-width: 630px) 100vw, 630px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2.jpg 630w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2-168x300.jpg 168w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2-572x1024.jpg 572w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/2-84x150.jpg 84w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1167" height="1127" width="630"></a></dt> <dd id="gallery-1-1167" class="wp-caption-text gallery-caption">Marx como Prometeo. Representación alegórica referida a la clausura de la Gaceta Renana en 1843. Berlin, März Zeitung, 1899.</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon landscape"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/5.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/5.jpg" sizes="(max-width: 672px) 100vw, 672px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/5.jpg 672w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/5-300x250.jpg 300w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/5-150x125.jpg 150w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1166" height="560" width="672"></a></dt> <dd id="gallery-1-1166" class="wp-caption-text gallery-caption">Anatolij Pavlovič Levitin, “Porträt Karl Marx”, 1981.</dd> </dl> <img src="/public/site/images/Administrador-OJS/Untitled.png"><br style="clear: both;"> <dl class="gallery-item"> <dd id="gallery-1-1165" class="wp-caption-text gallery-caption">Ilustración de Bosco (Alberto Monteagudo) para Nueva Sociedad n° 66, Caracas, mayo/junio 1983. Colección CeDInCI</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/12.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/12.jpg" sizes="(max-width: 382px) 100vw, 382px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/12.jpg 382w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/12-236x300.jpg 236w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/12-118x150.jpg 118w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1164" height="485" width="382"></a></dt> <dd id="gallery-1-1164" class="wp-caption-text gallery-caption">Encuentro Internacional “Marx 200 años”: Enzo Traverso y Michael Heinrich 26 Políticas de la Memoria n° 18 | verano 2018/2019 Retrato de Leonardo Villarreal. Publicado en la Nación 12/02/1983.</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dd id="gallery-1-1163" class="wp-caption-text gallery-caption"></dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11.jpg" sizes="(max-width: 823px) 100vw, 823px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11.jpg 823w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11-217x300.jpg 217w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11-768x1064.jpg 768w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11-739x1024.jpg 739w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/11-108x150.jpg 108w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1161" height="762" width="550"></a></dt> <dd id="gallery-1-1161" class="wp-caption-text gallery-caption">Autor desconocido, “Ponte en marcha – léelo”, revista juvenil Elan, Dortmund, 1983.</dd> </dl> <br style="clear: both;"> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10.jpg" sizes="(max-width: 1173px) 100vw, 1173px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10.jpg 1173w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10-248x300.jpg 248w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10-768x930.jpg 768w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10-846x1024.jpg 846w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10-124x150.jpg 124w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/10-1000x1211.jpg 1000w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1160" height="632" width="522"></a></dt> <dd id="gallery-1-1160" class="wp-caption-text gallery-caption">“Karl Marx, reporter”, caricatura de David Levine para The New York Review of Books (15/6/1967). Reproducido en: Caricaturas: 400 figuras mundiales, Barcelona, Grijalbo, 1975.</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9.jpg" sizes="(max-width: 731px) 100vw, 731px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9.jpg 731w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9-206x300.jpg 206w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9-704x1024.jpg 704w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/9-103x150.jpg 103w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1159" height="783" width="538"></a></dt> <dd id="gallery-1-1159" class="wp-caption-text gallery-caption">Poster de Peli publicado en Nueva Sociedad n° 66, Caracas, mayo/junio 1983. Colección CeDInCI</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/7.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/7.jpg" sizes="(max-width: 720px) 100vw, 720px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/7.jpg 720w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/7-224x300.jpg 224w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/7-112x150.jpg 112w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1157" height="606" width="453"></a></dt> <dd id="gallery-1-1157" class="wp-caption-text gallery-caption">Karl Marx por Agustín Sciammarella. Publicado en El País, Madrid, 16/10/2017.</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon portrait"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/6.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/6.jpg" sizes="(max-width: 726px) 100vw, 726px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/6.jpg 726w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/6-229x300.jpg 229w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/6-115x150.jpg 115w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1156" height="718" width="548"></a></dt> <dd id="gallery-1-1156" class="wp-caption-text gallery-caption">Retrato de Karl Marx en collage y stencil. Foto de Paskal Volk. Publicada en: El Machete, n. 16, México, 2017.</dd> </dl> <br style="clear: both;"> <dl class="gallery-item"> <dt class="gallery-icon landscape"><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4.jpg"><img class="attachment-full size-full" src="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4.jpg" sizes="(max-width: 1024px) 100vw, 1024px" srcset="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4.jpg 1024w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4-300x199.jpg 300w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4-768x510.jpg 768w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4-150x100.jpg 150w, http://politicasdelamemoria.cedinci.org/wp-content/uploads/2019/02/4-1000x664.jpg 1000w" alt="" aria-describedby="gallery-1-1155" height="374" width="563"></a></dt> <dd id="gallery-1-1155" class="wp-caption-text gallery-caption">Remera de Karl Marx en Soho (Londres). Fotografía de Johannes Martin. Disponible en: https://www.flickr.com/photos/johannesmartin/6398541775/in/faves-56545576@N02/</dd> </dl> <dl class="gallery-item"> <dd id="gallery-1-1154" class="wp-caption-text gallery-caption"></dd> </dl> </div> </div> </div> </div> Horacio Tarcus Eugenia Sik Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 Aniversario y balance http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/1 <h3 align="left">Editorial</h3> <p>&nbsp;</p> <h1 align="center">Aniversario y balance</h1> <h2 align="center">Por una renovación de la agenda historiográfica de las izquierdas</h2> <p><br><br></p> <p align="right">Colectivo Editor</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> <div class="content"> <p style="font-weight: normal;" align="justify">Se han cumplido veinte años ya de aquel viernes 3 de abril de 1998 en que el CeDInCI abriera por primera vez sus puertas en el barrio porteño de Almagro. Poco antes de la universalización del correo electrónico, y a través del antiguo sistema de invitación por tarjeta de cartón, del rumor boca a boca y el llamado telefónico, más de doscientos asistentes desbordaron la vieja casa de la calle Sarmiento cuando todavía olía a pintura fresca. Más de la mitad de los concurrentes debió esperar en la calle a que salieran los primeros para poder ingresar.</p> <p style="font-weight: normal;">¿Qué fue lo que convocó en aquellos años de reflujo de las izquierdas y de apogeo del menemismo a las más diversas figuras de la cultura argentina, desde David Viñas a Juan José Sebreli, desde Emilio J. Corbière a Mary Feijóo, desde José Sazbón a Abel Alexis Lattendorf? Sin lugar a dudas, la expectativa de que, finalmente, un centro de documentación concebido a la manera de las modernas instituciones europeas pudiera recoger en un espacio único y plural el patrimonio documental de los movimientos sociales y las izquierdas que hasta entonces se dispersaba, y a menudo se perdía.</p> <p style="font-weight: normal;">Sin embargo, esa fundación no vino, como suele decirse, a “llenar un vacío”. Fue necesario librar a lo largo de los años una verdadera batalla cultural para introducir en la agenda pública y en la agenda social el concepto de patrimonio documental. Para entonces, cuando el primero de estos términos era apenas un sinónimo de patrimonio arquitectónico, el legado documental era una noción carente de sentido. En lo que a la cultura de izquierdas respecta, los fondos personales de militantes, dirigentes, sindicalistas, escritores y editores, o los acervos de pequeñas organizaciones políticas y sociales se volatilizaban; y con ellos, la posibilidad de escribir la historia de las izquierdas, de los movimientos sociales, de las clases subalternas.</p> <p style="font-weight: normal;">La fundación del CeDInCI conjuró para siempre aquel desdén, aquel olvido. Desde ese abril de 1998 su acervo creció exponencialmente. Veinte años después, se contabilizan con nombre y apellido casi dos mil donantes. A pesar de su fragilidad institucional —apenas una asociación civil sin fines de lucro, gestionado por un equipo de una decena de profesionales—, el CeDInCI apareció a lo largo de estos años como un espacio que ofrece a los donantes garantías de transparencia, estabilidad y pluralidad.</p> <p style="font-weight: normal;">La modernización que propuso el CeDInCI en el terreno bibliotecológico, hemerográfico y archivístico vino estrechamente ligada a una propuesta de renovación historiográfica. Poner a disposición de los investigadores un acervo documental cuantioso, rico y diverso era condición necesaria pero no suficiente para una actualización de los estudios sobre las izquierdas.</p> <p><a name="footnote-ref-1"></a><a name="footnote-ref-2"></a><span style="font-weight: normal;">Recordemos brevemente aquel contexto. Para fines del siglo XX el estudio de las izquierdas estaba fuera de la agenda historiográfica. La historia obrera, una de las ramas que se había desprendido de la historia social a mediados del siglo XX, había quedado reducida a un rol residual, apenas cultivada por un porfiado puñado de historiadores, entre los que sobresalía la figura tutelar de Alberto Pla, fallecido en 2008. El cierre del CICSO (un centro de investigación fundado en 1966 que había producido una obra colectiva de referencia a comienzos de la década de 1970),</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-1"><sup><span style="font-weight: normal;">[1]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> la dispersión de sus investigadores más reconocidos y la donación de su archivo a una institución tan poco previsible como la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) constituían un síntoma elocuente de aquel fin de ciclo. Algunos de los historiadores obreros más jóvenes apelaban por entonces a la renovación que había conocido la historiografía inglesa desde la década de 1960, pero a menudo sus referencias a las obras de un E. P. Thompson fueron, antes que un índice de lecturas fructíferas o una puesta en acto de sus aportes teórico-conceptuales, verdaderos modelos de citas de autoridad.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-2"><sup><span style="font-weight: normal;">[2]</span></sup></a></p> <p style="font-weight: normal;">Mientras estos historiadores obreros resistían desde un paradigma historiográfico francamente conservador (una teoría de la clases sociales y de su conciencia de corte leninista, una reificación del conflicto social y una metodología positivista de recolección “objetiva” de “datos”), la historiografía conocía una renovación vertiginosa a escala global, que socavaba incluso muchos de sus supuestos epistemológicos. Desde el impacto del “giro lingüístico” hasta al correspondiente al “giro material” (por no hablar del más reciente “giro reflexivo”), tanto la microhistoria, la historia de las mujeres, la historia de lo cotidiano, la historia de la sexualidad, la historia social de la cultura como la nueva historia política conmovían los cimientos de la profesión, despertaban la vocación de los nuevos historiadores y reorientaban incluso los intereses muchos investigadores formados.</p> <p><a name="footnote-ref-3"></a><a name="footnote-ref-4"></a><a name="footnote-ref-5"></a><a name="footnote-ref-6"></a> <span style="font-weight: normal;">De modo que para fines de la década de 1990 la mayor parte de los miembros del PEHESA,</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-3"><sup><span style="font-weight: normal;">[3]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> un centro fundado en 1977 a comienzos de la última dictadura militar y que había venido a modernizar los estudios de historia social, habían abandonado la historia obrera </span><em><span style="font-weight: normal;">stricto sensu</span></em><span style="font-weight: normal;">. Si bien durante algunos años prosiguieron los trabajos de Silvia Badoza sobre la Sociedad Tipográfica Bonaerense, los de Mirta Lobato sobre las obreras de los frigoríficos de Berisso, los de Juan Suriano sobre el anarquismo argentino o los de Ricardo Falcón sobre la formación de la clase obrera en la segunda mitad del siglo XIX, buena parte de los investigadores fueron atraídos enseguida por otras demandas historiográficas. Suriano fue desplazando sus intereses desde el movimiento obrero anarquista hacia la cultura libertaria.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-4"><sup><span style="font-weight: normal;">[4]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> Leandro Gutiérrez —el principal inspirador de la historia y la cultura obrera, y su último cultor a tiempo completo, fallecido en 1992—, había iniciado junto a Luis Alberto Romero un desplazamiento de su objeto hacia los que entonces se designaban como “sectores populares”.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-5"><sup><span style="font-weight: normal;">[5]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> Significativamente, la obra que reunía gran parte de los trabajos maduros de historia social y obrera de esa generación —nos referimos a Jeremy Adelman (ed.), </span><strong><span style="font-weight: normal;">Essays in Argentine Labour History 1870-1930</span></strong><span style="font-weight: normal;">— no encontró un editor en la Argentina.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-6"><sup><span style="font-weight: normal;">[6]</span></sup></a></p> <p><span style="font-weight: normal;">Si la historia de la clase obrera se veía progresivamente desplazada de la renovada agenda historiográfica de fin de siglo, la historia de las corrientes de izquierda que no se encuadraba en lo que entonces llamábamos “historias oficiales”, seguía siendo cultivada casi exclusivamente por el periodismo de investigación. La popularidad que gozaron en los años ‘80 y ‘90 las contribuciones sobre anarquismo, socialismo, comunismo y nueva izquierda de figuras como Osvaldo Bayer, Emilio J. Corbière, Isidoro Gilbert y María Seoane contrastaban con la reticencia de la historiografía académica frente a estos objetos. Sólo unas pocas obras clave nacidas entre esas dos décadas vinieron a dar una nota discordante en ese clima académico: nos referimos a </span><strong><span style="font-weight: normal;">Una modernidad periférica: Buenos Aires 1920 y 1930</span></strong><span style="font-weight: normal;"> (1988) de Beatriz Sarlo, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual en la Argentina (1956-1966</span></strong><span style="font-weight: normal;">) (1991) de Oscar Terán, e</span><strong><span style="font-weight: normal;"> Intelectuales y poder en Argentina en la década del sesenta</span></strong><span style="font-weight: normal;"> (1991) de Silvia Sigal. Aunque respondían más a ejercicios de balance histórico por parte de intelectuales formados en las décadas pasadas que a la agenda académica de esos años, estas obras iban a abrir una brecha en la renovación historiográfica nacida con el nuevo siglo.</span></p> <p style="font-weight: normal;">Fue en ese contexto de innovación al mismo tiempo que de profesionalización de la historiografía argentina, que el CeDInCI postulaba en torno a 1998, además de la necesidad de un acervo documental, una agenda historiográfica para el estudio de las izquierdas y de las clases subalternas. Por supuesto, ya la propia organización de un centro que reuniera en forma integral y al mismo tiempo diferenciada áreas de biblioteca, hemeroteca y archivo, hablaba de una renovación respecto de las antiguas bibliotecas donde estas áreas solían estar confundidas. La hemeroteca adquiría en este proyecto un lugar central, poniendo a disposición de los investigadores un universo revisteril mucho más denso, diverso y proteico que el de las pocas revistas canónicas que había consagrado la historia literaria en el siglo XX. El archivo, centrado en los fondos de militantes, escritores y editores, venía a ofrecer un corpus hasta entonces apenas transitado por la historiografía. La novedad no estaba tanto en la diversidad de los soportes ofrecidos, como en el orden con que fueron organizados y presentados. La organización y la catalogación misma de los libros, los folletos, los afiches, los periódicos, las revistas, las cartas privadas, fueron concebidas desde un inicio para propiciar una historia renovada y multidimensional de las izquierdas. Borges decía que el orden de una biblioteca era un modo silencioso de ejercer la crítica. Para nosotros, el catálogo excedía su dimensión técnica, el orden de las piezas respondía a una perspectiva de la historia, el tesauro a un universo conceptual, la descripción se comprometía con la investigación.</p> <p style="font-weight: normal;">También el propio nombre de la institución, con su referencia expresa no a “la izquierda” lisa y llana, sino a una “cultura de izquierdas”, sugería además de la pluralidad todo un abanico de dimensiones materiales, simbólicas e imaginarias de social y de lo político que connotaba el término cultura, excediendo con creces la clásica historia institucional centrada en pasar revista de los congresos, analizar la corrección de los discursos de los dirigentes y en contabilizar la cantidad de obreros que el partido controlaba entre los marítimos o los ferroviarios.</p> <p><a name="footnote-ref-7"></a><span style="font-weight: normal;">El lanzamiento del CeDInCI fue acompañado de una serie de libros y de artículos de carácter programático elaborados por algunos de sus fundadores que en poco tiempo era asumida y enriquecida por una nueva camada de historiadores.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-7"><sup><span style="font-weight: normal;">[7]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> A contrapelo de un clima historiográfico en el que Marx y el marxismo eran sacrificados en el altar del “fin de las ideologías”, esos textos, al mismo tiempo que celebraban la profunda renovación historiográfica en curso, se esforzaban en mostrar el estímulo intelectual y el provecho historiográfico que ofrecían ciertas figuras y conceptos forjados por el marxismo crítico de un Gramsci o un Benjamin, así como por historiadores marxistas extraacadémicos olvidados como Issac Deutscher, Arthur Rosenberg o Fernando Claudín. Pugnaban, asimismo, por mostrar los signos de renovación de la historia social británica a los que la academia argentina comenzaba a darle la espalda —desde los estudios clásicos de Eric Hobsbawm, E.P. Thompson y Raymond Williams hasta los de Raphael Samuel, Perry Anderson y Gareth Stedman Jones—, la innovación historiográfica que había representado en las décadas de 1970 y 1980 la obra de figuras como Robert Paris, Georges Haupt y Franco Andreucci para la historia del marxismo y las internacionales obreras, así como los aportes contemporáneos de la sociología de la cultura (Pierre Bourdieu y su escuela) y la sociología de los intelectuales revolucionarios (Michael Löwy).</span></p> <p><a name="footnote-ref-8"></a><span style="font-weight: normal;">La nueva historia de las izquierdas y de las clases subalternas incluía y al mismo tiempo excedía la historia partidaria, la historia obrera o la historia del mundo del trabajo. Proponía, por ejemplo, otras claves para repensar la dimensión institucional (desde el socioanálisis de René Lourau y Georges Lapassade hasta la teoría foucaultiana de los micropoderes, pasando por la dimensión imaginaria teorizada por Cornelius Castoriadis),</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-8"><sup><span style="font-weight: normal;">[8]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> incorporaba la perspectiva de género y el concepto de vida cotidiana para repensar las subjetividades militantes, dialogaba con los aportes conceptuales y metodológicos de la sociología cultural, de la historia intelectual y la historia del libro y la edición para reconsiderar dimensiones claves de la cultura de izquierdas, hasta entonces apenas exploradas en nuestro país por unos pocos estudios pioneros, como los de Dora Barrancos.</span></p> <p><a name="footnote-ref-9"></a><span style="font-weight: normal;">El CeDInCI promovió un diálogo productivo de la historia de las izquierdas con la nueva historia intelectual, menos atento a ciertas prescripciones de la Escuela de Cambridge de Skinner y Pocock —sobre todo las que parecen “querer apresar las ideas de una época en sus marcos lingüísticos”</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-9"><sup><span style="font-weight: normal;">[9]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> — que a las vertientes que ponen en el centro los soportes materiales de los procesos históricos de la cultura, aquellos que se resisten a ser simplemente reducidos a texto. Comprometida en un proyecto de historización radical de las ideas, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria</span></strong><span style="font-weight: normal;"> promovió estudios y debates sobre la problemática de la recepción y la circulación internacional de ideas y saberes, poniendo sobre todo de relieve los problemas de “traductibilidad”, los “desvíos” y “malentendidos” propios de las “ideas fuera de lugar”. Dentro de la renovación que conoce la historia de los intelectuales, nuestra revista atendió antes que nada a la dimensión relacional de la historia social de la cultura, prestando especial atención a las redes intelectuales, las redes editoriales y las redes revisteriles.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Siguiendo estas líneas, fue plataforma de difusión de diversos referentes de esa renovación historiográfica como Enzo Traverso, Bruno Groppo, Perry Anderson, Christophe Prochasson, Daniel James, Judith Revel, Roberto Schwarz, Ricardo Melgar, Claudio Batalha, Ricardo Piglia, Giselle Sapiro, Jean-Yves Mollier, Vivek Chibber, Philippe Artières y Dominique Kalifa, entre muchos otros. Una política de edición que anticipó y complementó una revista hermana del CeDInCI como </span><strong><span style="font-weight: normal;">El Rodaballo</span></strong><span style="font-weight: normal;">, menos acotada al campo historiográfico y más abierta a los debates intelectuales, que dio a conocer entre 1994 y 2006 textos inéditos en español de Toni Negri, Michael Hardt, Perry Anderson, Robin Blackburn, Michael Löwy, Boris Kagarlitsky, Nancy Fraser, Judith Butler, André Gorz, John Holloway, Frédrik Jameson, Robert Castel, Daniel Bensaïd, Richard Greeman, Terry Eagleton, Etienne Balibar, Régis Debray y René Lourau, entre muchos otros.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Con el apoyo de estas renovadas lecturas, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria</span></strong><span style="font-weight: normal;"> garantizaba la puesta en circulación de un amplio espectro de problemas referidos al mundo de la cultura de izquierdas en Argentina, Latinoamérica y Europa; participando, de este modo, de diferentes y entrecruzadas agendas historiográficas, debates político-académicos y temas de marcada recurrencia entre historiadores y cientistas sociales. A partir de la publicación de artículos, </span><em><span style="font-weight: normal;">dossiers</span></em><span style="font-weight: normal;"> e intervenciones se abordaron cuestiones como la recepción argentina de Marx y la configuración de una cultura marxista en nuestro país, la formación y las derivas del socialismo argentino, las vicisitudes del anarquismo en América Latina, la historia intelectual del comunismo latinoamericano, el sindicalismo y sus diversas corrientes ideológicas, el antiimperialismo en los albores del siglo XX, el indigenismo y los latinoamericanismos, los intelectuales y su relación con la política revolucionaria, los avatares del trotskismo en la Argentina, del peronismo de izquierda, de las “nuevas izquierdas” y de los grupos armados a nivel continental.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Asimismo, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria</span></strong><span style="font-weight: normal;"> dio lugar a debates recientes sobre la historia europea contemporánea (guerras mundiales, revolución rusa, totalitarismos, guerra fría), ofreciendo estudios referidos al desarrollo de los partidos socialistas y comunistas a nivel mundial y a la historia de las Internacionales Obreras. La historia del marxismo europeo y latinoamericano ocupó en sus páginas un lugar sostenido, lejos tanto del desdén de la historia académica como de los abordajes trillados de los órganos semipartidarios. La serie sobre las sucesivas “crisis del marxismo”, aún en curso de publicación, ofreció textos hasta entonces inéditos en español de Masaryk, Sorel, Croce, Gentile y Mondolfo, así como los sustantivos estudios introductorios de Daniel Sazbón, Miguel Candioti y Horacio Tarcus. Finalmente, debemos destacar al anuario como uno de los pioneros en la difusión de estudios y debates sobre los movimientos feministas y sobre la cuestión sexo-genérica en la cultura de izquierdas.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">En la construcción sostenida de esta singular agenda de temas y de problemas, no fue menor la exhumación de documentos inéditos (piénsese en la correspondencia cruzada entre Ingenieros, Darío y Lugones, en las cartas de Simón Radowitzky a Salvadora Medina Onrubia, en la correspondencia de Mario R. Santucho con Carlos Astrada, en la de José Aricó con Héctor P. Agosti, o en las Actas del Comité Obrero de 1890) así como la incorporación de trabajos que reconstruyen la trayectoria biográfica, política e intelectual de figuras clave en la historia de las izquierdas, como Germán Avé-Lallemant, Virginia Bolten o Ernesto Laclau. Por su parte, la publicación de reseñas críticas, fichas de libros y de revistas que ofrece cada año </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria </span></strong><span style="font-weight: normal;">—secciones que fueron engrosándose hasta formar parte constitutiva del anuario—, constituyen un insumo fundamental de actualización bibliográfica para cualquier interesado en el mundo de las izquierdas.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Pero el aporte de </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria</span></strong><span style="font-weight: normal;"> a los estudios sobre la cultura de izquierdas no es simplemente temático. Su contribución tampoco se resume en la incorporación y en la difusión de autores y de obras de reconocimiento internacional. El anuario interviene en el debate de ideas y se interesa por diferentes perspectivas historiográficas: a su modo, ha formado parte del cultivado campo de la historia intelectual argentina y latinoamericana, ha mostrado un interés sostenido pero también crítico por los modos en que a menudo se cultiva la historia reciente, dando lugar a debates sobre la relación entre historia y memoria, y señalando las potencialidades y los límites de la historia oral. </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria </span></strong><span style="font-weight: normal;">ha sido pionera en difundir nuevas corrientes de investigación dedicadas a la historia del libro y la edición, a las políticas de archivo y a la relación entre historia cultural y nueva historia política.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">El mero enunciado de los ejes temáticos con que fueron convocadas las sucesivas </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas de Historia de las Izquierdas</span></em><span style="font-weight: normal;"> del CeDInCI a lo largo de los últimos 20 años ofrece un índice ilustrativo de su programa historiográfico, tal y como se fue desplegando a lo largo del tiempo: “Exilios políticos latinoamericanos y argentinos” (2005); “Prensa política, revistas culturales y emprendimientos editoriales de las izquierdas latinoamericanas” (2007); “¿Las ‘ideas fuera de lugar’? El problema de la recepción y la circulación de ideas en América Latina” (2009); “José Ingenieros y sus mundos” (2011); “La correspondencia en la historia política e intelectual latinoamericana” (2013); “Marxismos latinoamericanos. Tradiciones, debates y nuevas perspectivas desde la Historia cultural e intelectual” (2015); “100 años de Octubre de 1917: Peripecias latinoamericanas de un acontecimiento global” (2017).</span></p> <p><a name="footnote-ref-10"></a><a name="footnote-ref-11"></a><span style="font-weight: normal;">El estudio de Juan Maiguashca incluido recientemente en </span><strong><span style="font-weight: normal;">Marxist historiographies. A global perspective </span></strong><span style="font-weight: normal;">tomaba justamente a las </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas </span></em><span style="font-weight: normal;">del CeDInCI como un índice de la renovación historiográfica latinoamericana de izquierdas posterior a los años de la “crisis del marxismo”.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-10"><sup><span style="font-weight: normal;">[10]</span></sup></a><span style="font-weight: normal;"> El historiador ecuatoriano, actualmente profesor de la Universidad de York, Canadá, ofrecía un cotejo entre los que identificaba como los dos polos paradigmáticos de la renovación del marxismo historiográfico de inicios de siglo: la revista mexicana </span><strong><span style="font-weight: normal;">Contrahistorias. La otra mirada de Clío</span></strong><span style="font-weight: normal;">, que fundó en 2003 Carlos Antonio Aguirre Rojas, y las jornadas bianuales del CeDInCI. Maiguashca reconocía como notas distintivas del caso argentino la creciente voluntad de exceder los límites de la historia nacional para abrazar un horizonte latinoamericano; la consolidación de un espacio de diálogo que vino a reemplazar “las actitudes solipsistas de antaño”; el rigor en el tratamiento y el citado de las fuentes; la apertura hacia los diversos marxismos y más allá de los marxismos; y la ampliación del universo de la cultura de izquierdas hacia problemáticas antes negadas o desconocidas como el feminismo, los movimientos sociales o la memoria histórica. “La preocupación obsesiva con las clases se ha ido y los participantes están comenzando a explorar con una mente abierta las importaciones analíticas de otras variables: etnia, género, territorio, entre otros”.</span><a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-11"><sup><span style="font-weight: normal;">[11]</span></sup></a></p> <p><span style="font-weight: normal;">Además de sus jornadas bianuales, el CeDInCI organizó o promovió la coorganización de encuentros académicos sobre campos de estudio más amplios, como los </span><em><span style="font-weight: normal;">Coloquios Argentinos de estudios sobre el libro y la edición</span></em><span style="font-weight: normal;"> (2012, 2016 y 2018), los Encuentros de Investigadore/as del Anarquismo (2007, 2009, 2011, 2013 y 2015), el </span><em><span style="font-weight: normal;">Primer Congreso de Investigadorxs sobre Anarquismo </span></em><span style="font-weight: normal;">(2016), o las </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas de Archivo</span></em><span style="font-weight: normal;"> (2015 y 2017) así como el </span><em><span style="font-weight: normal;">Encuentro nacional de Teoría Crítica José Sazbón</span></em><span style="font-weight: normal;"> (Rosario, 2010), las </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas Internacionales José María Aricó</span></em><span style="font-weight: normal;"> (Córdoba, 2011) y las </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas A 100 años de la Reforma Universitaria. Historia, Política, Cultura</span></em><span style="font-weight: normal;"> (Rosario, 2018).</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Además, en los últimos años, se han creado en el marco del CeDInCI dos nuevos espacios específicos que han mancomunado archivo e investigación. Primero, el </span><em><span style="font-weight: normal;">Programa de Investigación del Anarquismo</span></em><span style="font-weight: normal;"> que animó, junto a otros colegas, un proceso de intercambio que culminó con la organización del Congreso de 2016 cuya continuidad, en un </span><em><span style="font-weight: normal;">Segundo Congreso Internacional de Investigadorxs del Anarquismo</span></em><span style="font-weight: normal;">, se celebrará en Montevideo en 2019. A su vez, en el año 2017 se creó el </span><em><span style="font-weight: normal;">Programa de memorias políticas feministas y sexogenéricas</span></em><span style="font-weight: normal;"> que, con una notable Colectiva asesora, lleva adelante un intenso trabajo de recuperación, preservación y disposición a la consulta pública de un invaluable material que se encontraba en riesgo de pérdida, disperso o inaccesible.</span></p> <p><span style="font-weight: normal;">Finalmente, el CeDInCI fue parte activa de las sucesivas </span><em><span style="font-weight: normal;">Jornadas de Trabajo sobre Historia Reciente</span></em><span style="font-weight: normal;">, librando batallas, desde sus primeras manifestaciones en el año 2003 y hasta el presente, a favor de esa historia crítica que se resiste a ser avasallada por la memoria; el CeDInCI protagonizó asimismo las primeras manifestaciones pluralistas de los </span><em><span style="font-weight: normal;">Congresos de Historia Intelectual Latinoamericana</span></em><span style="font-weight: normal;"> (CHIAL) realizados en Medellín (2012) y Buenos Aires (2014), tomando luego prudente distancia de un espacio que fue adquiriendo en México (2016) y más gravemente en Santiago de Chile (2018) contornos elitistas y conservadores.</span></p> <p style="font-weight: normal;">&nbsp;</p> <p style="font-weight: normal;" align="center">* * *</p> <p style="font-weight: normal;"><br>A lo largo de estos 20 años, la producción historiográfica sobre las izquierdas conoció una expansión inédita, no sólo en nuestro país sino en toda América Latina. En los textos programáticos de la década de 1990 que anunciaban el nacimiento del CeDInCI, la bibliografía argentina sobre las izquierdas apenas superaba una carilla. Hoy contamos con una masa de estudios sobre el anarquismo, el socialismo, el reformismo universitario, el comunismo, el antifascismo, el trotskismo, el peronismo revolucionario y las diversas expresiones de la nueva izquierda que se ha tornado prácticamente inabarcable. El espectro tradicional de las izquierdas se fue complejizando con la indagación focalizada en ciertos cruces, préstamos e hibridaciones poco antes impensados, como los “anarcobolcheviques” o los “comunistas liberales”. A su vez, estas corrientes son atravesadas diagonalmente por estudios innovadores sobre los intelectuales revolucionarios, las políticas editoriales, la prensa y las revistas, el papel de las juventudes, el rol de las mujeres militantes, las micropolíticas, las prácticas sexuales y las biopolíticas de las organizaciones de izquierda.</p> <p><span style="font-weight: normal;">El CeDInCI acompañó y contribuyó a modelar este vasto proceso de producción con su acervo siempre enriquecido, con sus jornadas y sus seminarios de posgrado, con su revista </span><strong><span style="font-weight: normal;">Políticas de la Memoria</span></strong><span style="font-weight: normal;">, con sus ediciones de fuentes y sus diccionarios biográficos. Basta repasar los centenares de agradecimientos que muchos investigadores estampan en las primeras páginas de sus tesis o de sus libros para reconocer al menos el umbral más básico de esta deuda. Además, las obras que fueron elaborando los propios hacedores del CeDInCI se han ido instalando como referencias en el campo de estudios sobre las izquierdas en Argentina y América Latina.</span></p> <p style="font-weight: normal;">Ahora bien, el CeDInCI ha sido apenas un propiciador de este campo. El notable dinamismo desplegado en la Argentina de los últimos veinte años ha respondido a demandas múltiples y diversas. Una de las mayores fue la que podríamos llamar la “demanda de verdad” respecto de la militancia revolucionaria de los años ‘60 y ‘70 así como de las condiciones de su represión y su derrota. Poco antes, la “demanda de justicia” propia del movimiento de derechos humanos tendía a poner a los sujetos de la política en el lugar de víctimas de la represión. En un segundo momento, el periodismo de investigación y la historiografía académica después, vinieron a reponer a esos sujetos en su condición de militantes. El auge de estudios sobre la militancia de las dos décadas de gran movilización social y radicalidad política (1955-1976) tuvo un efecto dinamizador sobre otras experiencias y otras figuras militantes de pasados algo más remotos.</p> <p style="font-weight: normal;">Esta demanda social de “verdad” fue inicialmente satisfecha por un periodismo de investigación abiertamente tensado por sus posicionamientos políticos, desde las contribuciones de Isidoro Gilbert y María Seoane hasta las de Ceferino Reato y Tata Yofre. En el campo específicamente historiográfico, algunas de las primeras respuestas surgieron de una cierta perspectiva académico-militante, de espíritu defensivo y reivindicativo, cuyo afán por exhumar documentos o recabar testimonios que probaran las correctas posiciones de las izquierdas en el pasado, o bien su profunda implantación social e incluso la aprobación social de sus acciones militares, los empujaba de modo concomitante a invisibilizar sus límites, a desproblematizar sus dilemas y a sublimar sus fracasos. En buena parte de esta literatura, la perspectiva historiográfica quedaba, así, capturada por el sistema de creencias de los propios actores que estudiaba.</p> <p style="font-weight: normal;">Estas formas de teleología obrera y de sobrepolitización de la historia apenas si se vieron neutralizadas por las exigencias de profesionalización propias de fines del siglo XX. Ciertamente, el ciclo de estudios sobre las izquierdas coincidió con un profundo proceso de profesionalización de las ciencias sociales y las humanidades que tuvo lugar a lo largo de estos veinte años: esto es, la significativa ampliación de cupos de ingreso a carrera de investigador de CONICET; la gran expansión de becas de especialización e investigación en universidades y diversas entidades científicas y académicas; y la proliferación de espacios de formación, producción y circulación de saberes disciplinares. Este proceso significó, sin duda, una necesaria y justa democratización del universo académico, fundamentalmente en lo relativo al establecimiento de condiciones materiales para la producción intelectual.</p> <p><span style="font-weight: normal;">Sin embargo, la normativización y objetivación —la más de las veces cuantitativa— de los criterios de acreditación, evaluación y legitimación del quehacer intelectual implicaron en contrapartida una penalización a la historiografía más elaborada, crítica y original. La producción en serie de </span><em><span style="font-weight: normal;">papers</span></em><span style="font-weight: normal;"> y artículos en los que prima la descripción —a veces minuciosa o erudita, otras no tanto— por sobre la interrogación y la construcción de objetos-problema; las escrituras que en su afán de productividad han abandonado todo debate, toda pretensión teórica o cuanto menos reflexiva, es la que predomina hoy en nuestros campos disciplinares. La cuestión excede con creces, por supuesto, a la historiografía de izquierdas, pero es ésta la que nos interesa aquí. Este sistema cuantitativo de evaluación y legitimación ha sido incluso perfectamente funcional para el crecimiento de esas versiones de la historia obrera tradicional o de la historia partidaria, permitiéndoles acomodarse perfectamente a unas reglas que exigen alta productividad antes que problematización de los objetos y avances reales en la construcción social del conocimiento histórico.</span></p> <p style="font-weight: normal;">El balance de conjunto de la producción de estos últimos veinte años sobre las izquierdas aún está por hacerse. Aquí sólo quisimos avanzar en algunos señalamientos que hacen al específico posicionamiento del CeDInCI, entre los riesgos de partidización de la historia reciente, por un lado, y ciertas derivas elitistas y despolitizadoras de la nueva historia intelectual, por otro. Nos propusimos incitar a un debate colectivo que sirva como balance de lo producido y como actualización de una agenda historiográfica para el estudio de las izquierdas, que tal como había sido formulada veinte años atrás, ya ha quedado en cierto modo realizada, y por lo tanto anticuada.</p> <p><span style="font-weight: normal;">El aniversario, además de la congratulación, puede ser una excelente oportunidad para barajar y dar de nuevo, para debatir colectivamente cuál es hoy el mapa de la historiografía de izquierdas; cuáles sus dispositivos teórico-metodológicos y sus redes conceptuales más destacadas; cuáles sus imbricaciones y apuestas político-intelectuales; cuáles son sus tensiones; qué tradiciones político-ideológicas se perpetúan en las escrituras actuales; cuáles han sido desechadas, cuáles olvidadas, cuáles actualizadas; cuáles son sus puentes, cuáles sus distancias con el espacio más general de la memoria. Incluso cabe preguntarse: ¿Puede hablarse de un </span><em><span style="font-weight: normal;">campo</span></em><span style="font-weight: normal;"> de estudio de las izquierdas?, o incluso: ¿qué sería hoy una historiografía de izquierdas?</span></p> <p style="font-weight: normal;">Para ello, invitamos a colegas y amigos a participar de las próximas X<sup>as</sup> Jornadas de Historia de las Izquierdas Dos décadas de historia de las izquierdas latinoamericanas. Aniversario y balance, los días 20, 21 y 22 de noviembre de 2019.<br><br><br></p> <ol> <li> <p><a name="footnote-1"></a><span style="font-weight: normal;">Beba Balvé, Miguel Murmis, Juan Carlos Marín, Lidia Aufgang, Tomás J. Bar y Roberto Jacoby, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Lucha de calles, lucha de clases. Elementos para su análisis (Córdoba, 1961-1969)</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, La Rosa Blindada, 1973. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-1">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-2"></a><span style="font-weight: normal;">Tan sólo a modo de ejemplo: en sentido opuesto a la expresa declaración de su autor, el enfoque de </span><strong><span style="font-weight: normal;">Oposición obrera a la dictadura</span></strong><span style="font-weight: normal;"> (Buenos Aires, Contrapunto, 1988) de Pablo Pozzi era escasamente thompsoniano. Lejos de tomar la dimensión de la experiencia como constitutiva de la clase obrera, no hacía más que evaluar las prácticas de resistencia obrera construidas empíricamente con el rasero de </span><em><span style="font-weight: normal;">una conciencia de clase </span></em><span style="font-weight: normal;">previamente establecida (en un sentido, justamente, pre-thompsoniano). <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-2">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-3"></a><span style="font-weight: normal;">Programa de Estudios de Historia Económica y Social Americana. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-3">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-4"></a><span style="font-weight: normal;">Juan Suriano, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Trabajadores, anarquismo y Estado represor : De la Ley de Residencia a la Ley de Defensa Social (1902-1910)</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, CEAL, 1988; y </span><strong><span style="font-weight: normal;">Anarquistas. Cultura y política libertaria en Buenos Aires. 1890-1910</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, Manantial, 2001. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-4">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-5"></a><span style="font-weight: normal;">Leandro Gutiérrez, Luis Alberto Romero, “Los sectores populares y el movimiento obrero: un balance historiográfico”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">Sectores populares. Cultura y política</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, Sudamericana, 1995. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-5">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-6"></a><span style="font-weight: normal;">Jeremy Adelman (ed.), </span><strong><span style="font-weight: normal;">Essays in Argentine Labour History 1870-1930</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Londres, Macmillan Press, 1992, incluyó estudios de Juan Suriano, Hilda Sábato, Silvia Badoza, Mirta Lobato, Ofelia Pianetto, Ruth Thompson, Colin M. Lewis, Eduardo A. Zimmermann, Leandro H. Gutiérrez, Luis Alberto Romero y el propio Jeremy Adelman. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-6">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-7"></a><span style="font-weight: normal;">Horacio Tarcus, </span><strong><span style="font-weight: normal;">El marxismo olvidado en la Argentina: Silvio Frondizi y Milcíades Peña</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 1996; Horacio Tarcus, </span><strong><span style="font-weight: normal;">Mariátegui en la Argentina, o las políticas culturales de Samuel Glusberg</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, El Cielo por Asalto, 2001; H. Tarcus, J. Cernadas y R. Pittaluga, “Para una historia de la izquierda en la Argentina. Reflexiones preliminares”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">El Rodaballo</span></strong><span style="font-weight: normal;"> nº 6/7, Buenos Aires, otoño/invierno 1997, pp. 28-38; </span><em><span style="font-weight: normal;">Íbid</span></em><span style="font-weight: normal;">., “La historiografía sobre el Partido Comunista de la Argentina: un estado de la cuestión”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">El Rodaballo. Revista de política y cultura</span></strong><span style="font-weight: normal;"> nº 8, Buenos Aires, otoño/invierno 1998, pp. 31-40. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-7">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-8"></a><span style="font-weight: normal;">Horacio Tarcus, “La secta política. Ensayo acerca de la pervivencia de lo sagrado en la modernidad”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">El Rodaballo. Revista de política y cultura</span></strong><span style="font-weight: normal;">, nº 9, Buenos Aires, verano 1998/99, pp. 13-33. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-8">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-9"></a><span style="font-weight: normal;">Enzo Traverso, </span><strong><span style="font-weight: normal;">La historia como campo de batalla</span></strong><span style="font-weight: normal;">, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2012, pp. 22; véase una crítica semejante en el estudio de Michael Heinrich que ofrecemos en este mismo número. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-9">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-10"></a><span style="font-weight: normal;">Q. Edward Wang and Georg G. Iggers (eds.), </span><strong><span style="font-weight: normal;">Marxist historiographies. A global perspective</span></strong><span style="font-weight: normal;">, New York, Routledge, 2016. El estudio de Juan Maiguashca apareció inicialmente como “Latin American Marxist History: Rise, fall and resurrection”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">Storia della Storiografia</span></strong><span style="font-weight: normal;"> nº 62, Pisa, 2012, pp. 105-120. Hay una versión española de Isabel Mena: “Historia marxista latinoamericana: nacimiento, caída y resurrección”, en </span><strong><span style="font-weight: normal;">Procesos. Revista ecuatoriana de historia</span></strong><span style="font-weight: normal;"> nº 62, Quito, segundo semestre 2013, disponible en: http://revistaprocesos.ec/ojs/index.php/ojs/article/view/6/24 <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-10">↑</a></span></p> </li> <li> <p><a name="footnote-11"></a><span style="font-weight: normal;">Juan Maiguashca , “Historia marxista latinoamericana: nacimiento, caída y resurrección”, </span><em><span style="font-weight: normal;">op. cit</span></em><span style="font-weight: normal;">., p. 106. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-editorial/#footnote-ref-11">↑</a></span></p> </li> </ol> </div> Colectivo editor Derechos de autor 2018 Políticas de la Memoria 2019-04-29 2019-04-29 7 14 Nuevas derechas, viejas izquierdas http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/3 <p class="western" style="margin-bottom: 0cm; line-height: 150%;" lang="es-ES-u-co-trad" align="justify"><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;">Las presentes reflexiones son el resultado de una serie de conversaciones con Enzo Traverso que tuvieron lugar a mediados de noviembre, en la ciudad de Buenos Aires. Traverso es un historiador italiano doctorado en París que, actualmente, se desempeña como docente e investigador en Estados Unidos. Autor de importantes libros sobre historia europea contemporánea, Enzo Traverso ha escrito numerosas reflexiones sobre la práctica historiográfica y sobre la relación entre memoria, política e historia. En su última visita a la Argentina, dictó conferencias y seminarios en el marco del </span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;"><em>Encuentro Internacional</em></span></span> <span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;"><em>Marx 200</em></span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;">. En esta oportunidad, y a propósito de la publicación en español de sus dos últimos libros (</span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;"><strong>Las nuevas caras de la derecha</strong></span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;"> y </span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;"><strong>Melancolía de izquierda. Marxismo, historia y memoria</strong></span></span><span style="font-family: Times new roman, serif;"><span style="font-size: small;">), aceptó debatir sobre las nuevas derechas latinoamericanas, los movimientos feministas, la situación de la izquierda a nivel mundial, y la naturaleza del neoliberalismo. Aquí presentamos y transcribimos el resultado de esas conversaciones. </span></span></p> Eugenia Sik Ana Trucco Dalmas Derechos de autor 2018 Políticas de la Memoria 2019-04-30 2019-04-30 16 25 ¿De qué forma es posible la escritura biográfica hoy? http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/2 <div class="elementor-element elementor-element-hcwro4t elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="hcwro4t" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p>Michael Heinrich (Heidelberg, 1957) viene de publicar <strong>Karl Marx o el nacimiento de la sociedad moderna</strong>, el primer tomo de una biografía monumental de Marx que será completada en los próximos años con una extensión prevista de tres o cuatro gruesos volúmenes. La edición original alemana de 2018 fue acompañada por traducciones casi simultáneas al portugués, el inglés y el francés. Editorial Akal de Madrid anuncia para 2019 la aparición de la versión castellana de este primer volumen.</p> <p>Heinrich visitó recientemente Buenos Aires, invitado por el CeDInCI y la Fundación Rosa Luxemburgo para participar de nuestro evento internacional <em>Marx 200 años</em>. Exponente de una corriente alemana conocida mundialmente por postular “una nueva lectura de <strong>El Capital</strong>”, miembro del colectivo editor de la revista <strong>PROKLA</strong> y autor de numerosos libros consagrados a la <em>opera magna</em> de Karl Marx — <strong>Crítica de la economía política. Una introducción a <em>El Capital</em> de Marx</strong> (2004), <strong>Cómo leer <em>El Capital</em> de Marx</strong> (2012)<em>—, </em>ofreció el pasado 23 de noviembre en nuestro país una conferencia titulada “Nuevos textos y nuevas lecturas de <strong>El Capital</strong> de Marx”.</p> <p>Poco antes de su conferencia del 22 de noviembre, le planteamos la pregunta: ¿Por qué una nueva biografía de Marx?. Heinrich aceptó el desafío, nos propuso como título “Sobre la necesidad de una nueva biografía de Karl Marx” y nos hizo llegar para <strong>Políticas de la memoria</strong> el texto que tenemos el gusto de publicar a continuación, que sirvió de guía a su exposición. Nos apresuramos a traducirlo considerando que sus reflexiones metodológicas sobre la biografía histórica así como sus consideraciones acerca de la hermenéutica de los textos mediada por la recepción dialogaban muy bien con nuestra agenda historiográfica, enriqueciéndola con nuevos desarrollos.</p> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-87dw1wl elementor-widget elementor-widget-divider" data-id="87dw1wl" data-element_type="divider.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-divider">&nbsp;</div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-gjuthjq elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="gjuthjq" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <h6 style="text-align: right;"><strong><span style="color: #000000;">Michael Heinrich</span></strong></h6> <p><br><br>La vida de una persona es algo diferente a su biografía, ya sea la escrita por él mismo o por un otro. Una biografía no es capaz de transmitir más que una imagen incompleta de esa vida, dado que las fuentes disponibles (también una autobiografía necesita fuentes) son más o menos fragmentarias. Además, la representación biográfica nunca es independiente de los intereses de quien escribe, tanto de sus puntos de vista personales como de aquellos condicionados por su época. Y, por encima de esto, siempre ha cambiado lo que en términos históricos se espera de una biografía, aquello que es considerado una biografía buena, o adecuada. De ahí que no tenga nada de trivial la pregunta acerca de la forma en que la escritura biográfica es hoy posible y significativa.</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Michael Heinrich Derechos de autor 2019 Políticas de la Memoria 2019-04-30 2019-04-30 27 41 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/8 <div class="elementor-element elementor-element-hcwro4t elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="hcwro4t" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p>En noviembre de 2017, en el marco de la conmemoración del asesinato del Che Guevara (09/10/1967), tuvo lugar, en la Universidad de Stanford (EEUU), la Conferencia Internacional <em>Quincuagésimo aniversario de la Campaña del Che en Bolivia, </em>organizada por el Centro de Estudios Latinoamericanos y la Institución Hoover, ambas unidades académicas de la prestigiosa universidad.</p> <p>La Institución Hoover alberga una de las colecciones más importantes de la experiencia del Che en Bolivia, la “Colección Burgos-Debray”, de modo que la realización de la Conferencia se orientaba, también, a dar a conocer este valioso acervo documental a los investigadores interesados en la materia.</p> <p>Siete historiadores latinoamericanos, estudiosos de los movimientos revolucionarios y las izquierdas armadas, fueron invitados para exponer en la Conferencia sobre sus temas de investigación. Antonio Mitre (Universidade Federal de Minas Gerais), disertó sobre las características generales de las guerrillas latinoamericanas en los sesenta; Herbert Klein, director de los Archivos Hoover, sobre la política intervencionista de EEUU y los regímenes militares del Cono Sur; Jean Rodriguez Sales (UNICAMP), se refirió al impacto de la Revolución Cubana en la izquierda brasileña; Gustavo Rodriguez Ostria, el reconocido historiador boliviano, ofreció una meticulosa reconstrucción de los avatares del ELN de Bolivia tras el fusilamiento del Che; Igor Goicovich (Universidad de Santiago de Chile) analizó la influencia del pensamiento guevarista en la definiciones de la línea política del MIR chileno; Aldo Marchesi (UdelaR), la recepción, en clave política y emocional, de la muerte del Che; Vera Carnovale (CeDInCI-CONICET) expuso en torno a las diversas dimensiones del legado guevarista en la izquierda armada argentina, y Vania Markarian (UdelaR), sobre los usos y apropiaciones del guevarismo en la militancia comunista uruguaya.</p> <p><strong>Políticas de la Memoria</strong>, se complace en publicar aquí estas exposiciones que, en conjunto, ilustran no sólo el contexto de emergencia de las guerrillas latinoamericanas de los sesenta y sus características, sino también, y quizás fundamentalmente, las múltiples y variadas derivas y apropiaciones del guevarismo en América Latina.</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Colectivo Editor Derechos de autor 2018 Políticas de la Memoria 2019-05-01 2019-05-01 43 43 Consideraciones generales sobre las guerrillas de los años sesenta y setenta en América Latina http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/9 <p>La tarea de introducir el tema de la guerrilla de los años sesenta y setenta en América Latina representa un desafío que trasciende el ámbito académico. Y es que volver sobre esas décadas, encerradas en el cuadrilátero de la Guerra Fría, tensiona, en la gente de mi generación, una cuerda autobiográfica que hace que ese tramo de historia comparezca a la conciencia con la fuerza de lo que se vivió personalmente. No sólo porque se respiró la atmósfera de pavor de los estados de sitio y toques de queda, o porque se perdió un familiar o un amigo en el pandemonio de la violencia política que campeó esos “años de plomo” —sea con el propósito de alumbrar la revolución o de abortarla— sino también porque, más allá de las conflagraciones armadas y vicisitudes regionales, se trató de un tiempo axial durante el cual se moldearon varias de las características culturales y sociales que hoy están presentes en nuestras sociedades. Por tanto, asomarse a esa época, no muy distante cronológicamente, pero que, sin internet ni celular en su cotidiano nos da la impresión de pertenecer a un pasado remoto, puede ser aleccionador ahora que el espíritu maniqueo y la política del miedo han vuelto a reconfigurarse en nuestras democracias.</p> <p>Comenzaré elaborando algunas ideas generales en torno al tema de la guerrilla, que en la historiografía latinoamericana aparece como un fenómeno endémico que estuvo presente, con mayor o menor fuerza, en todas las épocas, y que denota, en distinta medida, la precaria constitución del Estado, vale decir, la incapacidad de integrar, proteger y representar a toda su población y hacer valer sus leyes e instituciones en todo el territorio nacional. En razón de ese déficit de legitimidad doméstica, el Estado fue desafiado intermitentemente por grupos insurgentes de distinta índole, forma y contenido. Sobre el trasfondo de esa pauta estructural, la fase guerrillera de los años sesenta y setenta del siglo pasado acusa ciertos elementos distintivos, tales como el número elevado, la amplitud y simultaneidad de los brotes insurgentes en varios países de América Latina, su común referencia a la Revolución Cubana, y la conexión supranacional existente entre varias de las organizaciones guerrilleras, el reverso de la articulación que se advierte con relación a los regímenes militares de esa época. A lo largo de dicha trayectoria, el vocablo “guerrilla” conservó, en el imaginario social, la connotación de lucha popular y anticolonial de que se impregnó en los albores del período republicano al referirse a los grupos irregulares que lucharon por la independencia. Y aunque siempre hubo guerrillas de signo contrario, esa acepción altruista, casi romántica, prevaleció por mucho tiempo sobre otras dimensiones, algunas escabrosas y censurables. Hoy, en razón del conocimiento adquirido, y de nuevas formas de conceptuar la violencia política y sus secuelas, la voz “guerrilla” ha perdido el aura de otrora y es objeto de disquisiciones más ponderadas y respaldadas empíricamente.</p> <p>&nbsp;</p> Antonio Mitre Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 44 48 La Seguridad Nacional y la destrucción de los regímenes democráticos en América Latina http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/18 <p>Apenas terminaba la Segunda Guerra Mundial cuando empezó la Guerra Fría. Aunque la preocupación principal de Estados Unidos era “contener” la expansión rusa en Europa del Este, también se proponía eliminar los partidos comunistas en los países de Europa occidental y mediterránea. Desde 1948 el Departamento de Estado advertía que el comunismo podría extenderse desde Francia e Italia hacia América Latina.<sup><a id="footnote-ref-1" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-guevarismo-en-america-latina-03/#footnote-1">[1]</a></sup> En 1949 caía derrocado el gobierno nacionalista chino y se instalaba un estado comunista en el país más poblado del mundo. A principios de 1950, Estados Unidos se encontraba inmerso en una ola de pánico rojo desatada por el Senador Joseph McCarthy y sus campañas de caza de brujas contra intelectuales de izquierda y activistas políticos del gobierno, de las universidades, de los sindicatos y de los medios. Los liberales en el Departamento de Estado fueron despedidos y los diplomáticos se volvieron más sensibles a la amenaza “bolchevique” en todo el mundo.</p> <p>Fue en este contexto que Estados Unidos abandonó la posición no intervencionista del período de Franklin D. Roosevelt y su “política del Buen Vecino”, y retomó la intervención sistemática, y a menudo violenta, en casi todos los países de América Latina, durante las siguientes cuatro décadas. Lo único que veían los diplomáticos norteamericanos eran comunistas en todas partes, y en especial, en los florecientes regímenes democráticos. En 1947 la embajada estadounidense en Guatemala se volvió contra del gobierno reformista de Juan José Arévalo (1945-1951) que había aprobado leyes de reforma agraria y en apoyo a la sindicalización, leyes que afectaban las operaciones de la United Fruit Company en ese país. Los funcionarios de la embajada local declaraban que los comunistas estaban involucrados directamente y que “una porción sospechosamente grande de las reformas propuestas por el actual gobierno revolucionario, parecen motivadas, en parte, por un esfuerzo calculado de promover la lucha de clases.”</p> <p>&nbsp;</p> Herbert Klein Vera Carnovale Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 49 63 O impacto da Revolução Cubana sobre a esquerda brasileira (1959-1974) [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/10 <p><strong>esumen<br></strong>El objetivo principal de este texto es analizar la influencia de la Revolución Cubana sobre las izquierdas comunistas brasileñas en el período de 1959 a 1974. Se trata de entender en qué medida las ideas del foquismo y la guerra de guerrillas influenciaron el debate ideológico de los comunistas brasileños y cuáles fueron sus desdoblamientos para sus formulaciones teóricas y su práctica política. La conclusión general es que diversos aspectos del ideario revolucionario cubano estuvieron presentes en el surgimiento de la izquierda revolucionaria brasileña, en el debate respecto de la lucha armada contra la dictadura militar y en la adopción de la bandera del socialismo por una parte de esa izquierda.</p> <p><strong>Palabras Clave<br></strong>Revolución Cubana; Guerra de guerrillas; Comunismo brasileño</p> <p><strong>Abstract <br></strong>The main objective of the present thesis is to analyze the relationships between the Brazilian communist leftist movements and the Cuban revolution between 1959 and 1974. We aim at understanding how far the ideas of the foquismo and the guerilla war influenced the ideological debate of the Brazilian communists and the consequences for its theoretical formulations and the political practice. The general conclusion is that the Cuban revolutionary process was mainly present in the debate on the definition of the armed resistance to the military dictatorship and the adoption of socialism by a part of that leftist movement.</p> <p><strong>Key-words<br></strong>Cuban Revolution; Guerrilla Warfare; Brazilian Communism.</p> <p>&nbsp;</p> Jean Rodrigues Sales Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 65 79 El legado del Che http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/11 <p>En 1962, Cuba decidió defender su revolución, buscando crear bajo su patrocinio una línea de defensa con guerrillas extendidas por todo el continente que operara como un cinturón de defensa. La lucha armada rural fue promovida como el mejor método —sino el único— método de toma del poder, contrapuesto al gradualismo o al pactismo de los partidos comunistas, que, a los ojos isleños, demoraban la lucha en espera de que se dieran las “condiciones objetivas” para la revolución. Bolivia, desde entonces, fue escenario privilegiado de la nueva doctrina: en 1963, sirvió de lugar de paso y santuario para las guerrillas que Cuba esperaba asentar en Perú y Argentina; cuatro años más tarde, como es suficientemente sabido, fue el centro de operaciones del Che, dejando un legado que se expandió por el Cono Sur del continente americano: el “foquismo”.</p> <p>Tras el asesinato del Che (9 de octubre de 1967) emergieron, sin embargo, otras variantes de lucha armada que, tomando la inspiración guevarista, la modificaron. Así, privilegiaron la lucha urbana y no la rural o buscaron otra relación entre lo militar y lo político, subordinando lo primero a lo segundo, a diferencia de la receta guevarista.</p> <p>En estas páginas se muestra cómo los herederos y las herederas del Che afrontaron en Bolivia las contingencias teóricas y prácticas de remontar la derrota de Ñancahuazú e iniciar una discusión —o cerrarla— para aproximarse a las nuevas condiciones políticas locales y continentales. Asimismo, se trata de establecer y de analizar las mutaciones, las continuidades y las contradicciones en la historia del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y de su sucesor, el Partido Revolucionario de los Trabajadores de Bolivia (PRT-B), en la álgida década comprendida entre 1967 y 1977.</p> <p>&nbsp;</p> Gustavo Rodríguez Ostria Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 80 108 El pensamiento guevarista y el diseño estratégico-táctico del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (Chile, 1967-1988) [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/12 <div class="elementor-element elementor-element-4xxdcab elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="4xxdcab" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen<br></strong>Desde su fundación en 1965, hasta la actualidad, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), de Chile, ha sido identificado como un grupo político-militar de orientación guevarista. Ello porque su fundación coincide con el apogeo de los movimientos de dicho tipo y, por otro lado, porque sus orientaciones estratégicas relevaban la lucha armada como un componente fundamental en la conquista del poder. No obstante, en el largo ciclo que media entre 1965, su fundación, y 1990, el inicio de su desintegración, las orientaciones políticas del MIR fueron heterogéneas, imbricándose en ellas los planteamientos leninistas, trotskistas, maoístas y guevaristas. No obstante lo anterior, la Revolución Cubana y la figura del Che Guevara ejercieron una mayor influencia ética y moral entre la militancia mirista, tanto a nivel de direcciones como de bases. En este artículo nos proponemos analizar la incidencia de ambos fenómenos en la configuración del diseño estratégico y táctico del MIR chileno.</p> <p><strong>Palabras Clave <br></strong>MIR; Chile; Historia; Guevarismo; Política</p> <p><strong>Abstract<br></strong>Since its founding in 1965, until today, the <em>Movimiento de Izquierda Revolucionaria</em> (MIR), of Chile, has been identified as a politic-military group with a Guevarist orientation. This is because its foundation coincides with the apogee of the movements of this type and, on the other hand, because its strategic orientations relied on the armed struggle as a fundamental component in the conquest of power. However, in the long cycle that took place between 1965, its founding, and 1990, the beginning of its disintegration, the political orientations of the MIR were heterogeneous, incorporating the Leninist, Trotskyist, Maoist and Guevarist approaches. Notwithstanding the above, the Cuban Revolution and the figure of Che Guevara exerted a greater ethical and moral influence among the <em>mirista</em> militancy, both at the level of the leaderships and the rank and file. In this article we propose to analyse the incidence of both phenomena in the configuration of the strategic and tactical design of the Chilean MIR.</p> <p><strong>Keywords <br></strong>MIR; Chile; History; Guevarism; Politics</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Igor Goicovic Donoso Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 109 122 “El llanto en tu nombre es una gran traición” http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/13 <p>La difusión del <strong>Diario del Che</strong> <strong>en Bolivia</strong> ilustra gráficamente la manera en que su muerte se transformó en un nuevo comienzo. En marzo de 1968 en momentos que los militares bolivianos estaban considerando vender el <strong>Diario</strong> a editoriales norteamericanas o británicas el Ministro del gobierno boliviano, Antonio Arguedas decidió hacer llegar en secreto el <strong>Diario</strong> al gobierno cubano. En marzo de 1968, Arguedas envió a un amigo con <strong>El Diario</strong> a Chile. Allí el texto fue entregado en la sede de la revista <strong>Punto Final</strong>. Desde allí el texto llegó al gobierno de Cuba. El gesto de Arguedas generó un escándalo político que lo llevó a pedir asilo político en Chile.<sup><a id="footnote-ref-2" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-guevarismo-en-america-latina-07/#footnote-2">[2]</a></sup> En julio de 1968 el libro fue publicado casi simultáneamente a lo largo del mundo. El gobierno cubano le concedió los permisos de edición a <strong>Punto Final</strong> para el conjunto del Cono Sur.</p> <p>Lo que <strong>El Diario del Che en Bolivia</strong> contaba era una compleja peripecia marcada por el gradual aislamiento político y social de la guerrilla a lo largo del año que se había intentado la campaña. A fines de setiembre de 1967 Guevara expresaba su preocupación por la dura situación que enfrentaba el grupo. En agosto y junio <strong>El Diario </strong>también expresaba preocupación. El avance del ejército sobre la zona los llevó a aislar los contactos con la ciudad, así como la posibilidad de desarrollar trabajo político con los campesinos de la zona. A fines de setiembre se agregaba otro factor. “El ejército está mostrando más efectividad en su acción y la masa campesina no nos ayuda en nada y se convierten en delatores”. Aunque el texto podía ser leído como la constatación de la derrota, fue resignificado en clave épica. Como el mismo Guevara había expresado en su “Mensaje a la Tricontinental” su muerte era sólo un evento en una trayectoria más larga compartida por el conjunto de los revolucionarios que deberían continuar su lucha. Un libro que evidenciaba un gran fracaso político paradójicamente se transformó en un emblema para futuras luchas. Algo similar se puede decir de la muerte del Che.</p> <p>&nbsp;</p> Aldo Marchesi Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 123 135 El legado guevarista en la izquierda armada argentina http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/14 <div class="elementor-element elementor-element-mnp7jig elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="mnp7jig" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen<br></strong>El presente texto se centra en la doble dimensión —política y moral— que asumió el legado guevarista en la guerrilla marxista argentina de los años setenta. A tal fin, comienza atendiendo al impacto experimentado por el marxismo latinoamericano tras el triunfo de la Revolución Cubana —principalmente en lo referido a la caracterización de la revolución, por un lado, y al papel y modalidad de la lucha armada, por otro— puesto que es en ese escenario donde se inscribe la experiencia de la izquierda armada argentina. A partir de allí, analiza la historia y las características del Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del pueblo (PRT-ERP), a la luz de aquella doble dimensión del legado guevarista. De ahí que atienda tanto a la modalidad y los sentidos específicos que asumió el foquismo en materia de línea política de la organización, como a aquellos valores ético-morales que moldearon la identidad partidaria y de los cuales emanaron mandatos colectivos irrenunciables que determinaron el accionar de la organización.</p> <p><strong>Palabras clave<br></strong>Guevarismo; Foquismo; Ética sacrificial; Guerra revolucionaria.</p> <p><strong>Abstract<br></strong>The present text focuses on the double dimension —political and moral— that the Guevarist legacy assumed in the Argentine Marxist guerrilla movement of the 1970s. To this end, it begins with the impact experienced by Latin American Marxism after the triumph of the Cuban Revolution —principally with regard to the characterization of the revolution, on the one hand, and the role and modality of the armed struggle, on the other— that is in that scenario where the experience of the Argentine armed left is inscribed. From there, it analyzes the history and characteristics of the Workers› Revolutionary Party-Revolutionary People›s Army [PRT-ERP], in light of a double dimension of the Guevarist legacy. Hence, it addresses both the modality and the specific senses assumed by the foquism in terms of the political line of the organization, as well as those ethico-moral values ​​that shaped the party›s identity and from which emanated unrenounceable collective mandates that determined the actions of the organization.</p> <p><strong>Key words<br></strong>Guevarism; Foquism; Sacrificial ethic; Revolutionary war.</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Vera Carnovale Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 137 156 Revolucionarios y desesperados http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/15 <p>En mayo de 1968, en momentos de intensas movilizaciones contra las políticas económicas y el autoritarismo del gobierno de Jorge Pacheco Areco, el prestigioso semanario uruguayo <strong>Marcha </strong>publicó un editorial donde su veterano director, Carlos Quijano, evocaba la “imagen de los desesperados” para dar cuenta de la impetuosa irrupción juvenil en las calles de Montevideo. Citaba al entonces influyente Herbert Marcuse para decir que la ola de movimientos estudiantiles que barría el mundo era propulsada por legiones de jóvenes “desesperados” ante las escasas oportunidades económicas, sociales y culturales que se les ofrecían en sus respectivos países. También sostenía que estos movimientos no miraban a Moscú, como había hecho gran parte de la izquierda hasta el momento, sino a China y a Cuba: “Marx, pero ante todo Mao. Y también Fidel y el Che, cuya muerte heroica le otorga un resplandor sin par.” El Che, seguía el editorialista, “es el héroe y es la aventura y la vida y la muerte gloriosas, pero sobre todo la prefigura del ‘hombre nuevo’. La imagen de los desesperados cuando ‘sólo los desesperados pueden devolvernos la esperanza’.”</p> <p>Unos pocos números después, mientras seguían creciendo las movilizaciones estudiantiles, un lector, autodenominado “Joven Comunista”, envió una carta al semanario en la que, además de rechazar la incidencia del líder chino y reivindicar el ejemplo soviético, se inspiraba en el Che para contradecir a Quijano (y a Marcuse): “Somos revolucionarios, no desesperados.”<a id="footnote-ref-2" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-guevarismo-en-america-latina-09/#footnote-2"></a></p> <p>&nbsp;</p> Vania Markarian Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 157 167 Los marxistas brasileños http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/16 <p>La historia del marxismo, sobre todo durante el siglo XX, puede ser reconstruida en torno a dos ejes. En primer lugar, se trata de observar que Karl Marx, y numerosos autores marxistas, corresponden a casos particulares de un fenómeno más amplio: la circulación internacional de ideas, agentes y bienes culturales. En segundo lugar, se constata el desarrollo del marxismo en torno a dos principales espacios de producción simbólica: la esfera política y la científica. El presente trabajo se refiere al marxismo brasileño, a la luz de esos dos ejes: por un lado, la oposición y la interdependencia entre el espacio político y el científico/cultural y, por otro, las asimetrías del espacio global de intercambios intelectuales. Para ello se apela a los recursos de la sociología de la cultura, principalmente —aunque no de modo exclusivo— de matriz bourdieuana, perspectiva poco frecuente entre los brasileños.</p> <p>El artículo se desarrolla en tres partes. En primer lugar, reconstruye la experiencia de dos círculos de lectura de Karl Marx, uno constituido por profesores y el otro por alumnos de la Universidad de San Pablo (USP), a finales de los años 1950. Con ello nos proponemos realizar la sociogénesis de la oposición entre eruditos (<em>scholars</em>) y comunistas. Luego, presenta los nexos de interdependencia entre el polo científico y el político, por medio del análisis de una encuesta que hemos realizado en 2014 a 988 marxistas brasileños.Finalmente, el artículo procura comprender esa sociogénesis en función de la reconfiguración morfológica del espacio político y científico que se dio en Brasil durante los años setenta así como de la posición dominada del país en el espacio de los intercambios globales.</p> <p>&nbsp;</p> Lidiane Soares Rodrigues Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 169 184 La Biblioteca Socialista Edgard Carone http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/17 <p>Entre los historiadores marxistas brasileños, tal vez el más citado y menos reconocido en el medio universitario sea Edgard Carone. Proveniente del circulo pequeñoburgués formado por los inmigrantes sirios en la capital paulista, su origen social ciertamente no denunciaba la adhesión al comunismo. Nació el 14 de septiembre de 1923, en la calle Florêncio de Abreu, en el centro de São Paulo. Pasó su juventud en el barrio de Vila Mariana. Perdió muy tempranamente a su madre: lo crió su padre, Shakir Carone, antiguo buhonero que viajara por todo el mundo vendiendo telas inglesas, entre otras mercancías, hasta establecerse en São Paulo como comerciante y propietario de una casa bancaria.</p> <p>En la década de 1940, Edgard Carone —como muchos otros de su generación— recibió la influencia de la victoria de la Unión Soviética contra la rama militarista del fascismo, asistió al resurgimiento del Partido Comunista do Brasil (PCB), a la organización de los intelectuales junto al Congresso Brasileiro de Escritores y el desarrollo de la Faculdade de Filosofia, Ciências e Letras de la Universidade de São Paulo (FFLCH/USP), donde estudió historia y geografía, entre el 1945 y 1948.</p> <p>La relación que Carone estableció, desde joven, entre la posesión de libros y la formación intelectual definió los contornos de un bibliófilo singular.</p> <p>En la década de 1980 la biblioteca de Edgard Carone pasó por una transformación radical. Por una cuestión de espacio para la conservación de los libros, pero también financiera, a fin de cuentas, los nuevos proyectos demandaban una nueva colección bibliográfica y documental; él reunió el acervo sobre la historia de la república y lo vendió a la Universidade Federal de Pernambuco (UFPE). Adquirió, por otro lado, un pequeño departamento en Vila Romana, antiguo barrio obrero ubicado en la zona oeste de São Paulo, lamentablemente, bastante desfigurado en nuestros días. Nacía, de esta forma, la Biblioteca Socialista Edgard Carone. Todas esas consideraciones de naturaleza bibliográfica pasaron a tener un sentido y un nexo material expresados en la distribución de los libros en aquel departamento. Es lo que intentaremos reconstruir en este último tópico.</p> Marisa Midori Deaecto Lincoln Secco Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 186 203 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/21 <div class="elementor-element elementor-element-hcwro4t elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="hcwro4t" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p>Hace cinco años, al proponernos esta línea de trabajo en el marco del Grupo de Estudios Interdisciplinarios sobre el Pasado Reciente (GEIPAR) teníamos claro que pretendíamos intervenir en la construcción de la agenda de nuestro campo de estudios. Más específicamente, queríamos contribuir al desarrollo de una estructura interpretativa común para lo que, a falta de una menor etiqueta, seguimos llamando “historia reciente”, con énfasis en la dictadura (1973-1984), sus prolegómenos y los procesos de transición a la democracia en los años ochenta. Partíamos de la constatación de que lo escrito sobre ese período, aunque rico, sofisticado y abundante, había estado marcado por una asombrosa fragmentación temática, sobre todo teniendo en cuenta que podíamos rastrear ya cinco décadas de sostenida producción académica.</p> <p>En un trabajo publicado en 2012, repasamos esas décadas señalando los diferentes énfasis teóricos, perspectivas disciplinarias y problemas históricos que habían predominado en cada momento.<sup><a id="footnote-ref-1" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-1">[1]</a></sup> Analizábamos, en primer lugar, los enfoques estructurales y las caracterizaciones socioeconómicas que acompañaron la primera percepción de la crisis a fines de los cincuenta y tuvieron su auge hacia los años setenta para comprender los procesos autoritarios contemporáneos de la región en relación a la economía política de la época. Una segunda etapa empezó luego de los golpes de Estado en la región y se consolidó en Uruguay durante el retorno democrático de los ochenta. Predominó entonces una perspectiva politológica que se centraba en la dinámica de polarización de los actores políticos durante el período previo a la dictadura, en los marcos institucionales de la construcción del Estado autoritario y en las negociaciones de elite que llevaron a la transición a la democracia. Hacia fines de los noventa comenzó un tercer momento que puso acento en los fenómenos subjetivos y la relación entre cultura y política desde los novedosos enfoques de la psicología, la antropología y los estudios culturales, con especial atención a los procesos de memoria relativos a los aspectos más salientes de la represión y el autoritarismo. A partir del cambio de siglo, por último, creció la producción historiográfica al tiempo que se consolidaron las agendas académicas y se intensificó el diálogo entre los diferentes espacios de investigación.</p> <p>En ese mismo texto reconocíamos que, con la llegada de la izquierda al poder en 2004, las nuevas condiciones políticas en términos de acceso a archivos y promoción oficial de investigaciones relativas a la violación de los derechos humanos habían habilitado un análisis sistemático de las practicas represivas y el “terrorismo de Estado”. A casi tres lustros, podíamos ya constatar que esas investigaciones habían permitido redimensionar el impacto de las prácticas autoritarias en diferentes aspectos de la vida de los uruguayos no sólo durante el período de la dictadura sino también en los años anteriores y posteriores. Sin embargo, constatábamos también entonces, que los esfuerzos realizados por integrar ese énfasis en la variedad de efectos de la represión y el autoritarismo con una mirada más amplia que contemplara las políticas económicas, las relaciones internacionales y las dimensiones culturales del gobierno autoritario no habían logrado superar la fragmentación del campo de estudios en el que nos inscribíamos.</p> <p>Esa insatisfacción con el estado de cosas en nuestro campo de estudios está en el origen del proyecto cuyos primeros resultados estamos presentando ahora. Al iniciar el trabajo, sentíamos la necesidad de contribuir a la construcción de una narrativa histórica más plural que integrara los diversos aspectos de los conflictivos procesos culturales, sociales, políticos e ideológicos y que, sin caer en reduccionismos, permitiera reconstruir la contingencia histórica en la cual se crearon las dinámicas que derivaron en el autoritarismo (y lo mantuvieron). En ese sentido, nuestra primera decisión fue evitar el obvio corte del golpe de Estado de 1973 y aun el trazado del “camino democrático al autoritarismo”, según la feliz expresión de Álvaro Rico, hasta mediados de los sesenta.<sup><a id="footnote-ref-2" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-2">[2]</a></sup> Conscientes de que las decisiones de cronología son siempre conceptuales, elegimos, en cambio, remontarnos a los años cincuenta cuando aparecieron los primeros diagnósticos de crisis estructural y también tempranas propuestas que cuestionaron la imagen ideal que amplios sectores tenían del país y su inserción internacional (la mentada “Suiza de América”). Nos interesaba también destacar que, si bien algunas de esas propuestas abogaban por una suerte de retorno al pasado, a ese supuesto “Uruguay clásico” congelado antes de los primeros signos de la crisis, otras apostaban a promover los cambios necesarios para alcanzar un futuro radicalmente distinto, del signo que fuera. Desde fines de los sesenta, queríamos señalar, asimismo, estos diversos proyectos enfrentaron respuestas conservadoras que se fueron consolidando en la década siguiente. Nos preocupaba especialmente mostrar que la consecuente profundización del enfrentamiento había hecho que con demasiada frecuencia las memorias del período quedaran encapsuladas en los aspectos relativos a la violencia política como principal marca epocal. De esta manera, otras dimensiones de la conflictividad de esos años eran soslayadas por una literatura que indagaba mucho en las relaciones entre actores políticos y Estado (con el extremo de la llamada “teoría de los dos demonios”) y poco en otros aspectos culturales, sociales e ideológicos.</p> <p>Partiendo entonces de la constatación de que existía un océano inexplorado de debates y propuestas que habían signado la segunda mitad del siglo veinte uruguayo, nos propusimos elaborar un glosario de conceptos históricos que nos permitiera recorrer transversalmente toda la época y reconstruir continuidades y discontinuidades. Aunque la inspiración provenía inequívocamente de la llamada “historia conceptual”, desde un comienzo tuvimos claro que no podríamos atenernos a sus lineamientos teóricos y metodológicos. Esta perspectiva se distanció de la tradicional historia de las ideas, abandonando el rastreo de genealogías y antecedentes de autores y escuelas de pensamiento para reponer la contingencia de los usos y sentidos de los conceptos modernos, que aparecieron como verdaderos campos de batalla semánticos en la obra de autores tan diversos como Quentin Skinner, Reinhart Koselleck y Pierre Rosanvallon, por mencionar tres tradiciones nacionales esenciales en esta verdadera revolución de la historiografía contemporánea.<sup><a id="footnote-ref-3" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-3">[3]</a></sup> Este enfoque aterrizó en América Latina al despuntar el nuevo milenio de la mano de Javier Fernández Sebastián y el proyecto <em>Iberconceptos</em>, centrado en el período 1750-1870, cuando se produjo una mutación sustancial en los lenguajes que daban sentido a la vida política y social del espacio Atlántico.<sup><a id="footnote-ref-4" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-4">[4]</a></sup> El libro <strong>Historia conceptual: Voces y conceptos de la política oriental</strong>, coordinado por Gerardo Caetano, trajo a Uruguay esta perspectiva de estudio de los más importantes conceptos, lenguajes y metáforas políticas que circularon en este territorio desde mediados del siglo XVII hasta fines del XIX.<sup><a id="footnote-ref-5" href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-5">[5]</a></sup></p> <p>Más allá del innegable parentesco con estos trabajos adscriptos a la corriente de la historia conceptual, nuestro abordaje de la segunda mitad del siglo veinte uruguayo nos puso en un camino a la vez más simple (o menos sofisticado) en términos teóricos y más complejo en el nivel heurístico. Esto derivaba de la necesidad de dar cuenta de las particularidades de estudiar una época signada por la explosiva ampliación de la esfera pública a partir del desarrollo de las industrias culturales de masas. Además, como dijimos, nuestro punto de partida no era la adscripción a un enfoque historiográfico determinado sino una evaluación crítica de nuestro campo de estudios con la voluntad de ampliar el rango de temas y perspectivas mediante el análisis de las disputas por el sentido de algunos conceptos claves utilizados por los actores del período.</p> <p>Con este objetivo en mente convocamos a un equipo de siete investigadores que en su mayoría estaba realizando estudios de posgrado sobre la etapa que nos preocupaba. Las reuniones mensuales que mantuvimos durante el primer año comenzaron por la discusión colectiva de algunos textos de la llamada “historia conceptual” (incluyendo los autores mencionados anteriormente) para afinar nuestra perspectiva, y se centraron luego en la definición de un posible listado de términos a ser abordados individualmente. Tratamos entonces de identificar qué palabras capturaban mejor los debates y conflictos del período.</p> <p>La palabra “revolución”, que sólo por motivos logísticos no quedó en la selección final, permite ejemplificar nuestra búsqueda en esas primeras reuniones: aparecía en los planes desarrollistas elaborados por los gobiernos blancos a comienzos de los sesenta, se hizo por supuesto bandera principal de los diferentes grupos de la izquierda política, encarnó la voluntad rupturista de algunos sectores juveniles de la contracultura y fue utilizada también por el presidente de facto Juan María Bordaberry en los primeros años de la dictadura. Aunque obviamente dibujaba horizontes completamente diferentes para cada uno, su recurrencia indica una extendida demanda de cambios sociales radicales que no se canceló con el corte autoritario de 1973. Así, las tempranas discusiones sobre este ejemplo reafirmaron, además de la importancia de prestar atención a sus usos y significados en boca de cada actor, la pertinencia de asumir una periodización amplia que nos permitiera repensar los cortes temporales más asumidos en nuestra historiografía local.</p> <p>Logramos finalmente definir un listado de conceptos y distribuirlos entre los investigadores intentando contemplar los intereses y perfiles disciplinarios de cada uno. Así, “comunismo” y “democracia” quedaron a cargo del historiador Mauricio Bruno; “crisis” y “homosexual”, en manos del especialista en género y doctor en ciencias sociales Diego Sempol; “derechos humanos” y “juventud” fueron asignados a Vania Markarian, con antecedentes en ambos temas; “desarrollo” y “técnicos” a María Eugenia Jung, quien trabaja en su tesis la modernización universitaria; “fascismo” a Gabriel Bucheli, quien se encuentra finalizando su maestría sobre grupos de derecha; “guerra” y “liberación” fueron adjudicados a Carla Larrobla, quien también está culminando su maestría sobre los Tupamaros; “intelectual” y “libertad” a Gabriel Lagos, que proviene de la literatura; “masas” y “modernización” fueron tomados por Isabel Wschebor que se especializa en historia de los medios audiovisuales; “nación” y “orden” por Javier Correa quien ha trabajado también sobre políticas represivas; y, por último, “pueblo” y “cantegril” fueron abordados por Aldo Marchesi, que está iniciando un proyecto sobre desigualdad y pobreza urbana.</p> <p>Todos los investigadores avanzaron con su trabajo en consulta con los coordinadores y sometieron sus primeros avances a la discusión colectiva. Finalmente, sin embargo, las restricciones de recursos y tiempos que todos los universitarios conocemos determinaron que algunos abandonaran el proyecto y otros decidieran concentrarse en sólo una de las palabras que les fueran asignadas. Los cuatro conceptos que ahora presentamos son “democracia”, “técnicos”, “masas” y “homosexual”. Creemos que a pesar de ser sólo una pequeña muestra del ambicioso planteo original los resultados dan cuenta de las búsquedas por renovar la agenda temática de la historia uruguaya de la segunda mitad del siglo XX.</p> <p>Abre el <em>dossier</em> el trabajo de Mauricio Bruno, que recorre a lo largo del período los diferentes significados que fue adquiriendo la palabra “democracia”. El principal logro del texto, de acuerdo a nuestro punto de partida, es interpelar una de las tensiones subyacentes en los enfoques de la llamada “historia reciente”, específicamente la dicotomía tajante que se suele establecer entre autoritarismo y democracia. Bruno, por el contrario, muestra cómo un amplio espectro de actores, incluyendo aquellos firmes promotores de proyectos autoritarios, intentaron apropiarse del concepto de democracia en esta etapa.</p> <p>En segundo lugar, el texto de Diego Sempol recorre la trayectoria de la palabra “homosexual” desde los años sesenta hasta el retorno democrático de los ochenta. El autor pasa revista a las aproximaciones realizadas desde diferentes campos profesionales y disciplinarios, atendiendo también a su presencia en los debates públicos para sugerir que los cambios políticos tuvieron cierta incidencia en los usos de esa palabra. De este modo, se propone un recorrido original que se escapa de los enfoques políticos tradicionales sobre la historia reciente pero que de todos modos integra la dimensión política de toda disputa por el sentido.</p> <p>También el artículo de Isabel Wschebor sobre el concepto de “masas” dialoga con esa producción académica y amplía la visión predominante de lo político. Mientras en la historiografía del período el término aparece generalmente asociado a la movilización sindical y estudiantil de fines de los sesenta, la autora recupera aquí los usos del concepto en las décadas previas. Por otra parte, vincula sus usos políticos a los significados culturales asociados a la llamada “sociedad de masas” y las transformaciones en el mundo de los medios y las formas de comunicación.</p> <p>Por último, el trabajo de Maria Eugenia Jung pone la atención sobre la palabra “técnicos”, que refiere a un actor central del período que ha recibido escasa atención historiográfica. Al detenerse en un tiempo marcado por el incremento del poder de los organismos internacionales en los diseños de las políticas locales a partir de un discurso que enfatizaba las dimensiones técnicas de la transformación por sobre sus consecuencias políticas, Jung muestra la profunda imbricación entre ambos aspectos y las profundas implicancias políticas de un término que parecía rechazar una lectura en esa clave.</p> <p>Se trata sólo de una pequeña porción del listado definido al iniciar el trabajo colectivo y es claro que la muestra es insuficiente para redefinir la agenda de nuestro campo de estudios. Sin embargo, creemos que, tomados en su conjunto, estos cuatro textos logran ampliar el repertorio de temas y actores de nuestra historia reciente y abrir una ventana hacia las posibilidades analíticas de un enfoque de este tipo.</p> <ol> <li id="footnote-1"> <p>Ver: Aldo Marchesi y Vania Markarian, “Cinco décadas de estudios sobre la crisis, la democracia y el autoritarismo en Uruguay”, <strong>Contemporánea </strong>n° 3, 2012. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-ref-1">↑</a></p> </li> <li id="footnote-2"> <p>Ver: Alvaro Rico, <strong>Cómo nos domina la clase gobernante: orden político y obediencia social en la democracia posdictadura Uruguay, 1985-2005</strong>, Montevideo, Trilce, 2005. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-ref-2">↑</a></p> </li> <li id="footnote-3"> <p>Ver, por ejemplo, Javier Fernández Sebastián y Juan Francisco Fuentes, “A manera de introducción: Historia, lenguaje y política”, <strong>Ayer</strong> n° 53/1, 2004. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-ref-3">↑</a></p> </li> <li id="footnote-4"> <p>Ver: J. Fernández Sebastián (dir.), <strong>Diccionario político y social del mundo iberoamericano I y II</strong>, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2009 y 2014; Ver también www.iberconceptos.net <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-ref-4">↑</a></p> </li> <li id="footnote-5"> <p>Ver: Gerardo Caetano (dir.), <strong>Historia conceptual: Voces y conceptos de la política oriental, 1750-1870</strong>, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 2013. <a href="http://politicasdelamemoria.cedinci.org/pm-18-dossier-historia-de-conceptos-en-uruguay/#footnote-ref-5">↑</a></p> </li> </ol> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Vania Markarian Aldo Marchesi Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 205 208 Usos y sentidos del concepto de democracia en Uruguay (1958-1989) [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/25 <section class="elementor-element elementor-element-wmeot2p elementor-section-boxed elementor-section-height-default elementor-section-height-default elementor-section elementor-top-section" data-id="wmeot2p" data-element_type="section"> <div class="elementor-container elementor-column-gap-default"> <div class="elementor-row"> <div class="elementor-element elementor-element-m0216qz elementor-column elementor-col-100 elementor-top-column" data-id="m0216qz" data-element_type="column"> <div class="elementor-column-wrap elementor-element-populated"> <div class="elementor-widget-wrap"> <div class="elementor-element elementor-element-w9905x7 elementor-widget elementor-widget-spacer" data-id="w9905x7" data-element_type="spacer.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-spacer">&nbsp;</div> </div> </div> </div> </div> </div> </div> </div> </section> <section class="elementor-element elementor-element-rmfyvhw elementor-section-boxed elementor-section-height-default elementor-section-height-default elementor-section elementor-top-section" data-id="rmfyvhw" data-element_type="section"> <div class="elementor-container elementor-column-gap-default"> <div class="elementor-row"> <div class="elementor-element elementor-element-lzr5rku elementor-column elementor-col-100 elementor-top-column" data-id="lzr5rku" data-element_type="column"> <div class="elementor-column-wrap elementor-element-populated"> <div class="elementor-widget-wrap"> <div class="elementor-element elementor-element-q3ok31o elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="q3ok31o" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen<br></strong>Este trabajo intenta a una aproximación a los usos y sentidos del concepto de democracia en el Uruguay, entre 1958 y 1989. Mediante un abordaje panorámico, identifica discursos y prácticas que circularon en los campos político y cultural y que se disputaron el sentido de la democracia. En esta línea, más que trazar una definición precisa del concepto y analizar el comportamiento de los actores a luz de ella, el trabajo identifica cuáles fueron las definiciones que los actores asumieron como propias, los factores políticos y sociales que incidieron en esas construcciones, la forma en que esas construcciones se relacionaron entre sí y los derroteros que siguieron a lo largo del período.</p> <p><strong>Palabras clave <br></strong>Democracia; Uruguay; Historia reciente</p> <p>&nbsp;</p> <p><strong>Abstract<br></strong>This paper attempts to approximate the uses and meanings of the concept of democracy in Uruguay between 1958 and 1989. Through a panoramic approach, it identifies discourses and practices that circulated in the political and cultural fields and that disputed the sense of democracy . In this line, rather than drawing a precise definition of the concept and analyzing the behavior of the actors in light of it, the work identifies what were the definitions that the actors assumed as their own, the political and social factors that influenced these constructions, the how these constructions were related to each other and the paths that followed throughout the period.</p> <p><strong>Keywords<br></strong>Democracy; Uruguay; Recent history</p> </div> </div> </div> <div class="elementor-element elementor-element-l3xlufm elementor-widget elementor-widget-divider" data-id="l3xlufm" data-element_type="divider.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-divider">&nbsp;</div> </div> </div> </div> </div> </div> </div> </div> </section> <p>&nbsp;</p> Mauricio Daniel Bruno Tamburi Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 209 221 Homosexual: entre el insulto y el orgullo [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/26 <div class="elementor-element elementor-element-q3ok31o elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="q3ok31o" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen <br></strong>El término homosexual condensó entre 1950 y 1990 en Uruguay una yuxtaposición de sentidos muy distintos y fue objeto de fuertes disputas. Este artículo buscar rastrear esos sentidos analizando cómo fue variando la etiología de la homosexualidad en el discurso psiquiátrico, la relación entre este y la clase social en el campo de la izquierda de los años sesenta, así como el régimen autoritario lo incluyó dentro de la categoría de subversión. El trabajo se cierra con el análisis de la proliferación de nuevos sentidos que vivió la palabra homosexual durante la transición democrática: para muchos fue sinónimo de VIH-SIDA de travestis y de indefinición, mientras que para otros fue intercambiable con el término gay y se constituyó en una identidad social legítima sostenida con orgullo en el espacio público a través de diferentes tipos de acción colectiva.</p> <p><strong>Palabras clave <br></strong>Historia conceptual; homosexual; Uruguay.</p> <p><strong>Summary<br></strong>The term homosexual condensed between 1950 and 1990 in Uruguay a juxtaposition of very different meanings and was the object of strong disputes. This article seeks to trace these meanings by analyzing the variations in the etiology of homosexuality in psychiatric discourse, the relationship between this discourse and social class in the left of the 1960s, and how the authoritarian regime included it within the category of subversion. The work ends with the analysis of the proliferation of new meanings the word homosexual underwent during the democratic transition – for many it was synonymous with HIV-AIDS, transvestites and indefinition, while for others it was interchangeable with the term gay and turned into a legitimate social identity held with pride in the public space through different types of collective action.</p> <p><strong>Keywords<br></strong>Conceptual history; homosexual; Uruguay.</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Diego Sempol Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 222 234 Crisis política y “aparición” de las masas (1950-1970) [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/27 <div class="elementor-element elementor-element-mis8gg6 elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="mis8gg6" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p class="p1"><strong>Resumen<br></strong>En el siguiente artículo se estudian diferentes factores que dan cuenta de la reaparición del concepto “masas” en el discurso público entre las décadas de 1950 y 1970 en Uruguay. El primero de ellos está relacionado con un realineamiento de diversos sectores y tendencias políticas dentro de los partidos tradicionales, tras el agotamiento de los modelos de acción política desarrollados en el período previo. Y el segundo, está asociado a una nueva utilización del término en el abanico de los partidos de izquierda. Globalmente, se trató de estrategias de captación de nuevas adhesiones, con el objetivo de legitimar nuevos proyectos políticos de respuesta a las modalidades de actuación tradicional, así como a la crisis económica. Se repasa también la incidencia que tuvo el desarrollo de los medios de comunicación —expansión de la prensa, generalización de la radio e inicios de la transmisión televisiva— como vía privilegiada de propagación de mensajes que debían reproducirse a un público extendido. Las nuevas estrategias de adhesión social por parte de la política y el uso de los medios de comunicación para ello, son analizados como síntomas del ingreso de una sociedad en las lógicas de la modernidad.</p> <p class="p1"><strong>Palabras clave<br></strong>Masas; Acción política; Medios de comunicación</p> <p class="p1"><strong>Abstract<br></strong>The following article studies the different factors that show for the reappearance of the concept “masses” in public discourse between the 1950s and 1970s in Uruguay. The first of them is related to a realignment of different sectors and political tendencies within the traditional parties, after the exhaustion of the political action models developed in the previous period. And the second one, is associated with a new use of the term in the range of left parties. Globally, these were strategies for attracting new members, with the aim of legitimizing new political projects in response to the traditional methods of action, as well as the economic crisis. It also reviews the impact of the development of the media -expansion of the press, generalization of radio and the beginning of television broadcasting- as a privileged way of propagating messages that should be reproduced to an extended public. The new strategies of social adhesion on the part of the policy and the use of the means of communication for it, are analyzed as symptoms of the entrance of a society in the logic of the modernity.</p> <p class="p1"><strong>Key Words<br></strong>Masses; Political action; Mass media</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Isabel Wschebor Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 235 249 Nuevos saberes, nuevas profesiones, nuevos técnicos http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/28 <div class="elementor-element elementor-element-mis8gg6 elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="mis8gg6" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen<br></strong>El artículo se propone como un recorrido, entre otros posibles, de la palabra técnico, cuyo significado, así como su valoración, se fue modificando en distintas coyunturas históricas de acuerdo al rol que se atribuyó a esta figura en relación con las demandas de la sociedad, el mercado, los sectores productivos o aquellas provenientes del Estado. A partir de fuentes primarias y secundarias de variada procedencia, se intenta recuperar la voz de los actores de la época; es decir, con qué sentido y con qué propósitos aludían al término en un espacio acotado del campo intelectual y político uruguayo, en el arco de tiempo que va desde mediados de los cincuenta a comienzos de los setenta. El análisis de los cambios que el vocablo experimentó así como de algunas de las tensiones y disputas de las que fue objeto se realiza en estrecha vinculación con las transformaciones que su referente (el técnico propiamente dicho) sufrió a lo largo del período que nos ocupa. Las páginas que siguen, por tanto, profundizan en la relación entre los renovados sentidos de la voz del técnico y los procesos de institucionalización de algunas profesiones, sus vínculos con el Estado y con la política y/o los políticos, así como con el sector productivo. Se advierten, entonces, las controversias que se produjeron en el campo político e intelectual uruguayo a partir de la emergencia de esos nuevos saberes sobre la sociedad legitimados de acuerdo a pautas estandarizadas de institucionalización y a los vínculos arriba mencionados. Claramente los asuntos aquí esbozados no constituyen un fenómeno estrictamente local sino que responden a procesos globales y regionales que ejercieron su incidencia a partir de la circulación de ideas, personas y nuevas agendas.</p> <p><strong>Palabras clave<br></strong>Conceptos históricos; Técnicos; Expertos; Historia Intelectual</p> <p><strong>Abstract<br></strong>The article proposed a journey, among other possible, of the word technician, whose meaning, as well as its assessment, was modified in different historical junctures according to the role that was attributed to this figure in relation to the demands of society, the market, the productive sectors or those from the State. Starting from primary and secondary sources of varied origin, we try to recover the voice of the actors of the time; that is to say, with what sense and for what purposes they alluded to the term in a limited space of the Uruguayan intellectual and political field, in the period between the mid-fifties and the beginning of the seventies. The analysis of the changes that the word experienced, as well as of some of the tensions and disputes of which was subject, is carried out in close connection with the transformations that its referent (the technician himself) suffered during the period in question. The pages that follow, therefore, delve into the relationship between the renewed senses of the technician’s voice and the processes of institutionalization of some professions, their links with the State and with politics and / or politicians, as well as with the productive sector. We can see, then, the controversies that took place in the Uruguayan political and intellectual field, from the emergence of these new knowledge about society, legitimized according to standardized guidelines of institutionalization and to the aforementioned ties.</p> <p><strong>Key words<br></strong>Historical concepts; Technicians; Experts; Intellectual History</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> María Eugenia Jung Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 251 268 Puente Ojea: contradictor de la fe, adalid de la razón [Artículo evaluado por pares] http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/30 <div class="elementor-element elementor-element-mis8gg6 elementor-widget elementor-widget-text-editor" data-id="mis8gg6" data-element_type="text-editor.default"> <div class="elementor-widget-container"> <div class="elementor-text-editor elementor-clearfix"> <p><strong>Resumen<br></strong>Gonzalo Puente Ojea es uno de los más notables historiadores y filósofos que la España contemporánea le ha prodigado al mundo. Su deceso, acaecido en enero de 2017, representa una pérdida irreparable para la cultura intelectual de nuestra época.<br>Puente Ojea publicó una veintena de libros sobre historia del cristianismo primitivo, antropología de la religión, ateísmo, laicismo y otras temáticas atrapantes, todos ellos de una agudeza y fecundidad extraordinarias. Su obra cumbre, <em>La formación del cristianismo como fenómeno ideológico</em> (1974), es de lectura obligada entre quienes desean conocer y comprender en serio, sin mistificaciones teológicas, con las categorías críticas del materialismo histórico, la génesis del credo religioso más extendido e influyente del mundo.<br>El presente ensayo tiene por objeto principal reflexionar sobre ciertos aspectos de la producción intelectual puenteojeana que no han concitado atención, o no al menos la suficiente; y que resultan para el autor particularmente atractivos, significativos.</p> <p><strong>Palabras clave<br></strong>Ateísmo; Laicismo; Marxismo; historia del cristianismo primitivo; Antropología de la religión</p> <p><strong>Abstract<br></strong>Gonzalo Puente Ojea is one of the most notable historians and philosophers that contemporary Spain has given the world. His death in January 2017 represents an irreparable loss for the intellectual culture of our time.<br>Puente Ojea published a score of books about history of primitive Christianity, anthropology of religion, atheism, secularism and other fascinating topics, all of them with extraordinary acuteness and fruitfulness. His masterpiece, <em>La formación del cristianismo como fenómeno ideológico </em>(1974), is compulsory reading among those who want to seriously know and understand, without theological mystifications and with the critical categories of historical materialism, the genesis of the most widespread and influential religious creed in the world.<br>The main purpose of this essay is to reflect on certain aspects of Puente Ojea’s intellectual work that haven’t attracted attention, or at least not enough; and which are particularly attractive and significant for the author.</p> <p><strong>Key words<br></strong>Atheism; Secularism; Marxism; History of primitive Christianity; Anthropology of religion</p> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p> Federico Mare Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 270 282 Sobre Horacio Tarcus, El socialismo romántico en el Río de la Plata, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2016, 380 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/31 <p>Sobre Horacio Tarcus,<strong> El socialismo romántico en el Río de la Plata</strong>, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2016, 380 pp.</p> Pierre-Luc Abramson Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 284 287 A propósito de Bustelo, Natalia, Todo lo que necesitás saber sobre la Reforma Universitaria. Buenos Aires, Paidós, 2018, 216 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/32 <h5><em>A propósito de Bustelo, Natalia</em>, <strong>Todo lo que necesitás saber sobre la Reforma Universitaria</strong>. <em>Buenos Aires, Paidós, 2018, 216 pp.</em></h5> <p>&nbsp;</p> Néstor Arrúa Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 287 289 A propósito de Alejandra Mailhe, Archivos de psiquiatría y criminología 1902–1913: concepciones de la alteridad social y del sujeto femenino, La Plata,Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Biblioteca Orbis T http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/33 <h5>A propósito de Alejandra Mailhe, <strong>Archivos de psiquiatría y criminología 1902–1913: concepciones de la alteridad social y del sujeto femenino</strong>,<em> La Plata,Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Biblioteca Orbis Tertius, 2016, 308 pp.</em></h5> <p>&nbsp;</p> Cristina Beatriz Fernández Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 289 291 A propósito de Laura Fernández Cordero, Amor y anarquismo. Experiencias pioneras que pensaron y ejercieron la libertad sexual, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 2017, 239 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/34 <h5><em>A propósito de&nbsp;</em><em>Laura&nbsp;</em><em>Fernández Cordero,&nbsp;</em><strong>Amor y anarquismo. Experiencias pioneras que pensaron y ejercieron la libertad sexual</strong><em>, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 2017, 239 pp.</em></h5> <p>&nbsp;</p> Cristina Beatriz Fernández Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 291 293 A propósito de Nadia Florencia Ledesma Prietto, La revolución sexual de nuestro tiempo. El discurso médico anarquista sobre el control de la natalidad, la maternidad y el placer sexual. Argentina, 1931-1951, Buenos Aires, Biblos, 2016, 201 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/35 <h5><em>A propósito de&nbsp;</em><em>Nadia Florencia&nbsp;</em><em>Ledesma Prietto,</em>&nbsp;<strong>La revolución sexual de nuestro tiempo. El discurso médico anarquista sobre el control de la natalidad, la maternidad y el placer sexual. Argentina, 1931-1951</strong>, <em>Buenos Aires, Biblos, 2016, 201 pp</em>.</h5> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> Graciela Queirolo Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 293 295 A propósito de Juan De la Fuente Hernández, Contra viento y marea. La pertinaz historia del movimiento campesino y las izquierdas, México, Universidad Autónoma Chapingo, 2016, 335 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/36 <h5><em>A propósito de Juan De la Fuente Hernández, </em><strong>Contra viento y marea. La pertinaz historia del movimiento campesino y las izquierdas</strong><em>, México, Universidad Autónoma Chapingo, 2016, 335 pp</em>.</h5> <p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p> Diana Alejandra Méndez Rojas Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 295 298 A propósito de Valeria Manzano, La era de la juventud en Argentina. Cultura, política y sexualidad desde Perón hasta Videla, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2017, 447 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/37 <p>A propósito de Valeria Manzano, <strong>La era de la juventud en Argentina. Cultura, política y sexualidad desde Perón hasta Videla</strong>, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2017, 447 pp.</p> Ana Trucco Dalmas Derechos de autor 2018-12-31 2018-12-31 298 300