Políticas de la Memoria http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM <p>Anuario de investigación del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda - CeDInCI. Publica artículos arbitrados, reflexiones críticas, entrevistas, encuestas y reseñas que contribuyan a los estudios y reflexión de los debates actuales sobre historia intelectual de las izquierdas y los movimientos sociales y políticos en la Argentina, en América Latina y en el mundo, así como al desarrollo contemporáneo de las teorías críticas y emancipatorias, y de las políticas de archivo, preservación y representación de la memoria colectiva, desde diversas tradiciones disciplinares.</p> <p><strong>Políticas de la Memoria </strong>representa un esfuerzo por responder a los estándares internacionales de validación, indexación e indización, sin renunciar a una voluntad de intervención intelectual que fue el sello de las revistas más siginificativas del siglo XX.</p> <p><strong><span style="font-family: Baskerville;"><span style="font-size: medium;"><span lang="es-AR">ISSN 1668-4885 / ISSNe 2683-7234 / <a href="https://doi.org/10.47195/PM18">https://doi.org/10.47195/PM</a><br></span></span></span></strong></p> Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierda (CeDInCI) es-ES Políticas de la Memoria 1668-4885 Políticas de la memoria n° 20 http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/636 <div class="col-lg-9"> <div class="page-issue-description-wrapper"> <div class="page-issue-description"> <div class="h2">Políticas de la Memoria n° 20</div> <p><a href="https://doi.org/10.47195/PM19">https://doi.org/10.47195/PM20 </a></p> <p>Anuario de investigación del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas - <a href="http://cedinci.org">CeDInCI</a>. Publica artículos arbitrados, reflexiones críticas, entrevistas, encuestas y reseñas que contribuyan a los estudios y reflexión de los debates actuales sobre historia intelectual de las izquierdas y los movimientos sociales y políticos en la Argentina, en América Latina y en el mundo, así como al desarrollo contemporáneo de las teorías críticas y emancipatorias, y de las políticas de archivo, preservación y representación de la memoria colectiva, desde diversas tradiciones disciplinares.</p> </div> </div> </div> Colectivo editor Derechos de autor 2020-11-23 2020-11-23 Las ilustraciones de este número. Órganos de confusión http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/637 <div id="wrap"> <article id="content" role="main"> <div id="primary"> <div class="exhibit-description"> <p>Este número seleccionó algunas de las imágenes de la&nbsp; exhibición realizada en el CeDInCI durante el año 2018. Reúne un conjunto fragmentario de dibujos, pinturas y grabados realizados por artistas visuales para distintas publicaciones de critica cultural y revistas independientes de agitación sexo-política desde los años ochenta hasta la actualidad. En su proximidad, estos artefactos sensibles diagraman una historia oblicua de la gráfica activista y las políticas editoriales underground que han posicionado a las imágenes artísticas, no como una mera ilustración de un ideal emancipatorio, sino como un lenguaje autónomo capaz de proponer a través de la textura indómita de sus extraños universos de sentido, nuevas formas de experimentación política en torno al placer sexual, el cuerpo y los géneros. A través de su presencia autosuficiente, estas imágenes horadan la sistematicidad opresiva de la literalidad, interrumpiendo las exigencias efectistas de imaginarios sensibles canonizados en las revistas políticas como órganos de difusión, que trabajan por la comunicabilidad de horizontes de transformación coherentes, rectos y transparentes. En su lugar, proponen la fuerza intempestiva de las fantasías sexuales, la representación de cuerpos aún imposibles y abstracciones abyectas de todo sentido normalizante como fugas singulares al régimen de lo cierto que define la condición de lo verdaderamente político. Desde el sobresalto, la interrupción, la sorpresa estas imágenes se mueven por el cuerpo de estas revistas desmontando el régimen jerárquico de la palabra y la primacía de su función comunicativa, haciendo de la imaginación en torno a las potencias del sexo un llamamiento opaco hacia otros modos de vida.</p> <p><strong>Revistas </strong>presentes en la exhibición:<br><strong>Alfonsina</strong> (1983), <strong>Posdata</strong> (1984), <strong>Sodoma</strong> (1984), <strong>Vamos a Andar</strong> (1986), <strong>Cuadernos de Existencia Lesbiana</strong> (1986), <strong>Fin de Siglo</strong> (1987), <strong>Confidencial</strong> (1992), <strong>Libertino</strong> (1993), <strong>Baruyera</strong> (2007), <strong>La Protesta Sexual</strong> (2016).</p> <p><strong>Artistas </strong>presentes en la exhibición:<br>Jorge Gumier Maier, Josefina Quesada, Marcelo Pombo, Liliana Maresca, Tobias Dirty, Cristina Coll, Marcelo Benitez, Porkeria Mala, Diana Raznovich.</p> <p>Esta exhibición ha sido elaborada con materiales que forman parte de Sexo y Revolución: Programa de memorias políticas feministas y sexogenéricas coordinado por Laura Fernández Cordero cuya colectiva asesora esta integrada por Mabel Bellucci, Virginia Cano, Nicolás Cuello, Lucas Morgan Disalvo, Francisco Fernández, Marcelo Ernesto Ferreyra, María Luisa Peralta, Marcelo Reiseman, Catalina Trebisacce, Nayla Vacarezza, Gabriela Mitidieri y Fernanda Carvajal.</p> </div> <div class="exhibit-credits"> <h3>Créditos</h3> <p>Nicolás Cuello (curaduría) | Fernanda Carvajal (asistencia curatorial)</p> </div> </div> </article> </div> <footer role="contentinfo"> <div id="footer-content" class="center-div"> <div id="custom-footer-text"> <p>&nbsp;</p> <p style="text-align: center;">&nbsp;</p> </div> </div> </footer> Nicolás Cuello Fernanda Carvajal Derechos de autor Políticas de la memoria 2020-11-30 2020-11-30 La historia de las izquierdas: viejos y nuevos desafíos http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/638 <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: large;"><span lang="es-ES"><strong>Instantáneas</strong></span></span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="center"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: large;"><span lang="es-ES"><strong>I</strong></span></span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="center"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: large;"><span lang="es-ES"><strong>La historia de las izquierdas: </strong></span></span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="center"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: large;"><span lang="es-ES"><strong>Viejos y nuevos desafíos</strong></span></span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right">“<span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">La historiografía del movimiento obrero latinoamericano está delimitada </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">por dos presupuestos teóricamente discutibles. Por un lado, al ver su </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">desarrollo através del prisma de la ‘Modernidad’, se recurre a un conjunto </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">de variables indicativas económicas que refuerzan empíricamente la idea </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">de un continuo industrial progresivo. Por otro lado, la ‘modernidad’ a nivel </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">político se expresaen el ascenso progresivo de la clase obrera y de la sociedad </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">según sean las formas y grados de participación política. El tránsito lineal e </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">irreversible de lo prepolítico a lo político o la cristalización de una </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">serie continua de lo tradicional-autocrático-democrático </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">signan las opciones de esta historiografíaobrera paradigmática”.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;"><span lang="es-ES">Ricardo Melgar Bao, </span></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;"><strong>El movimiento obrero latinoamericano. </strong></span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;"><strong>Historia de una clase subalterna</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">, Madrid, Alianza, 1988, p. 18.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Si bien el movimiento anarquista, el movimiento socialista y sus familias políticas se habían convertido en objeto de la indagación histórica muy tempranamente en la Argentina gracias a la labor de historiadores militantes como Diego Abad de Santillán, Jacinto Oddone y Sebastián Marotta, su incorporación a los estudios académicos data del último medio siglo. En las décadas de 1970 y 1980 las izquierdas emergen en los estudios académicos—pensemos por ejemplo en </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"><strong>El anarquismo y el movimiento obrero en Argentina</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">, la obra clásica de Iaacov Oved, de 1978— aunque todavía subordinadas a las historias del movimiento obrero. </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">La </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"><em>Biblioteca Política Argentina</em></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"> que dirigió Oscar Troncoso desde 1983 para el Centro Editor de América Latina acompañando (y al mismo tiempo alimentando) el despertar de la vida política después de siete años de dictadura militar, ofreció un amplio catálogo de estudios sobre las izquierdas, donde predominaban todavía los historiadores militantes de las décadas anteriores (Jacinto Oddone, Alicia Moreau, Oscar Arévalo, Leonardo Paso, Norberto Galasso), a los que se habían sumado nuevas obras provenientes del periodismo y el ensayismo político (Emilio J. Corbière, García Costa, Hugo Gambini, Dardo Cúneo, etc). De todos modos, esta colección le abrió espacio a una nueva generación de historiadores profesionales del movimiento obrero y de las izquierdas que vieron aparecer allí sus primeras obras (Juan Carlos Torre, Hugo del Campo, Mónica Gordillo, Edgardo Bilsky, Ricardo Falcón, Arturo Fernández, Dora Barrancos, entre muchos otros). En colecciones paralelas a la de Troncoso aparecieron también los primeros trabajos de Cristina Tortti y de Juan Suriano, y se reeditó la </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"><strong>Historia del Movimiento Obrero</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"> en fascículos dirigida por Alberto Pla.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Fueron pocos los investigadores que perseveraron en la historia obrera durante las décadas de 1980 y 1990, cuando ese campo conocía un reflujo tanto a nivel local como global. Algunos ensayaron estrategias de renovación temática y metodológica (Hugo del Campo con sus estudios sobre la corriente sindicalista, Juan Carlos Torre con los sindicatos peronistas, Mirta Lobato con las mujeres obreras, Leandro Gutiérrez con la cultura obrera, por mencionar sólo algunos casos). Paralelamente, la historia obrera clásica era sostenida a contracorriente por dos centros independientes, CICSO y PIMSA. </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">En contrapartida, una verdadera oleada de producción sobre las izquierdas tuvo lugar durante los últimos 20 años. Con el nuevo siglo, “las izquierdas” ingresaron por derecho pleno en el campo académico. En un principio empujados por la efervescencia de la “historia reciente”, en años posteriores decenas de jóvenes investigadores desarrollaron tesis de grado y posgrado que excedieron el universo de las organizaciones armadas de la nueva izquierda, abordando diversos momentos y figuras del anarquismo, el socialismo, el sindicalismo, el antiimperialismo, el comunismo, el antifascismo, el trotskismo, el maoísmo, el guevarismo y las más diversas familias políticas de las izquierdas argentinas. Los últimos veinte años vieron sucederse coloquios y congresos sobre las izquierdas, obras individuales y colectivas, colecciones editoriales, revistas especializadas, ediciones de fuentes, centros de documentación, programas de investigación colectiva y un sinnúmero de manifestaciones que, finalmente, terminaron por convertir a “las izquierdas” en objeto de la investigación histórica con plena legitimidad académica. Si en la década de 1970 los investigadores profesionales consagrados al estudio de las izquierdas se contaban con los dedos de una mano, medio siglo después constituyen un campo que moviliza varias decenas de investigadores.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">El repliegue de la historia obrera tradicional dejó libre un espacio de visibilidad para el despliegue de las fuerzas y los movimientos de las izquierdas mismas, independiente de su peso mayor o menor dentro del movimiento obrero. Asimismo, los cuestionamientos a la historia política tradicional fueron desplazando el interés desde la dimensión institucional de los partidos políticos (los congresos, el comité central, el programa, la línea política) a una historia centrada en las diversas manifestaciones de la cultura de izquierdas, como los procesos de subjetivación militante, la construcción de los liderazgos y los roles de género, la división militante entre trabajo manual y trabajo intelectual, la circulación de impresos, los cursos de formación, las lecturas canónicas y las prohibidas, el rol tenso de los intelectuales al interior de las organizaciones políticas, la dimensión comunicacional de la prensa y de las revistas, la lucha por la conquista militante del espacio urbano; el rol de la música colectiva y de la gráfica en la construcción de un imaginario de izquierdas; el rol de los exiliados, los viajeros, los congresistas, los emisarios en la construcción de redes nacionales, continentales e internacionales que permitieron exceder el nacionalismo metodológico de los estudios sobre la “izquierda argentina”. </span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">El CeDInCI, fundado en 1998, se instaló justamente en esa encrucijada historiográfica. Para recelo de muchos “ortodoxos” de la antigua historia obrera (a medias profesional, a medias militante), la “cultura de izquierdas” estaba inscripta, incluso en plural, en su propio nombre. De modo que el CeDInCI fue desplegando a lo largo de sus 22 años de vida un programa historiográfico en el que perdían peso y legitimidad el análisis de los programas y los pronunciamientos en los que el historiador trataba de encontrar una mayor o menor correspondencia con la “realidad”, privilegiando la dimensión de la experiencia militante en toda su complejidad, las dinámicas y los conflictos inherentes a los grupos humanos, el estudio de los procesos de construcción simbólica, los rituales y las ceremonias militantes y toda la dimensión imaginaria de la cultura de izquierdas. La antropología, el psicoanálisis, la sociología, el socioanálisis, la teoría política, el marxismo crítico, la teoría feminista y los estudios de género fueron los principales aliados en esta estrategia de repensar la historia de las izquierdas, declinada en plural, a la luz de la historia social de la cultura.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Resistiendo la “desviación culturalista” de este programa, la antigua historia militante logró conquistar cierto espacio dentro del universo académico. Mantuvo hasta donde pudo la centralidad de la historia obrera, sustancializando las clases sociales e hipostasiando la dimensión del conflicto. Abordó la trayectoria de las izquierdas tal como habituaba a hacerlo el Comité Central: según su capacidad para llevar la conciencia verdadera a la clase obrera, lo que se traduciría en su mayor implantación en tales o cuales gremios. La historia de los intelectuales de izquierda fue escrita según su mayor o menor capacidad de inclinar su cerviz frente a la dirección política. La cultura, en tanto que nivel de la superestructura, fue pensada en términos del “frente cultural”, un espacio que debía ser atendido oportunamente, sin amplificarse más allá de que lo que Engels ya había dejado establecido. La historia de una corriente política de la izquierda era entendida como la historia de su capacidad para implantar bastiones en el movimiento obrero con vistas a la revolución. Aunque apelara más de una vez a citas de autoridad de Gramsci, la política era concebida en términos de “asalto” o de “guerra de maniobras”, antes que como “guerra de posiciones”. Por eso esta perspectiva produjo sobre todo historias endógenas del socialismo, el comunismo o el trotskismo donde las disputas hegemónicas entre las fuerzas sociales aparecen apenas esbozadas en un evanescente telón de fondo. Enormes esfuerzos de meritoria investigación en hemerotecas y archivos se ha visto malogrados por esta matriz empobrecida de historia social y política desde la cual la construcción hegemónica, que empieza justamente más allá del plano corporativo de la organización obrera, no puede ser siquiera pensada. En esta literatura están ausentes incluso las categorías mismas que permitirían aprehender la historia de las izquierdas en toda su complejidad, en su densidad y en su drama histórico.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Estos modos de concebir y narrar la historia de las izquierdas están en el centro de las objeciones que formula Roy Hora en “I</span></span><span style="font-family: Times, serif;">zquierda y clases populares en la Argentina, 1880-1945”, un ensayo sumamente estimulante y provocativo aparecido hace pocas semanas en la revista </span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Prismas</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Hora parte de un hecho incuestionable: la incapacidad de las izquierdas históricas para romper cierto “techo de cristal” pues “</span></span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">rara vez superaron el 10 % de los sufragios en elecciones libres y competitivas”. Y si bien su ensayo aborda el ciclo histórico que concluye en 1945, no sería difícil proyectar esta constatación, con los ajustes del caso, sobre la segunda mitad del siglo XX. El fondo de esta dificultad hegemónica no se debería tanto a problemas de “incomprensión” de las dirigencias políticas de izquierda (el elitismo de los socialistas, el frentismo oportunista de los comunistas o el sectarismo de los trotskistas, por poner algunos casos) como en la capacidad integradora </span></span><span style="font-family: Times, serif;">d</span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">el “país más capitalista y moderno de América Latina”. Incluso los historiadores de las izquierdas más reconocidos —José Aricó, Ricardo Falcón, Juan Suriano— habrían subestimado los alcances del potencial integrador de un mercado de trabajo que, signado por los altos salarios en términos comparativos a escala internacional, la capacidad de ahorro, el progreso ocupacional, la movilidad social ascendente e incluso la incorporación a las filas de las clases propietarias, había modelado en la experiencia de los trabajadores un horizonte de progreso que se habría erigido en un “obstáculo formidable” para la radicalización de sus demandas. A esa experiencia en el mundo laboral habrían venido a sumarse otras dimensiones de la integración social, política y cultural como el crecimiento del sistema de salud pública, el aumento de la alfabetización y la expansión del sistema público de educación así como el carácter liberal de la Constitución nacional con su reconocimiento a los diversos credos y cultos, con su libertad de prensa, de opinión y de asociación, a los que vino a añadirse la apertura del régimen político a partir de 1916.</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">Contra el arraigado retrato de una sociedad expulsiva que habría nacido de un sobredimensionamiento del ciclo que se abre con la Ley de Residencia y que alcanza su clímax en la Semana Trágica de 1919, o del que se abre con el golpe militar de 1930, Hora nos devuelve la imagen de una República abierta a acoger a las sucesivas oleadas de perseguidos de Europa, desde los </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"><em>communards</em></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"> de 1871 hasta los republicanos españoles de 1939, pasando por los socialistas expulsados por las leyes de Bismark e incluso por los anarquistas italianos de fines del siglo XIX (pp. 56-57).</span></span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" lang="es-ES" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES">El autor no desconoce, desde luego, los momentos represivos del Estado sobre los trabajadores, pero los considera “poco significativos” (p. 57) en términos relativos (comparados con otras experiencias a un lado y otro del Atlántico), además circunscriptos a momentos excepcionales (1902, 1910, 1919, 1920-21, 1930, 1943) y focalizados en actores políticos particulares: el anarquismo entre 1902 y 1921, el comunismo entre 1930 y 1945. Por fuera de estas circunstancias accidentales, </span></span><span style="font-family: Times, serif;">“</span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">la evidencia histórica indica que, en repetidas ocasiones, las autoridades mediaron en los conflictos entre capital y trabajo, a veces a solicitud de los propios asalariados”, antes incluso que los radicales llegaran al gobierno (pp. 57-58).</span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">El ensayo de Roy Hora tiene el mérito indiscutible de cuestionar los alcances interpretativos de ciertos relatos endógenos fundados sobre todo en las propias fuentes partidarias, ofreciendo un cuadro histórico en el que las izquierdas son reconsideradas dentro del abanico de posibilidades de organización, movilización y transformación social que ofrecía una formación social determinada. Al mismo tiempo, pone sobre el tapete los supuestos de buena parte de los estudios de historia de las izquierdas que concebían a <span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">las condiciones para el despliegue de un proyecto inspirado en el deseo de cuestionar el orden sociopolítico como una suerte de invariante histórica, colocándolas de ese modo por fuera de la historia humana.</span></span> En este relato alternativo, las clases no aparecen sustancializadas ni definidas a priori, sino que se constituyen sobre una experiencia colectiva que, en última instancia, se asienta en las peculiaridades del capitalismo argentino. Buscando explicaciones más allá de los errores programáticos o los aciertos interpretativos de las izquierdas, el ensayo se desplaza del análisis del registro discursivo para inscribirse en el plano de las condiciones económicas, sociales y políticas en que se forjaran las clases populares bajo el influjo de un proyecto de impronta moderada y laborista, y en el que sólo en circunstancias históricas específicas se sintieron atraídas por los discursos impugnadores del orden establecido.</span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="font-family: Times, serif;">Las dificultades de las izquierdas en erigir un partido de clase con arraigo de masas no se derivaban entonces de las otrora llamadas “condiciones subjetivas” —las concepciones políticas de las fuerzas de izquierda— sino de las propias “condiciones objetivas” que ofrecía la Argentina de la primera mitad del siglo XX: </span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">una “sociedad sin rígidas fronteras de clase y cuyas jerarquías se hallaban sometidas al efecto disolvente de la movilidad social y ocupacional”, en la que “la cultura asociativa trabajó en contra de la aspiración a construir una subcultura obrera autónoma —sindicato, club social y deportivo, biblioteca y centro cultural— como la que forjaron las experiencias socialdemócratas europeas más exitosas” (p. 57). </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">No es difícil adiviniar aquí la actualización de algunas hipótesis avanzadas en la obra obra ya clásica de Leandro Gutiérrez y Luis Alberto Romero, </span></span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Sectores populares, cultura y política. Buenos Aires en la entreguerra</strong></span></span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"> (1995). Pero las hipótesis de Gutiérrez y Romero son radicalizadas con el apoyo de una serie de investigaciones de sólido nivel académico que fueron abriéndose paso a lo largo del último medio siglo para constituirse en lo que Eduardo J. Míguez ha denominado la “nueva ortodoxia revisionista”. Es así que Roy Hora puede sustentar su argumentación no sólo en su considerable obra previa sino en la abundante producción de la tradición historiográfica en la que se inscribe —y que remite a los nombres de Roberto Cortés Conde, Ezequiel Gallo, Eduardo J. Míguez, Hilda Sabato, Pablo Gerchunoff y Lucas Llach, entre varios otros, así como a figuras provientes de otros espacios, como Natalio Botana o Luis Alberto Romero. La “reacción neoclásica” (como la llamó el propio Cortés Conde) terminó por constituir una escuela (en el sentido amplio del término) cuyas primeras obras nacieron a comienzos de la década de 1960 en el espacio del IDES y en las últimas décadas, a medida que iba arrojando el lastre del cepalismo y estilizando su teoría de la modernización, se fue asentando sobre todo en el ámbito de la Universidad Torcuato Di Tella y en la de San Andrés.</span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">El ensayo de Hora, más allá de señalar matices sutiles en torno a las interpretaciones de autores como Aricó, Falcón y Suriano, tiene por blanco implícito ese conjunto de estudios sobre las izquierdas que “suelen mirar el problema del lugar político de las clases laboriosas con los ojos sesgados de los impugnadores del sistema. Enfocados en los momentos de crisis antes que en los más frecuentes y extendidos de normalidad, suelen apoyarse en relatos sobre la organización obrera que sobreestiman la importancia de sus grupos disidentes, entonces minoritarios, y en la prensa militante que promovía sus reclamos. En este sentido, esa literatura ofrece un ejemplo típico de los sesgos de interpretación nacidos de una selección parcial de la evidencia documental, amén de más interesada en la retórica de combate que en las prácticas concretas y el contexto más amplio en que se desplegaba la acción colectiva” (p. 56).</span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">La crítica es certera y la polémica que viene a abrir es sin lugar a dudas auspiciosa. Difícilmente se podría estar en desacuerdo con una perspectiva que invita a desustancializar las clases sociales en pos de una concepción relacional de las fuerzas sociales y que convoca a pensar los alcances y los límites de las corrientes políticas no sólo en el juego de su propio campo sino también en sus propias condiciones materiales-sociales de existencia. Pero el marco histórico que ofrece como alternativa corre el riesgo equivalente de las corrientes que impugna, aunque en un sentido opuesto. Es que frente a los relatos históricos construidos sobre los momentos de crisis, Hora levanta un modelo alternativo focalizado “en los más frecuentes y extendidos de normalidad”. El punto de partida es el año 1880, donde no aparecen trazas de “acumulación primitiva”, violencia constitutiva, pillaje, apropiación, trabajo forzado ni “campaña del desierto”. El capitalismo argentino y su modelo liberal parecen haber nacido inmaculados. Es significativo que el autor no se proponga pensar la historia argentina conforme una dialéctica de crisis recurrentes y ciclos de normalidad siempre provisorios, sino como un proceso de inserción internacional, modernización capitalista e integración social exitosos en el mediano plazo, al menos hasta el inicio de la “decadencia argentina”. A la inversa de las perspectivas que critica, en este relato funcionalista del proceso histórico el conflicto social no sólo es excepcional sino que queda rebajado al rango conceptual de mero accidente histórico. </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">Frente al “luchismo” de ciertas perspectivas ciegas a los momentos de negociación, no deja de ser oportuno recordar que en 1902, mucho antes de las experiencias de diálogo y negociación entre Estado y trabajadores que ensayará el gobierno radical de Hipólito Yrigoyen, incluso dirigentes anarquistas como Constante Carballo y Francisco Ros podían ingresar a la Casa Rosada a dialogar con dos poderosos ministros de Estado. Sin embargo, resulta poco convincente la secuencia posterior que ofrece Hora como ilustración de sus tesis —la asamblea de estibadores que no refrendó el acuerdo de sus líderes, la humillación que afectó el prestigio de los ministros, la imagen de debilidad que ofrecía el propio presidente Roca ante la oposición— que terminaría por explicar el estallido de la primera huelga general de la Argentina (noviembre de 1902) y a la sanción de la Ley de Residencia ese mismo mes como el resultado de un encadenamiento (evitable) de accidentes. En la comprensión de este proceso han desaparecido las condiciones materiales invocadas en la argumentación central —manifiestas en los reclamos de los distintos gremios que se fueron escalonando a partir de las demandas iniciales de los estibadores, que pedían cargar bolsas que no superaran los 65/70 kilos. ¿ Es posible que circunstancias perfectamente plausibles como la “humillación” de los ministros o la necesidad de Roca de demostrar firmeza hayan derivado en la sanción de una Ley votada en forma express por las dos cámaras que venía a violentar nada menos que la sacrosanta Constitución liberal de 1853, y que se mantuvo vigente durante más de medio siglo, desafiando hasta el año 1958 los sucesivos intentos de derogación? Como diría el viejo Hegel: pequeñas causas, grandes efectos.</span></span><sup><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"><a class="sdfootnoteanc" href="#sdfootnote1sym" name="sdfootnote1anc">1</a></span></span></sup><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"> La huelga misma aparece en el relato como un hecho accidental que podría haberse evitado si los actores se hubieran comportado conforme a su racionalidad esperada, de no ser por el “influjo indebido” que los anarquistas ejercían “sobre el común de los trabajadores”. Pero el ejemplo muestra exactamente la situación inversa: son los líderes anarquistas los que negociaron con el gobierno mientras que fue la asamblea de los estibadores la que los desautorizó. Desde luego que puede estudiarse la racionalidad propia de las huelgas de masas, pero es muy difícil, sino imposible, pensar la dinámica de acumulación de demandas materiales y simbólicas propias de los grandes procesos colectivos desde la teoría del </span></span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"><em>racional choice</em></span></span><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">. </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">La racionalidad del comportamiento de aquellas franjas de los obreros migrantes que acompañaron la experiencia del radicalismo primero y del peronismo después es perfectamente comprensible. También la de aquellos que lograron ascender rápidamente en la escala social y alcanzaron altos grados de integración social, política y cultural, adhiriendo incluso a la ideología liberal, en alguna de sus variantes. Pero no debería ser difícil concebir una voluntad de transformación radical del orden social por parte de los que, en la división del trabajo, les tocó acarrear bolsas de 100 kilos en sus espaldas, ni de los que trabajaban 14 horas diarias, ni de los cientos de miles o incluso de los millones de “perdedores” que pagaron los costos de la modernización argentina. El riesgo de pensar la historia “desde el lugar de los impugnadores del sistema” cede aquí su lugar a otro riesgo (sobre el que la historiografía contemporánea suele ser mucho más indulgente): pensar la historia con los ojos sesgados de los integradores del sistema. </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">Roy Hora es convicente al mostrar los límites de los relatos convencionales de historia de las izquierdas autocentrados en su propio despliegue y documentados con sus propias fuentes, pero la productividad historiográfica del modelo tan sólidamente funcionalista que ofrece como alternativa genera toda una batería de interrogantes. Enfatizando los ciclos de normalidad por sobre las crisis, los procesos de integración sobre los de exclusión, el consenso sobre la violencia, la negociación sobre el conflicto, el modelo histórico que ofrece invierte más que supera aquel que vino a impugnar. Las condiciones de posiblidad de la izquierda quedan pues acotadas a la emergencia accidental de un conflicto de clase, para terminar clausurándose una vez que el error se corrige, el conflicto desaparece y el sistema retorna a las rutinas de la normalidad. </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">En su esquema, quizás podrían comprenderse el fracaso ineluctable del anarquismo más allá de 1912 o los límites insalvables de corrientes como el sindicalismo revolucionario en sus años de mayor radicalidad, el trotskismo (o el clasismo de la décadas de 1960 y 1970, si lo proyectáramos sobre el período posterior), pero difícilmente podría explicarse la imposibilidad de las corrientes más reformistas (el socialismo, o el comunismo desde 1935 en adelante) en franquear el “techo de cristal”. </span></span></span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="justify"><a name="_GoBack"></a> <span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;">En este modelo, la ideología que mejor corresponde a la racionalidad de los actores no es otra que el liberalismo. ¿Cómo pensar desde allí fenómenos ya no de la maginitud de las grandes huelgas generales, sino procesos culturales como la tradición antiimperialista de las izquierdas? No tendrían otro interés que el de ideologías de la desviación, en definitiva funcionales a ese latinoamericanismo dependentista que llevó a la Argentina a apartarse de su inserción “en el mundo”. Incluso los empeños de las izquierdas por realizar el “programa mínimo” habrían derivado en los altos costos laborales y en el déficit público que aún hoy continuarían gravitando en el corazón de la decadencia argentina. Queda flotando la pregunta si las izquierdas son siquiera pensables desde esa perspectiva, donde sus vertientes más radicales aparecen desplazadas al cuadro de una anomalía, y las izquierdas reformistas reducidas a una astucia de la razón liberal.</span></span> </span></p> <p style="margin-top: 0.19in; margin-bottom: 0.19in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span style="color: #211e1e;"><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Colectivo editor</strong></span></span></span></p> <div id="sdfootnote1"> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%; page-break-before: always;" align="justify"><a class="sdfootnotesym" href="#sdfootnote1anc" name="sdfootnote1sym">1</a> <span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;"><span lang="es-ES">Para una discusión argumentada y documentada con la historiografía que ha relativizado o acotado la incidencia efectiva de Ley de Residencia y la Ley de Defensa Social (Barry, Zimmerman, Suriano) para considerarlas como el punto de partida de una serie regular de dispositivos de disciplinamiento por parte de la élite, véase el reciente trabajo de Marina Franco, “</span></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">El estado de excepción a comienzos del siglo XX: de la cuestión obrera a la cuestión nacional”, en </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;"><strong>Avances del Cesor</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span style="font-size: small;">,&nbsp;vol. 16, nº 20,&nbsp;Universidad Nacional de Rosario, 2019.</span></span></p> <p class="sdfootnote" align="justify">&nbsp;</p> <p class="sdfootnote" align="justify">&nbsp;</p> </div> Colectivo editor Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 La Guerra Fría en América Latina y el diálogo académico Norte / Sur http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/639 <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">En el actual panorama académico, donde escasean las auténticas polémicas, acaba de iniciarse una sobre la Guerra Fría Latinoamericana que nos obliga a revisar los aciertos y límites de ese nuevo campo de estudios. En marzo de 2019 el historiador Gilbert Joseph, expresidente de la red estadounidense más importante de historia latinoamericana, la </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><em>Latin American Studies Association</em></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"> (LASA),</span> <span style="font-family: Times New Roman, serif;">publicó en la revista inglesa </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>Cold War History</strong></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;">, órgano de la </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><em>London School of Economics</em></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;">, un balance historiográfico titulado “Border crossings and the remaking of Latin American Cold War Studies”. Tres números después, la revista publicó la respuesta polémica del joven historiador chileno Marcelo Casals. </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span lang="en-US">Su cuestionamiento del balance de Joseph se tituló “Which borders have not yet been crossed? A supplement to Gilbert Joseph’s historiographical balance of the Latin American Cold War”. A ello Joseph respondió en el mismo número con “The continuing challenge of border crossing: a response to Marcelo Casals’ commentary”.</span></span><sup><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><a class="sdfootnoteanc" href="#sdfootnote1sym" name="sdfootnote1anc">1</a></span></sup> <span style="font-family: Times New Roman, serif;">Tres piezas polémicas que avivan la discusión sobre las condiciones sociohistóricas de la emergencia de esa historia mundial que refiere Marx en la cita del epígrafe.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">Desde 1945 y durante más de cuatro décadas, la disputa entre los Estados Unidos y la Unión Soviética por la hegemonía militar, económica, política y cultural dio lugar a lo que lo que se conoce como Guerra Fría, alcanzando también al continente latinoamericano. Joseph, en el balance que dispara la polémica, revisa la producción historiográfica de las últimas dos décadas para detectar los problemas y conceptos que permitieron avanzar en el conocimiento de la “Guerra Fría en América Latina”. Los expertos en relaciones internacionales venían ocupándose del modo en que las dos superpotencias proyectaron sobre América Latina y el resto del “Tercer Mundo” la confrontación que mantenían entre sí. Como subraya Joseph, la actual producción no deja dudas de las limitaciones de ese enfoque ceñido a las políticas exteriores de la Unión Soviética y de los Estados Unidos. Las nuevas reconstrucciones y análisis impiden reducir la historia de la Guerra Fría en nuestro continente al estudio de “una playa cubana”. El fecundo intercambio de ideas que se viene desarrollando entre los estudiosos de las relaciones internacionales y las ciencias sociales permite identificar una “larga” Guerra Fría Latinoamericana, en la que el conflicto entre las superpotencias operó incluso sobre procesos endógenos latinoamericanos, iniciados incluso a comienzos de siglo XX. Asimismo, los cruces entre académicos/as del “Norte global” y del “Sur global” ha dado lugar a innovadores estudios transnacionales que lograron, por ejemplo, precisar la injerencia estadounidense durante 1973 en la destrucción de la democracia chilena y que iluminaron el rol de actores estatales y no estatales en los genocidios perpetrados desde la década del setenta en Guatemala y otros países latinoamericanos. Entre las “fronteras a cruzar” por el emergente campo de estudios se encontraría una mayor indagación de las instancias ideológicas, especialmente del rol de los expertos e intermediarios culturales.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">Casals responde a ese balance reconociéndole a Joseph su distancia con los estudios provenientes de las relaciones internacionales que borraban la agencia de los sujetos latinoamericanos, al punto de reducirlos a meras piezas de ajedrez en el juego de las superpotencias. Coincidiendo con Joseph, la historiografía sobre la Guerra Fría logró renovarse tanto por su atención a los flujos multidireccionales en la circulación transnacional de ideas y recursos como por la superposición de estos flujos con los avances y retrocesos de las lógicas imperialistas hacia América Latina. Pero Casals también advierte en el balance de Joseph una reformulada persistencia de ese borramiento de la agencia latinoamericana. Un repaso de la bibliografía que compone el balance de Joseph arroja el siguiente porcentaje: de las 264 obras citadas, el 92% fue publicado en inglés mientras que sólo el 8% apareció en español y no se consigna ninguna obra en portugués. A ello Casals contrapone la sólida base de investigaciones en español que “complementa, complica y a veces desdibuja el consenso explícito e implícito sobre el cual avanza la historiografía de la Guerra Fría”. En primer lugar, los estudios chilenos, uruguayos y argentinos sobre la historia de la cultura de izquierdas y la recepción de sus ideas durante el siglo XIX y XX (como los de Olga Ulianova, Sergio Grez, Gerardo Leibner y Horacio Tarcus) ofrecerían potentes ejemplos de la conformación de actores políticos en la intersección entre recepción de la dinámica global y adaptación a las luchas locales. En segundo lugar, las investigaciones sobre las izquierdas, los populismos y las derechas (como las de Rodrigo Patto Sa Motta, Ernesto Bohoslavvsky, Joao Fabio Bertonha, Sthépane Boisard y Ernesto Semán) permitirían identificar otras relaciones y múltiples “zonas de contacto” que matizarían la centralidad de la diputa con los Estados Unidos, o que incluso invertirían la relación de influencia entre los actores latinoamericanos y los europeos, africanos y asiáticos. En tercer término, los estudios sobre historia reciente, aunque centrados en experiencias políticas locales y sin enmarcarse necesariamente en la Guerra Fría o en el protagonismo de los Estados Unidos, contribuyen al análisis de los procesos populistas y de la radicalización político-ideológica extendida a nivel continental. Finalmente, el balance de Joseph omite un libro que sí recupera la amplia bibliografía en español y algo de la editada en portugués y que, según Casals, ofrece una perspectiva distante a la del estadounidense, la </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>Historia mínima de la Guerra Fría en América Latina</strong></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"> del italiano Vanni Pettinà, editada en 2018 por el Colegio de México. Pettinà propone que en la Guerra Fría Latinoamericana fue decisiva la intersección de dos rupturas producidas entre 1946 y 1948. Mientras que la “ruptura externa” implicó que los Estados Unidos reordenaran el sistema internacional interamericano con el objetivo de inscribirlo en la batalla anticomunista, la “ruptura interna” afectó a las políticas industrialistas y estatistas latinoamericanas en beneficio de los sectores conservadores de cada país. Los estudios de la Guerra Fría Latinoamericana se encontrarían ante el desafío de precisar, por un lado, el modo en que esas dos rupturas se inscribieron en las situaciones locales y, por otro, el ritmo que imprimieron a los procesos de cambio político, social y cultural. En suma, la referencia a Pettinà y especialmente a numerosas obras editadas en Sudamérica le permite a Casals concluir que si los centros anglófonos dejaran de una vez de ignorar la investigación latinoamericana calificada, sería posible levantar esa clásica barrera lingüística —y sociocultural— que viene obstaculizando el “diálogo intelectual franco” en un nivel de igualdad.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">En la tercera pieza de la polémica, Joseph revisa las críticas de Casals para proponer que, en realidad, se trata de cuestiones abordadas. En efecto, su balance no realizaría una impugnable selección idiomática, sino que atendería únicamente a las “obras de alto perfil” que marcarían una tendencia por apoyarse en nuevos archivos, renovar las preguntas y ofrecer análisis transnacionales. A la “cuota idiomática” reclamada por Casals, responde Joseph que varias de las obras citadas provienen de autores latinoamericanos que vienen participando de reuniones académicas realizadas en Estados Unidos, Europa o América Latina y que decidieron publicar sus investigaciones en inglés y en revistas del “Norte global” frente al viejo problema de la carencia de un campo editorial en español. Es más, no habría que obsesionarse con una supuesta “narrativa hemisférica hegemónica”, ya que la mayoría de los jóvenes investigadores incluidos en el balance reconocería los problemas que formula Casals.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">El historiador estadounidense intenta acordar con el historiador chileno, pero sus omisiones bibliográficas y los efectos en las relaciones académicas siguen allí. A distancia de los estudios de los flujos multidireccionales de la historia global, el reconocimiento de los historiadores latinoamericanos es unidireccional: la única dirección para lograr ese reconocimiento señalaría a los nuevos espacios del LASA. Y ello es confirmado cuando se revisan los tres volúmenes de </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>The Cambridge History of the Cold War</strong></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;">, aparecidos en 2010 bajo la coordinación de Odd Arne Westad —a quien Pettinà retoma en el citado libro— y Melvyn P. Leffler. No cabe duda, por un lado, de que es fundamental la apertura y mantenimiento de un espacio de discusión como el LASA para construir un campo con investigaciones de alto perfil y, por el otro, de que las vastas desigualdades globales en el acceso a los recursos académicos ofrecen una convincente explicación de la ubicación estadounidense de ese espacio. Pero reducir las investigaciones de ese tipo a las que circulan —en inglés— en ese espacio implica un escaso reconocimiento a los latinoamericanos, escasez en la que la perspectiva decolonial encontraría una prueba del colonialismo desde el que el Norte viene imponiéndole al Sur su producción y circulación de saber, entre otros órdenes.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">Ello nos conduce a la cuestión con que quisiéramos cerrar estas reflexiones. No se trata sólo de ampliar la bibliografía, sino sobre todo de revisar la narrativa que subyace al balance de Joseph para buscar una mayor historización en el estudio del amplio continente latinoamericano. En ese sentido, al registro de “un único proceso con una cronología unificada y definida para toda la región”, la historiadora argentina Marina Franco y la italiana Benedetta Calandra, en </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>La guerra fría cultural en América Latina</strong></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"> (Buenos Aires, Biblos, 2012), contraponen la posibilidad de diversas cronologías operantes en distintas regiones. A la circulación latinoamericana del esquema bipolar de la Guerra Fría, el historiador uruguayo Eduardo Rey Tristán, en su colaboración en aquel libro y en otros trabajos, suma la vitalidad que adquirió el esquema bipolar cuando, articulado con el panamericanismo, el antiimperialismo y otras matrices ideológicas previas, dio lugar a una peculiar Guerra Fría Cultural en América Latina. A la presión de las superpotencias sobre la cultura y los intelectuales latinoamericanos, Karina Jannello y Vania Markarian agregan el análisis de la autonomía desde la que intelectuales de distintos países latinoamericanos decidieron incorporarse al Congreso por la Libertad de la Cultura y a otras redes financiadas por la CIA o por los soviéticos.</span><sup><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><a class="sdfootnoteanc" href="#sdfootnote2sym" name="sdfootnote2anc">2</a></span></sup></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">Finalmente, a la supuesta omnipresencia de la Guerra Fría en los procesos político-culturales latinoamericanos de la segunda mitad del siglo XX, diversos estudios sobre la nueva izquierda y la radicalización católica en América Latina enrostran la circulación y eficacia de ideas de izquierda europeas y tercermundistas. En efecto, como precisaron hace varios años, entre otros, Oscar Terán en el caso argentino, Marcelo Ridenti en el brasileño y Claudia Gilman a escala latinoamericana, las ideas del francés Jean-Paul Sartre y del argelino Frantz Fanon fueron centrales en la radicalización político-cultural de importantes franjas de las clases medias y populares.</span><sup><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><a class="sdfootnoteanc" href="#sdfootnote3sym" name="sdfootnote3anc">3</a></span></sup><span style="font-family: Times New Roman, serif;"> Pero la atención a esta radicalización no desplaza sino que reubica a la Guerra Fría. Fue para contrarrestar al entusiasmo revolucionario abierto por la Revolución Cubana y el tercermundismo que las derechas nacionalistas retomaron el esquema bipolar de la Guerra Fría como legitimación de la represión estatal y paraestatal que marcó la década del setenta de la mayoría de los países latinoamericanos. Otro descentramiento de la Guerra Fría para pensar la cultura política de los países latinoamericanos emerge del renovador programa de estudio de las ediciones comunistas en Brasil y Francia que coordinaron Jean Yves Mollier y Marisa Midori Deaecto y dio lugar a </span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>Edição e Revolução: Leituras Comunistas no Brasil e na França</strong></span> <span style="font-family: Times New Roman, serif;"><strong>(</strong></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;">Minas Geraes, Atelie Editorial-Editora UFMG, 2013). Y el descentramiento también se advierte, por un lado, en las investigaciones de Alejandro Dagfal, Hugo Vezzetti y Luciano García sobre el “campo psi” argentino, resultado de complejos flujos ideológicos con Francia y la Unión Soviética</span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"> y, por otro, en la reconstrucción de la imagen de Oriente cuya circulación descubre Martín Bergel —desde una original lectura de Edward Said— en un amplio campo de publicaciones y de intelectuales argentinos y latinoamericanos que buscaron una alternativa a la crisis civilizatoria occidental.</span><sup><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><a class="sdfootnoteanc" href="#sdfootnote4sym" name="sdfootnote4anc">4</a></span></sup></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify"><span style="font-family: Times New Roman, serif;">En el libro de 2018 destacado por Casals, Pettinà invoca a la historiadora inglesa Tania Harmer para sostener que la historia latinoamericana de la Guerra Fría “sigue esperando a ser escrita”. Son indudables l</span><span style="font-family: Times New Roman, serif;">a concentración de los archivos en el Norte global así como las asimetrías entre el Norte y el Sur en cuanto a recursos financieros para investigar y al mercado editorial para difundir las investigaciones. Pero ello no ha impedido el mantenimiento de programas de investigación, la fundación de archivos y la edición de obras significativas. De ahí que tampoco debiera impedir a los historiados anglófonos cruzar las fronteras idiomáticas y socioculturales para recuperar las diversas investigaciones latinoamericanas que permiten descubrir el peso específico que tuvo la Guerra Fría en América Latina.</span></p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="justify">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%;" align="right"><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-ES"><strong>Adrián Celentano</strong></span></span></p> <div id="sdfootnote1"> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%; page-break-before: always;" lang="es-ES-u-co-trad" align="justify"><span style="font-family: TimesNewRoman13, serif;"><span style="font-size: small;"><a class="sdfootnotesym" href="#sdfootnote1anc" name="sdfootnote1sym">1</a> <span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US">Gilbert M. Joseph, </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US">“Border crossings and the remaking of Latin American Cold War Studies”, en </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US"><strong>Cold War History</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US">, Vol. 19, n° 1, 2019, pp. 141-170; Marcelo Casals, “Wich borders have not yet been crossed. A supplement to Gilbert Joseph's historiographical balance of the Latin American Cold War”, en </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US"><strong>Cold War History</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US">, Vol. 20, n° 3, 2020, pp. 367-372; Gilbert M. Joseph “The continuing challenge of border crossing: a response to Marcelo Casals’ commentary”, en</span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US"><strong> Cold War History</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="en-US">, Vol. 20, n° 3, 2020, pp. 373-377. </span></span></span></span></p> </div> <div id="sdfootnote2"> <p class="sdfootnote" style="page-break-before: always;" align="justify"><a class="sdfootnotesym" href="#sdfootnote2anc" name="sdfootnote2sym">2</a><span style="font-family: Times, serif;"> Karina Jannello, “Los intelectuales de la Guerra&nbsp;Fría. Una cartografía latinoamericana (1953-1961)” en </span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Políticas de la&nbsp;Memoria</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, nº 14 (verano 2013/2014), pp. 79-101; Vania Markarian, </span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Universidad, revolución y dólares. Dos estudios sobre la Guerra Fría cultural en el Uruguay de los sesenta</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Montevideo, Debate, 2020.</span></p> </div> <div id="sdfootnote3"> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%; page-break-before: always;" lang="es-ES-u-co-trad" align="justify"><span style="font-family: TimesNewRoman13, serif;"><span style="font-size: small;"><a class="sdfootnotesym" href="#sdfootnote3anc" name="sdfootnote3sym">3</a><span style="font-family: Times, serif;"> Oscar Terán,</span><span style="font-family: Times, serif;"><strong> Nuestros años sesentas</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Buenos Aires, Punto sur, 1991; Marcelo Ridenti, </span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>O fantasma da revolução brasileira</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Sao Paulo, UNESP,</span> <span style="font-family: Times, serif;">2010 (2005); </span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR">Claudia Gilman, </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR"><strong>Entre la pluma y el fusil. Debates y dilemas del escritor revolucionario en América Latina</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR">, Buenos Aires, Siglo XXI, 2003. </span></span></span></span></p> </div> <div id="sdfootnote4"> <p style="margin-bottom: 0in; line-height: 100%; page-break-before: always;" lang="es-ES-u-co-trad" align="justify"><span style="font-family: TimesNewRoman13, serif;"><span style="font-size: small;"><a class="sdfootnotesym" href="#sdfootnote4anc" name="sdfootnote4sym">4</a><span style="font-family: Times, serif;"> Alejandro Dagfal, </span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Entre París y Buenos Aires. La invención del psicólogo (1942-1966)</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Buenos Aires, Paidós, 2008; Luciano García, </span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR"><strong>La psicología por asalto. Psiquiatría y cultura científica en el comunismo argentino</strong></span></span> <span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR"><strong>(1935-1991)</strong></span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR">, Buenos Aires, Edhasa, 2016; </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><span lang="es-AR">Hugo Vezzetti, </span></span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>Psiquiatría, psicoanálisis y cultura comunista. Batallas ideológicas en la Guerra Fría</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Buenos Aires, Siglo XXI, 2016; y Martín Bergel,&nbsp;</span><span style="font-family: Times, serif;"><strong>El Oriente desplazado. Los intelectuales y los orígenes del tercermundismo en la Argentina</strong></span><span style="font-family: Times, serif;">, Bernal, UnQui, 2015.</span></span></span></p> </div> Adrián Celentano Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 La izquierda latinoamericana en los estudios ruso-soviéticos http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/640 <p><span style="font-weight: 400;">Los estudios de la izquierda se convirtieron en una rama específica de la historia del siglo XX. En la URSS, esta problemática implícitamente académica siempre tuvo rasgos y contenidos políticos impuestos por la ideología y la línea política imperante del partido único del gobierno, el Partido Comunista de la Unión Soviética, que desde las épocas de la Internacional Comunista pretendió ser el timonel de todo el movimiento comunista internacional y arbitro para otros movimientos de la izquierda. Para efectuar esta tarea en la URSS existieron instituciones académicas cuyo objetivo era suministrar el estudio y la elaboración de las recomendaciones sobre los puntos problemáticos de la política, y al mismo tiempo cumplir el papel propagandístico de la ideología dominante. Sin embargo, dentro de este sistema ideológico rígido, en el ámbito académico-universitario surgieron ideas y conceptos heterodoxos que fueron como una fogata viva del pensamiento marxista en un país esterilizado ideológicamente. Este texto trata de recuperar el pensamiento soviético en la esfera de los estudios académicos de la izquierda latinoamericana.</span></p> Andrey Schelchkov Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.640 Sobre el anarquismo en la historiografía de la izquierda argentina http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/641 <p><span style="font-weight: 400;">El presente artículo interroga las perspectivas historiográficas que se interesaron en la experiencia libertaria argentina para determinar los principales ejes de discusión que se trazaron entre ellas. Su objetivo principal consiste en comprender estas obras en un esquema historiográfico más amplio sobre las izquierdas en general. Para esto determina principalmente tres momentos. Uno fuertemente vinculado a las relecturas del anarquismo dentro de la llamada nueva izquierda. Un segundo momento propio de las décadas del ochenta y el noventa que afirmaba la clausura definitiva del ciclo de las alternativas de izquierda mientras las investigaciones que se desarrollaban fuera del país proponían un nuevo cúmulo de preguntas. Y un tercer momento académico interesado por el pasado de las reivindicaciones de los derechos individuales, los modos de organización autogestivos y la politización histórica de la agenda anarquista, sobre el feminismo y la emancipación sexual, la lucha por el aborto, el anti-militarismo, la educación libre, el cooperativismo, el ecologismo y el naturismo.</span></p> Lucas Domínguez Rubio Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.641 Presentación. Discutir la decolonialidad http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/648 <p><span style="font-weight: 400;">En los últimos 20 años una serie de intelectuales latinoamericanos radicados en distintas universidades estadounidenses ha venido impulsando el análisis del fenómeno del colonialismo como constitutivo del actual entramado económico, político y cultural de América Latina. Su promotor inicial, el sociólogo peruano Aníbal Quijano (1928-2018), era, en realidad, un referente de la teoría de la dependencia interesado por el marxismo historicista de José Carlos Mariátegui. La crisis de los movimientos sociales y políticos que sucedió al derrumbe del régimen soviético y a la consolidación del neoliberalismo en América Latina y el mundo instalaba un escenario de derrota global de las izquierdas. Y ello impulsó a Quijano a corregir el marxismo mariateguiano y las tesis marxo-dependentistas con la teoría foucaltiana del poder. De ese cruce surgió a comienzos de la década del noventa el programa de investigación sobre el “patrón colonial de poder”. Quijano consideró que, luego de los procesos independentistas del siglo XIX, las extremas desigualdades e injusticias de las sociedades latinoamericanas no estarían determinadas por las clases sociales –como venía insistiendo la variante más extendida del marxismo–, sino por una persistente, pero reconfigurada, colonialidad racializadora. Iniciados en la Universidad de Binghamton, Nueva York, los estudios decoloniales pronto se enriquecieron con el análisis del capitalismo como “sistema-mundo” del marxista Immanuel Wallerstein (1930-2019), la filosofía de la liberación de Enrique Dussel (1934-), el enfoque semiológico de Walter Mignolo (1941-) y, en la última década, con las epistemologías del sur de Boaventura de Sousa Santos (1940-), la interseccionalidad de la filósofa María Lugones (1944-2020) y la perspectiva de género de la antropóloga Rita Segato (1951-), entre otros/as.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Hoy los estudios decoloniales cuentan con numerosos libros y frecuentes eventos académicos. Además, tienen un lugar tanto en los departamentos de estudios latinoamericanos de Estados Unidos como en muchas universidades de nuestro continente. Y es la creciente presencia en Argentina la que motiva la revisión y crítica que les formulan las dos primeras intervenciones del dossier. Desde la agitada ciudad de Neuquén –territorio mapuche incorporado hace apenas 140 años al Estado argentino–, Andrea Barriga y Ariel Petruccelli, dos historiadores marxistas vinculados al movimiento social local, repasan los conceptos y tesis centrales del decolonialismo para remarcar lo que serían sus imprecisiones y problemas así como la importancia de que las ciencias humanas mantengan cierto criterio científico de verdad. El recorrido autobiográfico que emprende Barriga se orienta a mostrar que los estudios decoloniales no logran una nueva y aguda conceptualización sobre las peculiaridades de América Latina. De modo que el interés que esos estudios vienen despertando no se explicaría por criterios teóricos, sino por la propuesta de un pensar ético que llena el vacío dejado por la decepción política ante las experiencias comunistas –pero que, a su vez, se desentiende de una articulación intensa con la política contemporánea–. A ello Petruccelli suma el análisis de otras imprecisiones que serían inherentes a la identificación de un patrón de poder “moderno/colonial”, de una “episteme occidental” y de un consiguiente “desprendimiento” epistémico.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Ambas intervenciones reconocen que es necesario incorporar a los análisis sobre la modernidad latinoamericana el rol del colonialismo y del racismo, pero advierten los problemas teóricos y políticos que acarrea la reducción de la ciencia y la racionalidad a “construcciones de saber” cuya única legitimación serían las relaciones coloniales de poder. De ahí que insistan en que el análisis de esas relaciones debería evitar el relativismo cultural defendido por los estudios decoloniales.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Walter Mignolo, uno de los principales referentes actuales del decolonialismo, envía desde Carolina del Norte su respuesta mientras que Bárbara Aguer, joven filósofa integrante de la segunda generación de pensadores decoloniales, prepara su réplica desde Buenos Aires. La corrección a las objeciones de sus críticos le permite a Mignolo repasar su propio itinerario intelectual, del que destaca su vínculo con Quijano y sus pioneros aportes a los estudios decoloniales. Distante de una perspectiva autobiográfica, Aguer propone una sistemática revisión de las críticas de Barriga y Petruccelli que termina por esbozar un actualizado y preciso panorama de las preocupaciones decoloniales. Y con ello también expone su apuesta filosófica por conceptos atentos a las advertencias ontológico-políticas de Dussel, entre las que destaca la trampa universalizadora del particular “varón, blanco y europeo”. Es que sólo esa atención permitiría formularle al presente y el futuro la orientación para cambiar el mundo.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Más allá de las distintas cuestiones que eligen enfatizar, Mignolo y Aguer confirman la distancia de los estudios decoloniales con la posibilidad de identificar un discurso racional y científico como el reclamado por Petruccelli y Barriga. Pero también dan nuevas muestras de dos certezas decoloniales y un programa sobre los que vuelve el breve epílogo de Natalia Bustelo. Siguiendo a Mignolo y Aguer, la corriente heterogénea de pensamiento que recorre a la perspectiva decolonial coincide en que, por un lado, el marxismo y las otras expresiones de izquierda son incapaces de pensar el colonialismo y, por otro, debe abandonarse la distinción política entre izquierdas y derechas. Dos certezas que los estudios decoloniales acompañan con el llamado a construir –desde una voluntad definida éticamente a favor de un mundo menos injusto y desigual– una reflexión teórica e histórica encargada de exponer –y superar– la diferencia racial históricamente constitutiva de América Latina.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">A distancia del desplazamiento de la política por la ética y del abandono de las izquierdas, el CeDInCI y su revista </span><strong>Políticas de la memoria </strong><span style="font-weight: 400;">vienen apostando a la preservación documental y a la investigación de la amplia y variada cultura de izquierdas que se desplegó en América Latina desde fines del siglo XIX. De ahí que si el presente dossier abre la discusión sobre una extendida línea de investigación que se distancia de esa apuesta, lo hace para mantener viva la fundamental –pero cada vez menos frecuente– práctica intelectual de debatir entre diversas tradiciones intelectuales así como la tarea de revisar, precisar y actualizar las propias definiciones.</span></p> <p>&nbsp;</p> Colectivo Editor Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Teoría y práctica decolonial: un examen crítico http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/649 <p><span style="font-weight: 400;">Este trabajo contiene un análisis critico de la llamada opción decolonial, atendiendo a sus dimensiones teóricas, epistemológicas, políticas e institucionales. Compartiendo la voluntad de cuestionar y superar indudables asimetrías en el terreno intelectual, producto de una larga historia de colonización, el texto procura mostrar las falencias de la opción decolonial como crítica del colonialismo epistémico pero, sobre todo, como propuesta de superación. La perspectiva desde la que se desarrolla la crítica es la de un marxismo heterodoxo.</span></p> Ariel Petruccelli Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.649 Aníbal Quijano y la colonialidad del poder: todo lo sólido se desvanece en el aire http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/650 <p><span style="font-weight: 400;">Este trabajo analiza críticamente el derrotero intelectual de Aníbal Quijano, con especial atención a sus contribuciones a la llamada opción decolonial, perspectiva teórica de la que puede ser considerado uno de los fundadores. Se estudia especialmente su concepción de la colonialidad del poder y su perspectiva sobre la etnicidad.</span></p> Andrea Barriga Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.650 Memorias y reflexiones en torno de la de/colonialidad del poder http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/683 <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%;"><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span lang="es-ES">Los ensayos críticos de </span></span><span style="font-family: Times New Roman, serif;"><span lang="es-ES">Andrea Barrica y Ariel Petruccelli en torno a la colonialidad del poder, Aníbal Quijano y mi propio trabajo, me llevaron a reflexionar en torno precisamente a estos tres puntos bisagras. Las memorias y reflexiones en torno a la colonialidad del poder que anuncia el título, motivadas por puntos específicos señalados por Barrica y Petrucelli, son un momento de una pregunta constante que me hago a mi mismo y a mis estudiantes de grado. También cuando en talleres o conversatorios la deriva conversacional me lleva a este punto. La pregunta es: ¿Por qué hacemos los que hacemos? En cuanto a lo personal, ¿por qué hago lo que hago? La respuesta aquí gira en torno al momento en que el concepto de “colonialidad” entró en mi vida. No en mi profesión o en la disciplina, sino en mi vida y me condujo a entender dónde resulté ubicado en el patrón colonial de poder. De aquí que, a mis estudiantes de grado, después de presentarles el primer día el patrón colonial de poder les invito a reflexionar, primero, dónde ha sido ubicados (por género y preferencias sexuales, clase social y etnicidad racializada, lengua, nacionalidad, religión), etc. Y segundo, que presten atención donde perciben la colonialidad en sus vidas diarias y si la colonialidad les toca de alguna manera, si la sienten una vez que son conscientes de ella. Estas memorias y reflexiones giran en torno a estos asuntos.</span></span></p> Walter Mignolo Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.683 La perspectiva descolonial en la encrucijada de la crítica http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/651 <p><span style="font-weight: 400;">El trabajo se presenta como una réplica centrada en aquello que ha motivado las críticas a la perspectiva descolonial por parte de Ariel Petruccelli y Andrea Barriga. El propósito del trabajo está dirigido a recuperar sus cuestionamientos como excusa y motivo para repensar los límites y alcances de esta perspectiva a más de dos décadas de su emergencia. En primer lugar, reconstruyo someramente el contexto de emergencia y enunciación de la teoría de la colonialidad del poder de Aníbal Quijano. En segundo lugar, me centro en algunas de las criticas puntuales. A partir de trabajo de sistematización de las mismas, la réplica se organiza en cinco ejes orientados a dimensiones centrales de la perspectiva: el patrón de poder moderno/colonial, la periodización y caracterización histórica de la modernidad, la definición de </span><em><span style="font-weight: 400;">episteme eurocentrada </span></em><span style="font-weight: 400;">y</span> <span style="font-weight: 400;">de</span><em><span style="font-weight: 400;"> retórica de la modernidad</span></em><span style="font-weight: 400;">, el uso histórico de la categoría de raza y la programática descolonial de desprendimiento.&nbsp;</span></p> Bárbara Aguer Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.651 Epílogo ¿Puede el decolonialismo pensar la historia de las izquierdas anticoloniales? http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/652 <p>Epílogo del dossier "discutir la decolonialidad"</p> Natalia Bustelo Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/654 <p><span style="font-weight: 400;">Nuevas investigaciones sobre anarquismos. Dossier II Congreso Internacional (Montevideo, 2019)</span></p> <p>&nbsp;</p> <p><span style="font-weight: 400;">En las últimas dos décadas se ha registrado una notable expansión de los estudios anarquistas en América Latina y el resto del mundo. Distintas razones políticas y académicas explican tal crecimiento: desde la vuelta del anarquismo a las calles hasta la revitalización de su estudio e investigación, en pasado y en presente.</span><span style="font-weight: 400;"> Han aparecido nuevos temas y problemas pero también se han replanteado viejas cuestiones. El “nacionalismo metodológico”, típico de los estudios del siglo XX, ha sido puesto en cuestión por el “giro transnacional” del siglo XXI. Y ello convoca a abordar al anarquismo en su real dimensión, esto es, en tanto fenómeno internacionalista y antiestatista en las ideas y transfronterizo en sus prácticas.</span><span style="font-weight: 400;"> Junto a ello, no sólo las geografías, sino también las cronologías clásicas del movimiento anarquista han sido problematizadas y redefinidas. Asimismo, múltiples son las líneas de investigación que comenzaron a ser cubiertas por investigadores formados y en formación. Entre esas líneas encontramos dos tan diversas como los momentos de convergencia del anarquismo con el socialismo y los abordajes desde una perspectiva de género. Igualmente promisorias, como se advierte en los artículos del presente dossier, son el estudio de los vínculos del anarquismo con el naturismo y la reconstrucción y análisis de las publicaciones periódicas libertarias.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Sin duda, el CeDInCI fue –y continúa siendo– un protagonista central de la actual revitalización local de esos estudios sobre anarquismo. Desde hace veinte años, esta institución brinda la posibilidad de consultar fuentes que antes sólo estaban disponibles en bibliotecas y archivos del exterior. Su acervo sobre los anarquismos argentinos y latinoamericanos, día a día, se sigue nutriendo de diferentes maneras. Pero debemos advertir que no se trata sólo de esta rigurosa afición, orientada a recuperar y preservar la memoria libertaria local y regional.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Entre 2007 y 2015 el CeDInCI fue sede de cinco </span><strong>Encuentros de investigadores/as sobre Anarquismo</strong><span style="font-weight: 400;">, organizados por Laura Fernández Cordero, Fernanda de La Rosa y Luciana Anapios. Año a año, estos encuentros perdieron su inicial carácter local, pues fueron reuniendo investigadores e investigadoras de otras provincias y de países como Uruguay, Brasil y Chile. Los encuentros fomentaron a su vez el surgimiento del </span><strong>Programa de Investigación del Anarquismo</strong><span style="font-weight: 400;"> del CeDInCI —coordinado desde sus inicios por Laura Fernández Cordero, y luego también por Ivanna Margarucci—. El Programa surgió entonces como respuesta a dos amplias necesidades emergentes, relacionadas con aquella expansión: la promoción y difusión de materiales, producciones e informaciones vinculadas a los estudios anarquistas, por un lado, y la generación de espacios plurales de intercambio y discusión entre investigadores de diversa procedencia, disciplinar e institucional, por otro. Pero además los encuentros devinieron congresos internacionales conforme las jornadas de trabajo se hicieron más intensas, los programas, más apretados y la gran mesa de madera de la sala central del CeDInCI fue quedándonos chica.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Casi todas las personas que han investigado o publicado trabajos sobre anarquismo en estos últimos años formaron parte de aquel que, en verdad, es un proceso de construcción colectiva. Y ese proceso nos hizo llegar al </span><strong>I Congreso Internacional de Investigadorxs sobre Anarquismo</strong><span style="font-weight: 400;">, organizado en Buenos Aires por el CeDInCI y el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad de San Martín, del 26 al 28 de octubre de 2016,</span><span style="font-weight: 400;"> y al </span><strong>II Congreso Internacional de Investigadorxs sobre Anarquismo(s)</strong><span style="font-weight: 400;">, realizado en Montevideo, esta vez por colegas de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República del Uruguay, con apoyo del CeDInCI, entre el 11 y 13 de julio de 2019.</span><span style="font-weight: 400;"> La apuesta fue grande. De igual tenor fue la satisfacción al ver el programa definitivo de ambos eventos y luego, cuando advertimos a modo de balance que con ellos había sido colocado un nuevo mojón en este proceso de ampliación y reactualización de los estudios libertarios. Los planes para el futuro siguen esa misma senda e incluyen un III Congreso, a realizarse posiblemente en Brasil durante 2022.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Con el objetivo de ofrecer una pequeña muestra de ese largo recorrido, presentamos en este número de </span><strong>Políticas de la Memoria </strong><span style="font-weight: 400;">un dossier que recoge dos nuevas investigaciones sobre anarquismos, cuya primera versión formó parte del programa del II Congreso Internacional de Montevideo.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">El primero de ellos, “El naturismo como proyecto de reforma de los estilos de vida en Albano Rosell”, escrito por el investigador argentino Sebastián Stavisky, se pregunta por las relaciones entre naturismo y anarquismo a través del estudio de la obra del libertario catalán Albano Rosell y Llongueras (1880-1964) publicada en el Atlántico europeo y sudamericano, en Barcelona, Valencia y Montevideo. El detenido recorrido de documentos de época y el análisis de la bibliografía reciente le permiten a Stavisky mostrar que la convergencia entre esos dos mundos, cuando existió, estuvo asociada a algo más que a una “mera afinidad ideológica” o a la creencia compartida en el potencial terapéutico de los saberes y la praxis naturistas. Según sostiene el autor, se trató en verdad de una apuesta tanto ética como política: un proyecto individual que a través de la reforma del estilo de vida intentó poner en jaque el modo de organización social y de conducta propuestos por el capitalismo. Es decir, con el naturismo Rosell y otros/as como él, buscaron –a su modo– poner en práctica y vivir en el presente la utopía anarquista del futuro.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">El segundo trabajo, titulado “O inimigo do Rei: anarquismo y prensa en las relaciones iberoamericanas (1977-1988)”, del investigador brasilero João Correia de Andrade Neto, también se sitúa en ese mundo atlántico transitado de ida y de vuelta por los y las anarquistas, pero en un registro y cronología diferentes a los del anterior trabajo. Correia de Andrade Neto estudia el contenido y la trayectoria de </span><strong>O Inimigo do Rei</strong><span style="font-weight: 400;">, un periódico “alternativo” editado desde 1977 en Salvador de Bahía, así como la red trasatlántica que esa publicación supo tejer en un contexto político complejo marcado en Brasil por la dictadura, la transición y la democracia. El autor destaca los puntos de encuentro y desencuentro en las agendas ácratas de los periódicos con los que </span><strong>O Inimigo do Rei</strong><span style="font-weight: 400;"> acabó relacionándose en Portugal y España entre finales de las décadas de 1970 y 1980. A través de este análisis transnacional y comparado, Andrade Neto intenta recrear un cuadro poco conocido de la historia de final de siglo XX del anarquismo iberoamericano.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Ambos artículos, pese a sus distintos enfoques y abordajes, enseñan desde lo biográfico y lo colectivo, desde los proyectos culturales y editoriales, la expansión y las transformaciones que durante las dos últimas décadas se produjeron en el campo de los estudios anarquistas, empujando a nuevas geografías por fuera del estado-nación y a cronologías más amplias a un objeto de estudio sobre el que –como quedó confirmado en el II Congreso y queda plasmado en el presente dossier– aún no se ha dicho todo.&nbsp;</span></p> <p>&nbsp;</p> Ivanna Margarucci Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 El naturismo como proyecto de reforma de los estilos de vida en Albano Rosell http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/656 <p><span style="font-weight: 400;">El artículo busca dar cuenta de algunos de los elementos que permitan comprender las relaciones de tensión, debate y afinidad producidas hacia inicios del siglo XX entre el anarquismo y el naturismo. Para ello, se traza una breve historia de la medicina naturista que permita observar algunas de las distintas formas en que la misma fue practicada y difundida en Europa entre mediados del siglo XIX y comienzos del XX. Luego, a partir de un análisis documental de los escritos de Albano Rosell, uno de los militantes anarquistas que en España y el Río de la Plata dedicó mayores esfuerzos a difundir el naturismo, se analiza el modo en que lo comprendió como un proyecto de reforma individual y social de los estilos de vida. Se examinan sus críticas al ejercicio exclusivamente terapéutico y a la explotación con fines comerciales de la medicina naturista. Finalmente, se revisan algunos de los puntos centrales de su concepción de naturismo integral.&nbsp;</span></p> Sebastian Stavisky Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.656 O Inimigo do Rei: anarquismo y prensa en las relaciones iberoamericanas (1977-1988) http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/655 <p><span style="font-weight: 400;">El presente artículo discute las coordenadas interpretativas y contextuales en las que fue leído el periódico </span><strong>O Inimigo do Rei</strong><span style="font-weight: 400;"> (1977-1988). Con este fin, analiza y discute la bibliografía disponible sobre el tema, especifica y clasifica los documentos a analizar y argumenta sobre los procesos nacionales e internacionales en los que debe ser inscripta esa publicación periódica. La investigación se apoya en documentos primarios, entrevistas a actores directos e indirectos y la producción académica sobre </span><strong>O Inimigo do Rei </strong><span style="font-weight: 400;">y otros periódicos hallables en las bases de datos de repositorios universitarios de Brasil, España y Portugal. Su argumento central sostiene que este periódico debe ser comprendido dentro de una red de intercambio en el espacio iberoamericano por medio de la comunicación con publicaciones periódicas y organizaciones sociales de España y Portugal.</span></p> João Correia de Andrade Neto Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.655 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/684 <p><span style="font-weight: 400;">Alrededor del año 1973 el historiador británico Eric J. Hobsbawm enviaba a una serie de colegas comprometidos con la escritura de una historia global del marxismo una serie de notas que debían servir como presupuestos historiográficos básicos a la hora de emprender este vasto proyecto colectivo. En el artículo que abre este </span><em><span style="font-weight: 400;">dossier</span></em><span style="font-weight: 400;">, Horacio Tarcus sostiene que dicho programa fue uno de los puntos de partida para el despliegue de la obra de uno de los escasos colaboradores latinoamericanos de esta </span><strong>Historia del marxismo</strong><span style="font-weight: 400;">: el argentino José Aricó.&nbsp;</span></p> <p>&nbsp;</p> <p><span style="font-weight: 400;">En diálogo con los marxistas que publicaban sus colaboraciones en Europa y que él simultáneamente traducía y editaba en América Latina —entre muchos otros, Robert Paris, Antonio Melis y el propio Hobsbawm—, Aricó fue desplegando una serie de herramientas conceptuales que lo fueron llevando de la teoría marxista a la historia del marxismo, de la producción teórica a los procesos de recepción histórica y, finalmente, de la historia de las ideas a lo que años después iba a llamarse historia intelectual.</span></p> <p>&nbsp;</p> <p><span style="font-weight: 400;">Después del artículo introductorio de Horacio Tarcus, el presente </span><em><span style="font-weight: 400;">dossier</span></em><span style="font-weight: 400;"> ofrece a continuación a los lectores hispanohablantes una traducción directa del inglés del memorándum programático que Hobsbawm enviara a sus colegas en 1973. Cierra el </span><em><span style="font-weight: 400;">dossier</span></em><span style="font-weight: 400;"> una ponencia que Aricó presentó en México en 1981, durante sus años de exilio. Retoma allí algunas formulaciones avanzadas en </span><strong>Marx y América Latina</strong><span style="font-weight: 400;"> y anticipa otras que van formulando un verdadero programa de estudios sobre el marxismo latinoamericano desde una perspectiva que, según sus propias expectativas, podía ser “extremadamente productiva y fértil en resultados”.</span></p> Horacio Tarcus Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 José Aricó y la historia del marxismo en América Latina La historia intelectual y la perspectiva de la recepción http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/657 <p><span style="font-weight: 400;">El presente estudio se centra en la perspectiva historiográfica adoptada por José Aricó para pensar la recepción y difusión del marxismo en América Latina. Parte de los estudios europeos de historia del marxismo elaborados en la década de 1970, ofrece un cotejo entre los modelos historiográficos de Michael Löwy y José Aricó, y finalmente presenta el rol de este último en la renovación de los estudios mariateguianos. El artículo sostiene que las herramientas conceptuales que fue forjando Aricó para dar cuenta del marxismo en América Latina lo llevaron de la teoría a la historia, de la producción teórica a los procesos de recepción histórica y, finalmente, de la historia de las ideas a lo que años después iba a llamarse historia intelectual.</span></p> Horacio Tarcus Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.657 Notas para el Proyecto de Historia del marxismo http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/658 <p><span style="font-weight: 400;">En el verano europeo de 1978 Eric J. Hobsbawm firmaba el Prefacio a <strong>Il marxismo ai tempi di Marx</strong>, el primer volumen de <strong>Storia del marxismo</strong>, una obra colectiva que publicó Einaudi de Turín a partir ese mismo año. En una nota al pie señalaba que el texto con que se abría la obra era una “versión levemente modificada” de un “memorándum” distribuido entre los distintos colaboradores. Algunas copias de dicho “memorándum” se conservan en el Fondo Andreas Hegedüs preservado en los Vera and Donald Blinken Open Society Archives, en los Fonds Georg Haupt depositados en los Archives de la Maison des Sciences de l’ Homme (París) y en la Biblioteca Aricó de la Universidad Nacional de Córdoba. Si bien, como señala el propio Hobsbawm, apenas hizo ciertos cambios formales y algunos añadidos, consideramos de interés ofrecer la versión original del “memorándum”, tal como la recibieron los futuros colaboradores, en una traducción directa del inglés.</span></p> Eric Hobsbawm Lucas Domínguez Rubio Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Escribir la historia del marxismo en América Latina Disquisiciones en torno a un concepto problemático http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/659 <p><span style="font-weight: 400;">Durante los años de su exilio en México, José Aricó participó en junio de 1981 de un seminario sobre “Nación, Estado e Ideología en América Latina en las formaciones precapitalistas”, coordinado por Enrique Montalvo Ortega en el marco del Departamento de Investigaciones Histórica del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México. Presentó allí una ponencia que tituló “Disquisiciones en torno a un concepto problemático” en la que, retomando reflexiones que había avanzado en </span><strong>Marx y América Latina</strong><span style="font-weight: 400;"> (1980) y anticipando otras que irá desplegando a lo largo de la década de 1980, aborda tópicos como la “unidad problemática” de nuestro continente y planteó una serie de hipótesis que permiten comprender la singularidad del socialismo de Juan B. Justo en la Argentina y el marxismo de Mariátegui en el Perú. Finalmente, se detiene en los problemas que han planteado al marxismo latinoamericano y a la historiografía de nuestro continente las visiones reduccionistas del Estado así como la aplicación formalista del concepto marxiano de “modo de producción” a nuestra realidad.</span></p> José Aricó Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/660 <p><strong>Políticas de la Memoria</strong><span style="font-weight: 400;">&nbsp;continúa con su sección dedicada a la Historia del Libro y la Edición. Desde una perspectiva material, consciente de la relevancia de los soportes y las mediaciones intervinientes en la circulación de las ideas, este espacio se propone promover el estudio del circuito que atañe al mundo del libro y los materiales impresos. El conocimiento sobre empresas editoriales y agentes que intervienen en la producción y puesta en circulación de impresos (editores, escritores, impresores, tipógrafos, libreros, distribuidores, críticos, militantes y lectores, entre otros) se ha convertido en una faceta insoslayable para pensar la producción y difusión de las ideas. Como parte de una revista dedicada al estudio de la cultura de izquierdas, proponemos la difusión de trabajos que ponderen el lugar que tienen los impresos y la actividad editorial como movilizadores de la política bajo lógicas particulares, específicas.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En esta oportunidad, se presentan dos trabajos disciplinar y metodológicamente divergentes, cuyas miradas nos aportan productivos puntos de abordaje para estudiar la relación entre cultura y política de izquierdas. El artículo de Alejandrína Falcón, titulado “De Fontanarrosa a Lacan: el exilio argentino en la colección Libros de Hoy de </span><strong>El Diario de Caracas</strong><span style="font-weight: 400;">” nos muestra los aportes que los estudios del libro y la edición en general y los estudios de colecciones y de trayectorias intelectuales y políticas en particular pueden hacer para la reconstrucción de una historia cultural de los exilios políticos a nivel transregional. En una línea temática que la autora viene desarrollando desde su investigación doctoral, publicada por Iberoamericana con el título </span><strong>Traductores del exilio. Argentinos en editoriales españolas: traducciones, escrituras por encargo y conflicto lingüístico (1974-1983)</strong><span style="font-weight: 400;">, Falcón vira hacia América Latina. El estudio del itinerario de los editores de De La Flor Daniel Divinsky y Ana María Miler, en Venezuela y su trabajo con la colección Libros de Hoy de </span><strong>El Diario de Caracas</strong><span style="font-weight: 400;">, nos muestra cómo la historia de la edición se conecta con la historia de los exilios políticos a través de figuras intelectuales y trabajadores del libro.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Por su parte, el trabajo de Juan Martín Bonacci, “La consagración intelectual en la sociología argentina tras la recuperación de la democracia: un análisis de la publicación en revistas político-culturales”, se asienta en el mundo de las revistas político culturales argentinas y el mercado editorial para abordar un problema sociológico fundamental: el de la consagración en el campo intelectual, con vínculos con el mundo cultural, académico, editorial y político. Enfocado en el espacio de la sociología argentina, Bonacci reconstruye las redes que se tejieron entre los sociólogos durante el exilio y la recuperación democrática de 1983 para estudiar el peso que tuvieron las revistas político culturales –y las interacciones de estas revistas y sus agentes con el campo editorial– en la construcción de autoridad y legitimidad intelectual, en definitiva, en la acumulación de capital simbólico.&nbsp;</span></p> Ezequiel Saferstein Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 De Fontanarrosa a Lacan: el exilio argentino en la colección Libros de Hoy de El Diario de Caracas http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/661 <p><span style="font-weight: 400;">El propósito general de este trabajo es contribuir al conocimiento sobre la historia del exilio político y sus vínculos con la edición en América Latina a finales del siglo XX. Su propósito específico es la reconstrucción de la actividad editorial de argentinos exiliados en Venezuela a partir de un caso testigo: la colección Libros de Hoy publicada por </span><strong>El Diario de Caracas</strong><span style="font-weight: 400;"> y dirigida por Ana María Miler y Daniel Divinsky, directivos de Ediciones de La Flor.</span></p> Alejandrina Falcón Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.661 La consagración intelectual en la sociología argentina tras la recuperación de la democracia: un análisis de la publicación en revistas político-culturales http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/662 <p><span style="font-weight: 400;">Este trabajo toma por objeto el proceso a través del cual las revistas político-culturales se erigieron como un modo de consagración intelectual de la sociología argentina durante el exilio y tras el retorno de la democracia. Considerando las diferentes facetas de su publicación, se propone comprender las redes que unieron a estas revistas con la sociología argentina y el modo en que la autoría intelectual propia de estas revistas incidió en la producción de los sociólogos en un contexto de reconstrucción del campo cultural local, prestando especial atención a las trayectorias de publicación de influyentes figuras como Juan Carlos Portantiero y José Aricó. El análisis se centra en las relaciones entre este tipo de publicaciones y el campo editorial. Finalmente, se subrayan algunos rasgos del declive de las revistas político-culturales, a pesar del reconocimiento que habían logrado en las nuevas generaciones de sociólogos formados en la democracia.</span></p> Juan Martín Bonacci Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.662 Los usos de “Hegemonía” http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/663 <p><span style="font-weight: 400;">En varios momentos de su trayectoria el destacado historiador de las ideas británico Perry Anderson se ocupó del pensamiento de Antonio Gramsci y muy particularmente de uno de los conceptos centrales de su pensamiento, hegemonía. Gramsci lo definió en un sentido ya establecido dentro del vocabulario político contemporáneo, pero ha tenido diferentes usos a lo largo de la historia, como demuestra Anderson en sus últimos trabajos, donde también analiza las peculiaridades de la hegemonía de EE.UU. en el sistema internacional. Aquí se analizan esos trabajos de conjunto y se intenta valorarlos, al tiempo que se ofrecen distintas perspectivas sobre la fortuna del término hegemonía y de su probable vigencia a la luz de las investigaciones y la trayectoria de Anderson.</span></p> José Fernández Vega Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.663 El primer cine soviético en Argentina: el Comité Central de Ayuda al Proletariado Ruso y la distribuidora Russ Film (1922-1927) http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/664 <p><span style="font-weight: 400;">El objetivo de este artículo es estudiar la difusión, a comienzos de la década de 1920, del primer cine soviético en la Argentina, que se realizó a través del Comité Central de Ayuda al Proletariado Ruso, una organización dedicada principalmente a recaudar fondos para paliar la hambruna que azotó a Rusia en 1921 y que constituyó la distribuidora Russ Film. Se trató de la única distribuidora en toda Latinoamérica dedicada a la exhibición de las primeras películas soviéticas que había sido conformada a instancias de la Internationale Arbeiter-Hilfe&nbsp;(IAH), la organización fundada por el dirigente comunista alemán Willi Münzenberg para fomentar la solidaridad social hacia la Unión Soviética y la difusión de las ideas comunistas a nivel mundial. De esta forma, se pudieron conocer en Argentina, por intermedio de la Russ Film, los primeros documentales propagandísticos de la revolución bolchevique y las primeras producciones de ficción soviéticas. Por un lado, estudiaremos el contenido y el estilo de algunos de estos films, y las estrategias de promoción adoptadas para su comercialización por esta distribuidora. Por otro, abordaremos el particular sistema de exhibición implementado por la Russ Film, ya que no solo distribuyó sus películas en las salas comerciales, sino también a través de un circuito alternativo: el de las “veladas” culturales realizadas por las diversas tendencias políticas de la izquierda argentina y las organizaciones sindicales. A pesar de que la mayor parte de esa producción resulta muy difícil de visualizar, o directamente se encuentra perdida, el relevamiento de las revistas cinematográficas de la época y de las publicaciones periódicas de izquierdas permitió obtener información sobre las características de estos films y reconstruir su marco de exhibición. </span></p> Lucio Mafud Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.664 La dirección del agua. César Vallejo en Chaski (Cusco, 1972-1974) http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/665 <p><span style="font-weight: 400;">Este artículo estudia los usos políticos de la obra e imagen de César Vallejo publicada en </span><strong>Chaski. Semanario de los pueblos jóvenes</strong><span style="font-weight: 400;"> (1972-1974), de la ORAMS VII. Como esta publicación tuvo la función de difundir el trabajo que hacía dicho organismo en la región, como parte de SINAMOS, la literatura allí publicada también promovió la toma de consciencia de la realidad social peruana —local y nacional— que estaba cambiando a favor de la población andina, los históricamente explotados. Vallejo fue el autor más publicado en varios formatos, lo que orientaba sus contenidos a la población de los pueblos jóvenes beneficiados —en Apurímac, Cusco y Madre de Dios— por las reformas del gobierno de Velasco Alvarado. Mostraré que los textos de Vallejo contribuyeron a promover una retórica reivindicativa y nacionalista, legitimando el proyecto político velasquista, además de que su imagen fue usada como parte de la simbología revolucionaria. Todo esto convirtió a Vallejo, en su etapa marxista, en un agente de la política cultural local del gobierno desde la ORAMS VII.</span></p> Manuel Barrós Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.665 El Max Weber del exilio republicano en la sociología latinoamericana http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/666 <p><span style="font-weight: 400;">El artículo repone algunas intervenciones del exilio español en Latinoamérica, particularmente de Francisco Ayala y José Medina Echavarría, en un periodo que abarca de 1940 a 1955, para observar y analizar desde sus trayectorias, trazos de una historia social de lecturas y acciones sobre la obra de Weber en Latinoamérica, previa y casi paralela a la imposición del “consenso ortodoxo” en la región, enfatizando lo que podemos considerar las condiciones materiales y simbólicas de la circulación y recepción weberiana. La cartografía de una accidentada historia de las ciencias sociales latinoamericanas muestra la necesidad de reconstruir zonas intelectuales más vastas e inexploradas, en diálogos regionales y teóricos, para aportar un mapa más abierto y complejo sobre la modernización de las ciencias sociales y de la sociología en particular.</span></p> Luis A. Escobar Alberto J. Ribes Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.666 Presentación http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/667 <p><span style="font-weight: 400;">El siguiente dossier reúne&nbsp;una serie de trabajos que debaten acerca de la extensión, pertinencia y actualidad del campo de estudios de la sociología de la literatura. Consecuentemente, piensa las fronteras y comunicaciones de este espacio disciplinar con la sociología y con la crítica literaria. En su espíritu de debate, </span><strong>Políticas de la Memoria</strong><span style="font-weight: 400;"> presenta una serie de trabajos que abren preguntas y recuperan una diversidad de tradiciones y trayectorias intelectuales, métodos de trabajo y objetos de investigación.&nbsp;&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">La sección abre con una intervención crítica que Hernán Maltz, formado en sociología y doctorado en letras, propuso al comité editorial de la revista. Maltz se pregunta por la disyuntiva que emerge ante el problema de elaborar un programa de trabajo de sociología de la literatura frente a las tensiones entre las dos disciplinas que principalmente lo constituyen:</span><span style="font-weight: 400;"> “¿Esta consiste en una sucesión de luchas que se desenvuelven en un espacio literario, regidas por una serie de estrategias que toman los agentes para posicionarse y ser reconocidos en dicho ámbito (y cuya metodología, por ende, se basa en estudiar las prácticas de los agentes para legitimarse) o, más bien, se trata de una sociología de las formas literarias y su evolución (y cuya metodología, por más vuelta renovadora que se le quiera dar, se centra en leer textos y analizarlos críticamente)?”. Maltz ensaya una respuesta, no conclusiva, y dice que la ¿salida? de esta disyuntiva no debe necesariamente excluir las extremidades de estas posturas. Escarpit, Casanova, Sapiro, Moretti y sobre todo Bourdieu son los referentes internacionales que Maltz aborda de modo crítico para rechazar una direccionalidad supuestamente necesaria para hacer sociología de la literatura: el campo tiende a utilizar a la sociología únicamente como método y a la literatura únicamente como objeto. Sin embargo, las fronteras entre lo “social” y lo “literario” no son tan visibles, afirma Maltz, sino que son terrenos más opacos que lo que muchos trabajos y programas de estudio nacionales —que el autor recupera de modo crítico— parecen querer mostrar. Según él, la sociología de la literatura ha ignorado o bien a la sociología o bien al análisis literario y trata de integrarlos en un programa de trabajo que “moleste” y “traccione” lo que ambas disciplinas por sí mismas suelen dejar de lado.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">El tono polémico de la intervención de Maltz promovió un debate con dos autoras que, con trayectorias y líneas de investigación disímiles, propusieron una serie de contrapuntos. En su artículo, la socióloga y doctora en Ciencias Sociales María Belén Riveiro se posiciona sobre esta problemática. La autora argumenta en favor de la productividad de un análisis sociológico sobre el hecho literario, tanto para el </span><span style="font-weight: 400;">conocimiento de la literatura como para la producción de conocimiento sociológico, desde una disciplina que muchas veces ha dejado de lado o subestimado este tipo de objetos y producciones. Riveiro recupera trabajos del universo de la sociología de la literatura y encuentra sensibilidades y preguntas sociológicas incluso en investigaciones que fueron enunciadas desde la disciplina de las Letras, trabajos que prestan atención a las condiciones histórico-culturales de producción, a las trayectorias autorales, a las materialidades. Desde una perspectiva inspirada en Bourdieu, Riveiro recupera su línea de investigación doctoral, que versa sobre la trayectoria social, autoral y editorial del escritor argentino César Aira y sus instancias de consagración: “¿Cómo se vuelve Aira un centro del campo literario? ¿Qué características tiene?” Con métodos de la sociología como las entrevistas en profundidad y con la pericia de archivista, la tesis de la autora problematiza una trayectoria literaria singular, que actúa en un espacio social, relacional y colectivo que, con sus mediaciones e instancias de consagración y legitimación (crítica, revistas, editoriales, academia, premios) construye un autor, un “genio creador” que la investigación social puede descifrar, problematizar y ubicar socialmente.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Como cierre, Lucía Tennina propone una respuesta al problema de la sociología de la literatura desde otra perspectiva. Recupera el método y la potencia de la crítica literaria </span><span style="font-weight: 400;">frente al campo de “lo social”, sin tener que forzar su pertenencia disciplinar al campo de la sociología. Tennina, formada en Letras, asume un estado recurrente en la crítica literaria del que es preciso salir: que “el paradigma de lo literario desde el punto de vista de la crítica se propaga desde una suerte de inercia entre sus pares al punto tal de que aquellos libros excluidos ni siquiera son leídos” y que llevan a que se identifiquen producciones literarias estéticamente considerables y otras que no. Sin embargo, Tennina muestra que no toda la crítica se posiciona de esa manera y que incluso desde allí se problematiza la autorreferencialidad. Esta crítica de la crítica literaria no necesariamente se realiza desde la sociología. Tennina se pregunta: “¿Por qué exigir el conocimiento del manual del sociólogo a estudiosos de la literatura que transitan por campos que exceden a la crítica literaria o el análisis textual? ¿Por qué quitarle la potencia de esa errancia dentro de lo social propia de la crítica literaria?” La autora recupera los análisis socioliterarios ofrecidos por Beatriz Sarlo y Josefina Ludmer, que darían cuenta de la potencia de la crítica para emplear la palabra en un sentido no comunicativo sino “insinuante”, así como de la posibilidad de realizar un análisis performático y exploratorio: “La literatura interpretada como texto y no mediada por el horizonte de ‘lo decible’ de acuerdo con el ‘a priori histórico’, la vuelve algo que excede la metodología sociológica”. También argumenta en contra de la idea de que sólo desde la sociología se puede desmitificar, criticar y deconstruir la literatura canónica. La propia investigación doctoral de Tennina, quien estudió la producción de literatura brasileña de las periferias de San Pablo, fue realizada con las herramientas de la crítica literaria, aunque complementada con el acercamiento etnográfico y antropológico a los productores y las producciones. Sin embargo, argumenta, “el trabajo alrededor de la legitimación y valorización de ciertos textos literarios firmados por escritores de trayectorias no letradas, excluidos del mercado editorial y del corpus de análisis de muchos estudios de la literatura, revela los prejuicios (intencionales o no) que cargan estas miradas”. Desde la crítica —y no necesariamente desde la sociología— se puede pensar a los textos excluidos del canon como productos abordables desde el punto de vista estético, en lugar de ser tratados como “excepciones antropológicas”.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Más allá del debate entre disciplinas y la exclusión de una u otra, Tennina propone un “horizonte de diálogo de saberes a partir de la incompletud/complementaridad de cada uno de esos campos”. De esta manera, el dossier recorre disciplinas que en un momento aparecían como escindidas y que han encontrado puntos de encuentro. Desde indagaciones literarias sobre lo social hasta programas de trabajo concretos de sociología, proponemos estas intervenciones para que la lectora y el lector saquen sus conclusiones.&nbsp;</span></p> Ezequiel Saferstein Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Discusión sobre sociología de la literatura http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/668 <p><span style="font-weight: 400;">En el marco de una sociología de la literatura argentina que ha sido desarrollada principalmente por representantes de los estudios literarios, planteamos una discusión sobre los puntos de partida de la sub-disciplina. Para esto, elaboramos una argumentación centrada en la necesidad de sentar unas bases relativamente amplias para un programa de investigación y docencia en sociología de la literatura. Remarcamos dos requisitos: por un lado, la sensatez de partir de una gran doble duda basada en la intransparencia de “lo social” y “lo literario”; por otro, la necesidad de hacer explícito el propio lugar de enunciación y observación. Discutimos con enfoques teóricos de distintos autores (Bourdieu, Casanova, Escarpit, Moretti y otros), así como con dos programas de docencia universitaria de sociología de la literatura. Además, pasamos revista a un somero panorama nacional de aportes desde los estudios literarios y la sociología. Buscamos, por sobre todas las cosas, discutir, por lo que no arribamos a ningún tipo de conclusión “superadora”, aunque sí afirmamos que un programa de sociología de la literatura deberá ser una constante molestia, tanto para los estudios literarios como para la sociología.</span></p> Hernán Maltz Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.668 Tres reflexiones sobre la sociología de la literatura http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/669 <p><span style="font-weight: 400;">Este artículo parte de la identificación de indicadores de la constitución de un ámbito de estudios sociológicos dedicados a la literatura. A partir de allí la argumentación se estructura en tres reflexiones. En primer lugar, postula la riqueza del abordaje sociológico sobre el hecho literario tanto para el conocimiento de la literatura como para la producción sociológica. En segundo lugar, el artículo reflexiona de manera crítica sobre los supuestos teóricos y el recorrido histórico que lleva a las disciplinas a la especialización en subáreas como la de la sociología de la literatura. En tercer lugar, recopila una rica tradición de investigaciones que con sensibilidad sociológica formulan problemas de investigación relevantes sobre las múltiples dimensiones del hecho literario. Este ejercicio abre preguntas sobre nuestros modos de producción de conocimiento, sobre cómo se definen los problemas de investigación y sobre las vocaciones que definen la tarea científica.</span></p> María Belén Riveiro Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.669 ¿Cómo sacudir la rutina de los saberes normalizados? La potencia de la crítica literaria y sus cruces disciplinares http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/670 <p><span style="font-weight: 400;">Este artículo es una respuesta (a pedido) al artículo</span> <span style="font-weight: 400;">“Discusión sobre sociología de la literatura”, de Hernán Maltz, que pretende dar cuenta de la importancia de los análisis de la crítica literaria frente al campo de lo social sin necesidad de forzar su pertenencia disciplinar al campo de la sociología de la literatura. El análisis señala tres características de la crítica vinculadas a lo social que exceden el análisis sociológico. La primera, tiene que ver con la importancia de un elemento característico del ejercicio de la crítica ligado al nivel de la palabra en un sentido insinuante y no comunicativo. Por otro lado, la necesidad reafirmar el valor de ciertas investigaciones dentro del terreno de los estudios literarios en función de ampliar las fronteras de lo literario, dado que su desplazamiento al terreno de la sociología de la literatura termina reafirmando la suposición de que ciertos objetos literarios son excepciones antropológicas más que productos estéticamente estudiables. Finalmente, el estudio de lo social desde el enfoque de la crítica literaria puede aportar también una perspectiva performática de análisis que la disciplina sociológica no podría llevarla a cabo. </span></p> Lucía Tennina Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.670 Diccionario Biográfico de las Izquierdas Latinoamericanas. Movimientos Sociales y Corrientes Políticas http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/676 <p><span style="font-weight: 400;">El artículo revisita la producción de diccionarios biográficos del movimiento obrero y de izquierda en América Latina para analizar los principales elementos de su producción, contrastarlos entre sí y reconocer la tradición en la que se inscriben. Ellos constituyen un verdadero acumulado desde el cual posicionarse con firmeza para emprender el ambicioso desarrollo de un </span><strong>Diccionario Biográfico de las Izquierdas Latinoamericanas</strong><span style="font-weight: 400;">, el cual sostiene la pretensión de pensarnos como región latinoamericana y establecer puentes entre las disímiles experiencias nacionales. Y es justamente ese diccionario, y su perspectiva teórico-metodológica puesta ya en ejecución, la que aquí se presenta.</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Como lo nombrara Francoise Dosse, estamos ante una “apuesta biográfica” más. Una que reivindica el </span><em><span style="font-weight: 400;">género</span></em><span style="font-weight: 400;">, el </span><em><span style="font-weight: 400;">método</span></em><span style="font-weight: 400;"> y el </span><em><span style="font-weight: 400;">recurso</span></em><span style="font-weight: 400;"> biográficos, sin dejar de atender a la advertencia de que su objeto privilegiado, el </span><em><span style="font-weight: 400;">héroe</span></em><span style="font-weight: 400;"> de la historia, ha sido superado. Además, subyace el esfuerzo de conectarse con una época que retoma al sujeto, pero acusa recibo de la crítica estructuralista a la biografía. Realizado, necesaria y felizmente, a cientos de manos y “condenado” a la apertura e incompletud, el </span><strong>Diccionario Latinoamericano</strong><span style="font-weight: 400;"> se abre camino entre fronteras diversas, com la relativa a los campos de especialidad. Y los estudios biográficos, los de las izquierdas y movimientos sociales y la historia intelectual son el trípode productivo que intenta habitar.</span></p> Sandra Jaramillo Restrepo Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.676 Gregorio Weinberg: de la naturaleza de las cosas americanas http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/671 <p>Recorrido por la figura de <strong>Gregorio Weinberg</strong>.</p> Liliana Weinberg Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.671 Recordado Melgar http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/672 <p>Despedida, semblanza y Réquiem Laico para <span style="font-weight: 400;">Ricardo Melgar Bao (Lima, 21/2/1946 - México, 10/8/2020)</span>, escrita por Horacio Tarcus</p> Horacio Tarcus Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.672 La vida no es sueño http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/673 <p>Poema de <span style="font-weight: 400;">Calderita Barcarola (Hilda Rais)<br></span></p> Calderita Barcarola Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 El aborto y los ecos de la risa feminista http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/674 <p><span style="font-weight: 400;">La poeta Hilda Rais, con el seudónimo de Calderita Barcarola, publica por primera vez este poema con el título “Habla una cocinera” en 1994, como parte de un </span><em><span style="font-weight: 400;">dossier </span></em><span style="font-weight: 400;">sobre el aborto en el número 13 de la revista </span><em><span style="font-weight: 400;">Feminari</span></em><span style="font-weight: 400;">a.</span><span style="font-weight: 400;"> Esa colección temática de artículos, además, contenía textos de Mabel Bellucci, Clara Kuschnir y Cecilia Lipszyc, tres ensayos traducidos del inglés y una entrevista a Giovanni Berlinguer, el autor del proyecto que legalizó el aborto en Italia en 1978. En la misma página que el poema apareció una viñeta humorística de Diana Raznovich, mostrando la habilidad feminista para reunir con soltura el pensamiento reflexivo, el análisis político de coyuntura, el humor y la poesía.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">Pocos años después, en 1998, el poema se vuelve a publicar con el título “La vida no es sueño” como parte del libro </span><em><span style="font-weight: 400;">Locas por la cocina</span></em><span style="font-weight: 400;">.</span><span style="font-weight: 400;"> El tono humorístico y la temática culinaria eran los motivos centrales del libro que reunió la escritura de Hilda Rais con la de Angélica Gorodischer, Virginia Haurie, Elvira Ibargüen y Ana Sampaolesi para dar lugar a un ocurrente recetario de la “cocina feminista”. Desde la foto de tapa, donde se puede ver a las cinco autoras riendo con unos pomposos sombreros de chef en sus cabezas, ellas desarman la idea de que las feministas no tienen sentido del humor y detestan la cocina. Cada texto del libro es una celebración del humor feminista y también de los trabajos, los saberes y las historias asociadas con lo doméstico. La cocina—con sus labores, utensilios e ingredientes despreciados por la racionalidad androcéntrica—se convierte en un territorio para el despliegue del ingenio, el placer y la sabiduría feminista.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">El poema merece sin dudas ser leído en conexión con los proyectos editoriales, literarios y políticos en donde fue publicado. También amerita leerse como parte de la singular escritura, la obra poética y el recorrido político de Hilda Rais. </span></p> Nayla Luz Vacarezza Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 Cuba, los intelectuales y la nueva izquierda http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/647 <p><span style="font-weight: 400;">Rafael Rojas es un filósofo e historiador cubano con una extensa trayectoria en México. Por muchos años trabajó en la División de Historia del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y en la actualidad integra la planta académica del Colegio de México, donde dirige la revista </span><strong>Historia Mexicana</strong><span style="font-weight: 400;">. Es autor de numerosos libros, trabajos académicos y notas periodísticas que discuten la actualidad de Cuba desde diversas aristas de su historia política, cultural e intelectual. Rojas proviene de una familia con protagonismo en la política oficial cubana, pero su trayectoria tomó un rumbo diferente. En los años ochenta formó parte de los movimientos culturales juveniles que acompañaron críticamente al proyecto socialista de la isla y en los noventa integró la diáspora de artistas, escritores, académicos, cineastas y teatreros que exigía un proceso de reformas políticas y culturales como el que tenía lugar en el bloque soviético tras la caída del Muro de Berlín. Esta disidencia y migración, muy distinta al anticomunismo y anticastrismo radicado en Miami, se desperdigó por diversas capitales del mundo, como New York, Madrid, Barcelona y Ciudad de México.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-weight: 400;">En esta entrevista</span><em><span style="font-weight: 400;">, </span></em><span style="font-weight: 400;">indagamos con Rojas en su trayectoria político intelectual para entender las discusiones más relevantes que aborda en su extensa obra. Además, examinamos dos temáticas centrales de sus investigaciones actuales que hacen al campo de la historia reciente latinoamericana: la relación entre política e intelectuales y los desafíos que suscitan los usos analíticos de la categoría nueva izquierda.&nbsp; </span></p> Nicolás Dip Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 10.47195/20.647 A propósito de Leandro Losada, Maquiavelo en la Argentina. Usos y lecturas, 1830-1940, Buenos Aires, Katz, 2019, 193 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/677 <div id="KnM9nf">&nbsp;</div> <div class="QmZWSe"> <div class="DHcWmd">A propósito de Leandro Losada, Maquiavelo en la Argentina. Usos y lecturas, 1830-1940, Buenos Aires, Katz, 2019, 193 pp.</div> </div> <div class="oSioSc"> <div id="tw-target"> <div id="kAz1tf" class="g9WsWb"> <div id="tw-target-text-container" class="tw-ta-container hide-focus-ring tw-nfl" tabindex="0"> <pre id="tw-target-text" class="tw-data-text tw-text-large XcVN5d tw-ta" dir="ltr" style="text-align: left;" data-placeholder="Traducción"><span lang="en">&nbsp;</span></pre> </div> </div> </div> </div> Mariana Canavese Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 A propósito de Horacio Tarcus, Las revistas culturales. Giro material, tramas intelectuales y redes revisteriles en América Latina, Buenos Aires, Tren en Movimiento, 2020, pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/678 <p><em><span style="font-weight: 400;">A propósito de Horacio Tarcus</span></em><span style="font-weight: 400;">, </span><strong>Las revistas culturales. Giro material, tramas intelectuales y redes revisteriles en América Latina</strong><span style="font-weight: 400;">, </span><em><span style="font-weight: 400;">Buenos Aires, Tren en Movimiento, 2020, pp.</span></em></p> Martín Ribadero Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 A propósito de Eduardo Minutella y María Noel Álvarez, Progresistas fuimos todos. Del antimenemismo a Kirchner, cómo construyeron el progresismo las revistas políticas, Buenos Aires, Siglo XXI editores, 248 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/679 <p><em><span style="font-weight: 400;">A propósito de Eduardo Minutella y María Noel Álvarez</span></em><span style="font-weight: 400;">, </span><strong>Progresistas fuimos todos. Del antimenemismo a Kirchner, cómo construyeron el progresismo las revistas políticas</strong><span style="font-weight: 400;">, </span><em><span style="font-weight: 400;">Buenos Aires, Siglo XXI editores, 248 pp. </span></em></p> Martín Vicente Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 A propósito de Daniela Szpilbarg, Cartografía argentina de la edición mundializada: modos de hacer y pensar el libro en el siglo XXI, Temperley, Tren en Movimiento, 2019, pp. 320. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/680 <p><em><span style="font-weight: 400;">A propósito de Daniela Szpilbarg</span></em><span style="font-weight: 400;">, </span><strong>Cartografía argentina de la edición mundializada: modos de hacer y pensar el libro en el siglo XXI</strong><span style="font-weight: 400;">, </span><em><span style="font-weight: 400;">Temperley, Tren en Movimiento, 2019, pp. 320</span></em><span style="font-weight: 400;">.</span></p> Hernán Maltz Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 A propósito de María O’ Donnell, Aramburu. El crimen político que dividió al país. El origen de Montoneros, Buenos Aires. Editorial Planeta. 2020, 378 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/681 <p><em><span style="font-weight: 400;">A propósito de María O’ Donnell,</span></em> <strong>Aramburu. El crimen político que dividió al país. El origen de Montoneros</strong><em><span style="font-weight: 400;">, Buenos Aires. Editorial Planeta. 2020, 378 pp</span></em><span style="font-weight: 400;">. </span></p> Jorge Alberto Núñez Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30 A propósito de Adrián Celentano (Dir), 1938: Reforma Universitaria, higiene social y antifascismo en la UNLP. Itinerarios, militancias y publicidades en torno de las conmemoraciones del ‘18, La Plata, Servicop, 2019, 145 pp. http://ojs.politicasdelamemoria.cedinci.org/index.php/PM/article/view/682 <p><em><span style="font-weight: 400;">A propósito de Adrián Celentano (Dir), </span></em><strong>1938: Reforma Universitaria, higiene social y antifascismo en la UNLP. Itinerarios, militancias y publicidades en torno de las conmemoraciones del ‘18</strong><em><span style="font-weight: 400;">, La Plata, Servicop, 2019, 145 pp.</span></em></p> Diego A. Orlando Derechos de autor 2020-11-30 2020-11-30